En de­fen­sa de la po­lí­ti­ca.

Milenio Jalisco - - Ciudad -

Y qué de­cir de ti, ami­ga mía, com­pa­ñe­ra de cur­so en la uni­ver­si­dad y más tar­de ser­pien­te vi­gi­la­da en las con­ver­sa­cio­nes, igual que una epi­de­mia por las ca­lles. En de­fen­sa de la po­lí­ti­ca, Luis Gar­cía Mon­te­ro

El des­cré­di­to de la po­lí­ti­ca siem­pre ha si­do un ne­go­cio re­di­tua­ble pa­ra al­gu­nos. Co­mo en to­do eco­sis­te­ma, hay quie­nes vi­ven de la ca­rro­ña y no pre­ci­sa­men­te pa­ra sa­near el en­torno, sino pa­ra en­vi­le­cer­lo aún más.

Es cier­to que nues­tra his­to­ria po­lí­ti­ca re­cien­te es un cal­do de cul­ti­vo pro­pi­cio pa­ra que los ago­re­ros del desas­tre ha­gan cre­cer su es­tri­den­cia an­ti­po­lí­ti­ca, pe­ro no de­be per­der­se de vis­ta que mu­chos de ellos eran, has­ta ha­ce muy poco, per­so­na­jes mar­gi­na­les en es­pe­ra de una opor­tu­ni­dad pa­ra tre­par­se a la rue­da del po­der, que vie­ron frus­tra­das sus am­bi­cio­nes y de­ci­die­ron ir con­tra el sis­te­ma y la no­men­cla­tu­ra que lo con­tro­la. Y só­lo así, al­guien les hi­zo ca­so.

Sí, es cier­to, la in­ca­pa­ci­dad y la corrupción han si­do pal­pa­bles en to­dos los ni­ve­les y ór­de­nes de go­bierno du­ran­te los úl­ti­mos seis o sie­te se­xe­nios. Es ine­na­rra­ble la su­ce­sión de ca­sos de trá­fi­co de in­fluen­cias y ro­bo al era­rio pú­bli­co que van des­de los tur­bios ne­go­cios de los hi­jos po­lí­ti­cos de Vi­cen­te Fox has­ta el in­fa­me ca­so de la Ca­sa Blan­ca que in­vo­lu­cra al ac­tual en­torno fa­mi­liar pre­si­den­cial.

Sin ol­vi­dar a los ex-go­ber­na­do­res priis­tas de Ve­ra­cruz, Coahui­la, Ta­mau­li­pas, Chihuahua y Quin­ta­na Roo, pró­fu­gos de la jus­ti­cia, res­pon­sa­bles de la mal­ver­sa­ción de mul­ti­mi­llo­na­rias ci­fras per­te­ne­cien­tes a la ha­cien­da pú­bli­ca.

De dé­ca­das atrás da­ta el la­men­ta­ble ori­gen de es­ta si­tua­ción de har­taz­go y des­con­fian­za res­pec­to de la for­ma en có­mo se ma­ne­jan los asun­tos pú­bli­cos du­ran­te los go­bier­nos del PRI y los de la al­ter­nan­cia. Han si­do años de apro­ve­cha­mien­to de las res­pon­sa­bi­li­da­des pú­bli­cas pa­ra ob­te­ner cuan­tio­sos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos per­so­na­les y de gru­po.

Tam­bién es cier­to que de es­ta des­gra­cia na­cio­nal han emer­gi­do una nue­va cla­se de out­si­ders po­lí­ti­cos que ca­ta­li­zan la in­dig­na­ción ciu­da­da­na pa­ra con­de­nar la po­lí­ti­ca y til­dar a quie­nes a ella se de­di­ca co­mo per­so­nas non-gra­tas. Del ma­ni­queís­mo e in­me­dia­tis­mo que im­preg­na su dis­cur­so se sir­ven in­tere­ses que en­cuen­tran la po­lí­ti­ca desa­rro­lla­da en un ambiente de­mo­crá­ti­co y trans­pa­ren­te co­mo al­go le­tal.

Quie­nes con­de­nan la po­lí­ti­ca ol­vi­dan que su prác­ti­ca de­mo­crá­ti­ca obli­ga a los in­tere­ses par­ti­cu­la­res a sa­lir a la are­na pú­bli­ca pa­ra ma­ni­fes­tar sus in­ten­cio­nes y evi­den­ciar sus ac­cio­nes. Así, los in­tere­ses par­ti­cu­la­res, por fuer­tes y coer­ci­ti­vos que sean, se ven li­ge­ra­men­te ex­pues­tos y obli­ga­dos a con­ci­liar­se con el in­te­rés ge­ne­ral pa­ra mo­de­rar sus pre­ten­sio­nes.

En la es­ce­na elec­to­ral de­mo­crá­ti­ca, ideal­men­te, to­dos te­ne­mos el mis­mo pe­so pa­ra de­ci­dir so­bre los te­mas que nos afec­tan. Con la emi­sión de un vo­to se apo­yan de­ci­sio­nes acer­ca de: ¿en qué se in­vier­ten los re­cur­sos pú­bli­cos? ¿Cuán­to y có­mo se co­bran los im­pues­tos? ¿Cuál es la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Mé­xi­co? ¿Qué se ha­rá con las pen­sio­nes? Y un lar­go, muy lar­go, et­cé­te­ra.

