Ja­mes Co­mey, Ro­bert Mue­ller y nues­tra PGR

Milenio Jalisco - - Al Frente - Twit­ter: @puig­car­los CARLOS PUIG

Ja­mes Co­mey tra­ba­jó con dos go­bier­nos es­ta­du­ni­den­ses de di­fe­ren­te signo po­lí­ti­co. Con Geor­ge W. Bush fue fis­cal en Nue­va York y des­pués fue el se­gun­do en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia en­car­ga­do de la ope­ra­ción dia­ria. Des­pués de unos años en la ini­cia­ti­va pri­va­da, Ba­rack Oba­ma lo lla­mó para ser el director del FBI.

Ro­bert Mue­ller fue director del FBI de 2001 a 2013. Nom­bra­do por el muy re­pu­bli­cano Geor­ge W. Bush se man­tu­vo en el pues­to con el muy de­mó­cra­ta Ba­rack Oba­ma.

Rod Ro­sens­tein se iden­ti­fi­ca a sí mis­mo co­mo re­pu­bli­cano. Fue por mu­chos años el fis­cal ge­ne­ral en Mary­land, nom­bra­do por Bush y se man­tu­vo con Oba­ma. Do­nald Trump lo nom­bró el se­gun­do de abor­do en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y fue él quien for­mal­men­te nom­bró a Ro­bert Mue­ller co­mo fis­cal es­pe­cial para la in­ves­ti­ga­ción de la in­ter­ven­ción ru­sa en las elec­cio­nes es­ta­du­ni­den­ses.

Hoy, Ja­mes Co­mey, a quien Trump co­rrió y aca­ba de pu­bli­car un li­bro du­rí­si­mo con­tra el pre­si­den­te, y Ro­bert Mue­ller son el gran do­lor de ca­be­za de Do­nald Trump y ha­ce unas se­ma­nas se pu­bli­ca­ron va­rias no­tas in­for­man­do que Trump es­ta­ba pen­san­do co­rrer a Ro­sens­tein por se­guir to­le­ran­do a Mue­ller.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y sus fis­ca­les, así co­mo, por su­pues­to, el FBI, de­pen­den del Po­der Eje­cu­ti­vo.

Ha­blan­do de la nue­va fis­ca­lía, de­cía Ma­ría Am­pa­ro Ca­sar el do­min­go en el pro­gra­ma

¿Y Aho­ra qué?, que no ha­bía que con­fun­dir au­to­no­mía con in­de­pen­den­cia. La au­to­no­mía no sig­ni­fi­ca in­de­pen­den­cia —mi­ren el TEPJF—y la in­de­pen­den­cia no requiere au­to­no­mía.

Des­de ha­ce mu­chos, pe­ro mu­chos años, las pro­cu­ra­du­rías es­ta­ta­les y la fe­de­ral han ac­tua­do se­gún los in­tere­ses po­lí­ti­cos de su je­fe: el go­ber­na­dor o el pre­si­den­te. El uso po­lí­ti­co de la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia ha si­do signo dis­tin­ti­vo de nues­tros tiem­pos priis­tas y tam­bién de los úl­ti­mos 18 años. Es la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca y de­fec­to de esas ins­ti­tu­cio­nes y por eso no han ser­vi­do para com­ba­tir, por ejem­plo, la co­rrup­ción.

Quien sea que ga­ne el 1 de ju­lio, ten­drá co­mo pri­me­ra ta­rea, gra­cias a las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les ya he­chas, la opor­tu­ni­dad de cons­truir de ce­ro un nue­vo apa­ra­to de pro­cu­ra­du­rías y mi­nis­te­rios pú­bli­cos. Es­pe­re­mos que no con­fun­da au­to­no­mía con in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.