Cin­co prin­ci­pios éti­cos

Milenio Jalisco - - Ciudad - Ro­sa Chá­vez Cár­de­nas

Los ciu­da­da­nos en ge­ne­ral han per­di­do la con­fian­za en el go­bierno y no con­fían en que los lí­de­res po­lí­ti­cos sean ca­pa­ces de ha­cer al­go útil por los de­más. Es im­por­tan­te que no nos des­mo­ra­li­ce­mos y acep­te­mos con de­ter­mi­na­ción y vi­sión de fu­tu­ro. El po­der es la peor adic­ción, cual­quie­ra en sus fun­cio­nes, lo he­mos vis­to, pier­de el equi­li­brio, así que más va­le es­tar al pen­dien­te pa­ra que los que tie­nen car­gos pú­bli­cos cum­plan su res­pon­sa­bi­li­dad. No lo du­den, los ciu­da­da­nos se pue­den con­ver­tir en lí­de­res so­cia­les, ha­cien­do el bien por su co­mu­ni­dad, dan­do ejem­plo a los que lo ro­dean. An­tes de juz­gar a los de­más va­mos a dar dos vuel­tas por nues­tra ca­sa. Re­vi­se­mos al­gu­nos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les, ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos que ha­cen de las per­so­nas me­jo­res se­res humanos. Los prin­ci­pios éti­cos fun­da­men­ta­les son: Mo­ra­li­dad, lo que el ser hu­mano de­be ha­cer o evi­tar pa­ra con­ser­var la es­ta­bi­li­dad so­cial; Vi­da, to­do aque­llo que fa­vo­re­ce la vi­da, lo que a ca­da uno con­cier­ne pa­ra cui­dar la sa­lud; Hu­ma­ni­dad, el in­di­vi­duo es la me­di­da de to­das las co­sas, res­pe­tar y ha­cer va­ler su dig­ni­dad; Igual­dad, to­dos, sin dis­tin­go, hom­bres y mu­je­res, sin dis­cri­mi­nar, y Co­mu­ni­dad, to­dos sin dis­tin­go te­ne­mos de­be­res y de­re­chos. La per­so­na al des­cu­brir que es ama­da, por ser co­mo es, sen­ti­rá que se me­re­ce res­pe­to y amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.