El CAE al­ber­ga Re­vo­lu­ción So­no­ra a dos ba­tu­tas

Milenio Jalisco - - Cultura - En­ri­que Váz­quez/Gua­da­la­ja­ra

Re­vo­lu­ción So­no­ra es el nom­bre del con­cier­to que ofre­ce la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Ju­ve­nil de Za­po­pan (OSJZ) ba­jo la di­rec­ción de su ti­tu­lar Ro­dri­go Sie­rra Mon­ca­yo y Ro­mán Re­vuel­tas, co­la­bo­ra­dor de MI­LE­NIO. La ve­la­da es ma­ña­na a las 20:30 ho­ras en el Con­jun­to de Ar­tes Es­cé­ni­cas.

Se­gún Sie­rra Mon­ca­yo, “con es­te con­cier­to bus­ca­mos sa­ber qué lee Ro­mán en la mú­si­ca de mi abue­lo Jo­sé Pa­blo Mon­ca­yo y yo en la de su tío Sil­ves­tre Re­vuel­tas al mo­men­to de di­ri­gir­las. Me pa­re­ce que es mú­si­ca ex­tra­or­di­na­ria­men­te bue­na, que la gen­te de­be co­no­cer y fa­mi­lia­ri­zar­se con ella”.

Sie­rra Mon­ca­yo quien en bre­ve di­ri­gi­rá en ca­li­dad de hués­ped la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Aguas­ca­lien­tes, co­men­tó que es­te es uno de los con­cier­tos im­por­tan­tes que la OSJZ rea­li­za en es­te año. “He­mos te­ni­do in­vi­ta­dos va­lio­sos a lo lar­go de 2017 que han ayu­da­do a en­ri­que­cer la ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca y téc­ni­ca del con­jun­to for­ma­do ac­tual­men­te por cer­ca de 70 ins­tru­men­tis­tas, ha­blo de gran­des mú­si­cos co­mo Ja­co­po Si­pa­ri, Eri­ca Do­bo­sie­wics, aho­ra Ro­mán Re­vuel­tas, y Bar­ba­ra Pio­trows­ka que ven­drá el 29 de no­viem­bre”.

Por su par­te Re­vuel­tas di­jo sen­tir­se sa­tis­fe­cho con la invitación. “Es un con­cier­to con una fór­mu­la muy ex­cep­cio­nal, hay un ele­men­to fa­mi­liar y un com­po­nen­te mu­si­cal muy im­por­tan­te, es­ta­mos ha­blan­do de au­to­res cum­bres de la mú­si­ca

La OSJZ pre­sen­ta ma­ña­na un con­cier­to con va­rios te­mas de Re­vuel­tas y Mon­ca­yo

sin­fó­ni­ca de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. Es al mis­mo tiem­po un gran com­pro­mi­so, emo­cio­nal­men­te me mue­ve mu­cho que se tra­te de re­crear a nues­tros an­te­pa­sa­dos”. Re­vuel­tas que ac­tual­men­te se en­cuen­tra com­po­nien­do una pie­za que di­ri­gi­rá él mis­mo en Po­lo­nia, en abril pró­xi­mo, de­ta­lló que des­pués de es­te con­cier­to en el CAE irá a di­ri­gir la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Oa­xa­ca. Las obras del pro­gra­ma son: Sin­fo­niet­ta, Tie­rra de tem­po­ral, y Bos­ques de Jo­sé Pa­blo Mon­ca­yo, mien­tras que Sil­ves­tre Re­vuel­tas re­crea­rán Sen­se­ma­yá y la ver­sión que hi­zo Erich Klei­ber de Re­des.

