¡Nin­gún chi­le les aco­mo­da!

Milenio Jalisco - - México - Ri­car­do Ale­mán

Mu­chos apa­lea­ron a Pe­ña Nie­to En­ri­que

cuan­do ha­ce se­ma­nas, en tono bro­mis­ta, sol­tó un clásico del al­bur me­xi­cano, en alu­sión a la es­qui­zo­fre­nia so­cial y po­lí­ti­ca.

Lue­go de un ac­to en el que fue in­cre­pa­do, el Pre­si­den­te se acer­có a los pe­rio­dis­tas y, en­tre ri­sas, sol­tó: “Nin­gún chi­le les aco­mo­da”.

La do­sis la re­pi­tió el lu­nes, de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa, cuan­do di­jo: “Se es­cu­chan más las vo­ces que vie­nen de la pro­pia so­cie­dad ci­vil que con­de­nan, que cri­ti­can y que ha­cen so­bre el tra­ba­jo que ha­cen las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do…”. Pe­ña bull­ying Ma­ría Ele­na Mo­re­ra

res­pon­dió a —de Cau­sa en Co­mún—, quien ha­bía di­cho que “la vio­len­cia que vi­vi­mos ya no es re­gio­nal, ni tem­po­ral; es en­dé­mi­ca y de al­can­ce na­cio­nal y no se ha lo­gra­do con­te­ner y me­nos re­ver­tir”.

La ex­pre­sión de Pe­ña Nie­to con­fir­mó que en re­des di­gi­ta­les y la “co­men­to­cra­cia” exis­te, no so­lo in­to­le­ran­cia y odio ha­cia Pe­ña Nie­to, sino —so­bre to­do— ig­no­ran­cia y ma­la le­che, pro­pia de tiem­pos elec­to­ra­les.

Pe­ro no pre­ten­de­mos jus­ti­fi­car ni ocul­tar los al­tos ni­ve­les de vio­len­cia. Es­tá claro que exis­te y que es in­con­te­ni­ble. Y tam­po­co ha­bla­mos de cen­su­rar la voz ciu­da­da­na.

Cree­mos que en pro­ble­mas en­dé­mi­cos, co­mo el de la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad, pre­va­le­ce no so­lo la ig­no­ran­cia y ma­la le­che de las mi­li­tan­tes “or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil” y de ac­to­res po­lí­ti­cos que bus­can ga­nar vo­tos en tiem­pos de su­ce­sión, me­dian­te el des­cré­di­to de las ins­ti­tu­cio­nes. Y el ejem­plo es la pro­pia se­ño­ra

Mo­re­ra, quien pa­re­ce ig­no­rar no so­lo la se­pa­ra­ción de po­de­res y las fa­cul­ta­des de los tres ór­de­nes de go­bierno, sino que ya no son tiem­pos del “pre­si­den­te to­do po­de­ro­so”.

Mo­re­ra —co­mo la cla­se po­lí­ti­ca— sa­be que los de­li­tos de ma­yor in­ci­den­cia son del fue­ro co­mún y que pre­ve­nir­los y per­se­guir­los co­rres­pon­de a go­bier­nos es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les, an­tes que al fe­de­ral.

La se­ño­ra Mo­re­ra, las “or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil” y la cla­se po­lí­ti­ca sa­ben que quie­nes se han opues­to a cam­bios ra­di­ca­les en ma­te­ria de seguridad, co­mo “el man­do úni­co” —por ci­tar so­lo uno—, son go­ber­na­do­res de to­dos los par­ti­dos.

Sa­ben —la se­ño­ra Mo­re­ra, or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y par­ti­dos— que el Po­der Ju­di­cial es­tá atra­pa­do en una mon­ta­ña de corrupción y que —por ejem­plo—, más tar­da el go­bierno fe­de­ral en de­te­ner cri­mi­na­les que el Po­der Ju­di­cial en de­jar­los li­bres.