Por lo que ca­be pre­gun­tar­se ¿A quié­nes be­ne­fi­cia que la po­lí­ti­ca sea per­ci­bi­da co­mo al­go des­agra­da­ble, le­jano e in­de­sea­ble y sea si­nó­ni­mo de tur­bie­dad y fe­lo­nía? ¿Pa­ra quie­nes es pro­ve­cho­so que la gen­te se ale­je de la po­lí­ti­ca? ¿Pa­ra qué in­tere­ses re­sul­ta poco atrac­ti­va la de­mo­cra­cia y se sien­ten más có­mo­dos y se­gu­ros ope­ran­do des­de la pe­num­bra? ¿A quié­nes les re­sul­ta in­sul­tan­te que el más hu­mil­de de los ciu­da­da­nos ten­ga el mis­mo pe­so (en tér­mi­nos for­ma­les) que el más acau­da­la­do de los po­ten­ta­dos?

Son unos cuán­tos los per­so­na­jes be­ne­fi­cia­dos del des­cré­di­to de la po­lí­ti­ca. Por un la­do, aque­llos que es­tán de­trás de los gran­des in­tere­ses eco­nó­mi­cos, ideo­ló­gi­cos y cri­mi­na­les, que ven en el con­trol de la po­lí­ti­ca la me­jor for­ma de pro­te­ger sus pri­vi­le­gios; y por otra par­te, es­ta suer­te de egó­la­tras re­sen­ti­dos con to­dos y con to­do por­que sien­ten que las ha si­do arre­ba­ta­do su de­re­cho na­tu­ral pa­ra arri­bar al po­der y en ven­gan­za quie­ren ver ar­der Ro­ma pa­ra re­go­ci­jar­se del desas­tre ge­ne­ral y de­cir: “…se los di­je, se los di­je… yo se­ría me­jor”.

Por su­pues­to, no po­de­mos pa­sar por al­to que vi­vi­mos en de­mo­cra­cias aco­ta­das. Que los fac­to­res reales de po­der tie­nen, al fi­nal del día, un enor­me pe­so en las de­ci­sio­nes. Que su ca­pa­ci­dad pa­ra crear ines­ta­bi­li­dad co­mo reac­ción fren­te a cual­quier cam­bio que no les re­sul­ta con­ve­nien­te o pa­ra com­prar vo­lun­ta­des y fa­vo­res los po­ne muy por en­ci­ma de la má­xi­ma de “un hom­bre, un vo­to”.

Pe­ro jus­ta­men­te, de con­tra­rres­tar su in­fluen­cia y des­nu­dar sus ac­cio­nes e in­ten­cio­nes, es de lo que tra­ta la po­lí­ti­ca en de­mo­cra­cia. Arre­me­ter con­tra las im­pos­tu­ras que se ha­cen pa­sar por de­ci­sio­nes de­mo­crá­ti­cas im­pli­ca ha­cer po­lí­ti­ca. No pue­de de­jar­se que po­de­res aje­nos al in­te­rés ge­ne­ral con­di­cio­nen nues­tra opinión, y que eso nos lle­ve a du­dar de nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra de­ci­dir so­bre los te­mas que afec­tan nues­tra vi­da y el des­tino de nues­tro país. Mu­cho me­nos de ca­ra a la elec­ción de 2018 pa­ra ele­gir pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, re­no­var el Con­gre­so de la Unión y ele­gir va­rios go­ber­na­do­res en un ambiente tan en­ra­re­ci­do por el ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el au­men­to de la po­bre­za, la des­con­tro­la­da vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad y la ga­lo­pan­te corrupción.

Son mu­chos, tal vez de­ma­sia­dos, los que han ayu­da­do a ha­cer creí­ble al­go tan per­ver­so co­mo ra­di­cal­men­te in­jus­to: que ocu­par­se de las co­sas de to­dos (de la res pú­bli­ca), ha­cer po­lí­ti­ca, y par­ti­ci­par en el go­bierno de la de­mo­cra­cia, no es al­go que con­lle­ve pres­ti­gio y hon­ra, y que tam­po­co es al­go pro­pio de gen­te ta­len­to­sa y com­pro­me­ti­da, sino un ne­go­cio de pi­llos, sin­ver­güen­zas y sá­tra­pas que me­re­cen to­do nues­tro des­pre­cio y des­con­fian­za.

Es ho­ra de que sal­ga­mos a reivin­di­car que la po­lí­ti­ca y el go­bierno de la de­mo­cra­cia son al­tos de­be­res ciu­da­da­nos y que na­die pue­de ro­bar­nos nues­tro de­re­cho de par­ti­ci­par co­mo que­ra­mos: a tra­vés de par­ti­dos, me­dian­te sin­di­ca­tos, en aso­cia­ción con nues­tros ve­ci­nos o a tí­tu­lo per­so­nal. De­be­mos evi­tar que nos in­fun­dan du­das so­bre quie­nes ac­túan le­gí­ti­ma­men­te en re­pre­sen­ta­ción de otros ciu­da­da­nos y ha­cer ca­so a quie­nes es­par­cen la es­pe­cie de que to­do en po­lí­ti­ca es su­cio, de que to­dos es­tán com­pra­dos por al­guien más o que to­dos es­tán al ace­cho de la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra lu­crar y trai­cio­nar. Es­ta idea de la des­con­fian­za a prio­ri es pa­to­ló­gi­ca a ni­vel in­ter­per­so­nal y con­tra­ria a lo que se re­quie­re pa­ra ha­cer fren­te a los po­de­res reales: coope­ra­ción y con­fian­za. No de­be per­der­se de vis­ta que mu­chos de que hoy di­fun­den la idea de que quie­nes ha­cen po­lí­ti­ca es­tán a la ven­ta, ayer com­pra­ban vo­lun­ta­des o ven­dían la pro­pia al me­jor pos­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.