Emi­nem: Cuan­do ya no te la crees

Milenio Jalisco - - ¡hey! - Su­sa­na Mos­ca­tel su­sa­na.mos­ca­tel@mi­le­nio.com

Al­gu­nos ami­gos siem­pre se han bur­la­do de mí ca­da que me pro­nun­cio fan de Emi­nem. Me di­cen que na­da te­ne­mos que ver y que es po­se. Me cuen­tan el ya vie­jo chis­te de, ¿en qué cla­se de mun­do vi­vi­mos si el ra­pe­ro más exi­to­so es blan­co y el gol­fis­ta cam­peón del mun­do es ne­gro? (Creo que no han vis­to có­mo le va a Ti­ger Woods úl­ti­ma­men­te).

Pe­ro el ca­so es que pa­sa­do ma­ña­na sa­le el nue­vo dis­co de Emi­nem, y yo es­toy muy emo­cio­na­da. No so­lo por có­mo me dan es­ca­lo­fríos ca­da vez que es­cu­cho “Stan”, o có­mo me hi­zo llo­rar con “Na­te Ruess” (otro ge­nio sin re­co­no­ci­mien­to en Mé­xi­co) des­pués de “Head­lights”, don­de bá­si­ca­men­te la ofre­ce dis­cul­pas a su ma­dre por “Clea­ning out my Clo­set” e in­clu­so, mu­chos pen­sa­mos, por la bri­llan­te pe­lí­cu­la 8 Mi­le (de­fi­ni­ti­va­men­te no le va bien a Kim Mat­hers en nin­gu­na de las úl­ti­mas pro­duc­cio­nes men­cio­na­das).

Pe­ro ha­ce un par de días se me apa­re­ció el sen­ci­llo “Walk on Wa­ter”, don­de ha­ce due­to con Be­yon­cé y no po­dría creer lo que me hi­zo sen­tir.

Que un ra­pe­ro re­co­noz­ca de esa ma­ne­ra sus vul­ne­ra­bi­li­da­des, te­mo­res y do­lor, no es co­sa de ca­da día. Y eso le ha cos­ta­do ca­ro con la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da.

Yo no es­cu­ché la can­ción con esa in­ten­ción, apa­re­ció en mi play­lists mien­tras co­rría, y ad­mi­to que hi­ce ma­la­ba­res pa­ra vol­ver a es­cu­char­la. Me con­mo­vió. Es al­guien ago­ta­do por tan­tos años de ex­pec­ta­ti­vas al­tas, por te­ner que ser un ejem­plo (por más con­tro­ver­ti­do, es una gran his­to­ria de éxi­to) por sa­ber­se me­nos que sus ído­los co­mo Tu­pac o Prin­ce.

¿Quién no se ha sen­ti­do así al­gu­na vez en su vi­da? Sea cual sea el con­tex­to. Y se le es­cu­cha el do­lor, con­tras­ta­do por el (feat) o par­ti­ci­pa­ción de Be­yon­cé.

Emi­nem acos­tum­bra a es­tar enoja­do. Aho­ra lo es­tá, pe­ro es una ma­ne­ra mu­cho más hu­ma­na. Mu­cho más re­fle­xi­va. Y mu­cho más iden­ti­fi­ca­ble pa­ra ca­si cual­quie­ra que quie­re se­guir ha­cien­do una di­fe­ren­cia. Que tie­ne arre­pen­ti­mien­tos. Que sa­be que las­ti­mó y fue las­ti­ma­do.

En efec­to, can­ta Be­yon­cé: “ca­mi­nar en agua, cual­quie­ra, pe­ro si pre­ten­de­mos ser una di­vi­ni­dad, nos da­re­mos cuen­ta de que so­lo po­de­mos por­que és­ta se ha con­ge­la­do por com­ple­to. Y si no nos fi­ja­mos, no­so­tros con ella”. ¿Us­te­des se han sen­ti­do así? ¿A su ma­ne­ra?

¿En se­rio?

¿Nue­vos je­fes de Te­le­vi­sa? ¿Es ver­dad? ¿Re­gre­sa­rán a Lau­ra Boz­zo? ¿Esa es la “nue­va te­le­vi­sión” que nos es­tán pro­me­tien­do?

AP Y ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.