La ci­ta es ma­ña­na a las 20:30 ho­ras en la Sa­la 2 del CAE, en Pe­ri­fé­ri­co Nor­te 1695. En­tra­das de 100 a 150 pe­sos. l ar­te en sí mis­mo es un au­to­rre­tra­to, la re­la­ción del ar­tis­ta con la obra es tan per­so­nal e ín­ti­ma que cual­quier obra que ha­ya si­do rea­li­za­da de ver­dad, es de­cir, pen­sa­da y fa­bri­ca­da por el au­tor nos re­ve­la quién es. Es la gran di­fe­ren­cia en­tre el ready­ma­de y la obra que es re­sul­ta­do del tra­ba­jo in­te­lec­tual y fí­si­co del ar­tis­ta. La me­mo­ra­bi­lia del ready­ma­de no ha­bla de al­guien, que se reúnan ob­je­tos per­so­na­les no des­cri­be lo esen­cial: la ca­pa­ci­dad crea­do­ra de esa per­so­na des­de su psi­que. La re­la­ción en­tre ser y ha­cer es par­te del ar­te des­de la de­ci­sión de ele­gir una dis­ci­pli­na has­ta desa­rro­llar­la co­mo for­ma de vi­da y, ob­via­men­te, de ex­pre­sión. Los ob­je­tos com­par­ten in­fi­ni­dad de si­mi­li­tu­des, ca­re­cen de va­rian­tes por­que son pre­fa­bri­ca­dos, mi­llo­nes igua­les unos a otros. La rea­li­za­ción de una obra im­po­ne su uni­ci­dad, es im­po­si­ble que exis­ta otra igual y en esa di­fe­ren­cia es­tá la esen­cia del ar­tis­ta. En la fac­tu­ra to­do es re­ve­la­dor de quién la hi­zo: el tema, el co­lor, la tex­tu­ra, la com­po­si­ción, el es­ti­lo, y evi­den­te­men­te la maes­tría que nos es­ta­ble­ce las ca­pa­ci­da­des de esa per­so­na, su ni­vel de pre­pa­ra­ción y de­di­ca­ción. Es im­por­tan­te por­que de eso se tra­ta el ar­te, de ha­cer un ob­je­to con in­ten­cio­nes ar­tís­ti­cas, es de­cir, con ca­rac­te­rís­ti­cas que lo in­vo­lu­cren con una dis­ci­pli­na pa­ra ex­pre­sar la psi­que del au­tor y su vi­sión de lo que vi­ve, pien­sa y sien­te. Las obras que lle­nan los mu­seos de ar­te con­tem­po­rá­neo, que son pre he­chas o que son tra­ba­jos in­dus­tria­les de fac­to­ría nos di­cen na­da del ta­len­to y el ser que las fir­ma. Lo úni­co que al­can­za­mos a vis­lum­brar es que esa per­so­na no tie­ne el com­pro­mi­so de do­mi­nar su ta­len­to pa­ra crear una obra. Ele­gir ob­je­tos y sa­ber quién es­tá de­trás de esa elec­ción no es una in­ves­ti­ga­ción del ar­te, es del mar­ke­ting, es jus­ta­men­te lo que ha­cen las re­des so­cia­les al cla­si­fi­car a sus usua­rios pa­ra las mar­cas que les pa­gan por vio­lar la in­ti­mi­dad de la gen­te. Las mar­cas si ne­ce­si­tan sa­ber si al­guien que com­pró ro­pa o uten­si­lios do­més­ti­cos es­tá ca­sa­da, tie­ne hi­jos, su edad, y há­bi­tos por­que di­ri­gen la pu­bli­ci­dad a ese ni­cho. La in­ves­ti­ga­ción no se di­ri­ge a co­no­cer su más ín­ti­ma psi­que o a sa­ber en qué ám­bi­tos desa­rro­lla su ima­gi­na­ción, sim­ple­men­te quie­ren sa­ber los há­bi­tos de con­su­mo. Los ar­tis­tas y mu­seos es­tán tan su­pe­di­ta­dos a la so­cie­dad de con­su­mo que pien­san que al­guien se des­cri­be a sí mis­mo lle­van­do un mon­tón de ju­gue­tes o re­vis­tas o su co­lec­ción de dis­cos de vinyl, lle­gan al gra­do de que los ar­tis­tas ex­hi­ben sus cer­ti­fi­ca­dos es­co­la­res co­mo si fue­ra ar­te pa­sar­la pri­ma­ria. Esas obras só­lo re­pli­can la ob­se­sión con­tem­po­rá­nea de so­bre­va­lo­rar lo su­per­fi­cial pa­ra ne­gar lo esen­cial, es irre­le­van­te lo que al­guien usa, en­cuen­tra o re­co­lec­ta, esa es una ac­ti­vi­dad que to­dos com­par­ten, lo que es tras­cen­den­tal es có­mo un ser hu­mano to­mó al­gu­nos ma­te­ria­les y los trans­for­mó en al­go in­te­li­gen­te, irre­pe­ti­ble y be­llo, eso es un mis­te­rio fas­ci­nan­te. El res­to de las co­sas se­gui­rán en­gro­san­do la pa­sa­je­ra ar­bi­tra­rie­dad de los aca­dé­mi­cos.

EN­RI­QUE VÁZ­QUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.