Sa­ben que el Nue­vo Sis­te­ma Pe­nal Acu­sa­to­rio —que tie­ne en la ca­lle a mi­les de cri­mi­na­les— fue pro­duc­to del tra­ba­jo de­fi­cien­te e irres­pon­sa­ble del Po­der Le­gis­la­ti­vo.

La se­ño­ra Mo­re­ra, lí­de­res de par­ti­dos y las mi­li­tan­tes or­ga­ni­za­cio­nes “de la so­cie­dad ci­vil” sa­ben que —por ejem­plo— el fis­cal es­pe­cial, el fis­cal anticorrupción y el fis­cal elec­to­ral no han si­do nom­bra­dos por los gro­se­ros cálcu­los po­lí­ti­co-elec­to­ra­les de los par­ti­dos opo­si­to­res, no por una ocu­rren­cia pre­si­den­cial.

Sin em­bar­go, la se­ño­ra Mo­re­ra y las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les no pro­tes­tan an­te los po­de­res Ju­di­cial y Le­gis­la­ti­vos por su de­fi­cien­te desem­pe­ño. Ha­ce lo “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to” en tiem­po po­lí­ti­co-elec­to­ral y “ma­drea a Pe­ña Nie­to”. Y es que se­gún su cálcu­lo elec­to­re­ro,

Mo­re­ra ol­vi­da que en el Es­ta­do me­xi­cano el pre­si­den­te es je­fe del Eje­cu­ti­vo y, por tan­to, na­da tie­ne que ver con los po­de­res Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial.

Pa­re­cie­ra que mu­chos de quie­nes cues­tio­nan la in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia —des­de las ma­to­nas le­gio­nes de idio­tas, de re­des di­gi­ta­les— quie­ren un rey —más que un Pre­si­den­te— ca­paz de re­sol­ver por ar­te de ma­gia los ma­les de un Es­ta­do don­de “pa­pá go­bierno” es cul­pa­ble de to­do lo ma­lo y res­pon­sa­ble de con­se­guir to­do lo bueno.

Hoy no im­por­ta lo que ha­ga o de­je ha­cer el go­bierno; no im­por­ta si es­tá bien o mal; no im­por­ta si es lo co­rrec­to o no. Lo que im­por­ta es prac­ti­car el de­por­te de mo­da en tiem­pos elec­to­ra­les; el de­por­te “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, “ma­drear a Pe­ña”, “pen­de­jear al go­bierno”, “men­tar­le la ma­dre al Pre­si­den­te”.

Y ay de aquel que no se atre­va, por­que se­rá par­te de la ma­fia del po­der.

¿Qué han di­cho la se­ño­ra Mo­re­ra y “las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les” so­bre la de­fen­sa que ha­cen Mo­re­na y el PAN de las ma­fias asal­tan­tes de tre­nes; de la de­fen­sa de cár­te­les cri­mi­na­les por par­te de Mo­re­na; qué han di­cho de po­li­cías, mi­li­ta­res y ma­ri­nos que­ma­dos, em­bos­ca­dos y de­ni­gra­dos.

Con to­da ra­zón se que­jan de la vio­len­cia. ¿Y cuán­do han de­fen­di­do a un po­li­cía caí­do, a un ma­rino em­bos­ca­do, a un mi­li­tar ma­sa­cra­do; cuán­do han pre­sen­ta­do ini­cia­ti­vas al Con­gre­so pa­ra que sus sa­la­rios y ca­pa­ci­ta­ción sean me­jo­res? ¿Cuán­do han in­ter­ce­di­do por un ma­rino, po­li­cía o mi­li­tar pre­so in­jus­ta­men­te, víc­ti­ma de una cam­pa­ña de odio?

Tie­ne ra­zón el Pre­si­den­te. ¡En tiem­pos elec­to­ra­les no hay chi­le que les aco­mo­de…!

Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.