Carlos Lo­me­lí: un can­di­da­to en me­dio de la po­lé­mi­ca

Milenio Jalisco - - Ciudad Y Región - Re­dac­ción/Gua­da­la­ja­ra

Ala som­bra de las sos­pe­chas por sus pro­ce­di­mien­tos mer­can­ti­les, ba­jo se­ña­la­mien­tos de la­va­do de di­ne­ro por par­te de Es­ta­dos Uni­dos, y con un pro­ce­so pe­nal a cues­tas por la po­se­sión de un ar­ma de fue­go sin per­mi­so, Carlos Lo­me­lí Bo­la­ños bus­ca lle­gar al go­bierno de Ja­lis­co ba­jo las si­glas de Mo­re­na, par­ti­do que lo aco­gió lue­go de ser dipu­tado fe­de­ral con li­cen­cia vía Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano.

Mé­di­co de pro­fe­sión, y mi­llo­na­rio por sus cues­tio­na­dos ne­go­cios de ven­ta de me­di­ca­men­tos al Sec­tor Sa­lud de Ja­lis­co y otros es­ta­dos, el aban­de­ra­do del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na) abrió aho­ra un frente de des­ca­li­fi­ca­cio­nes con­tra sus ri­va­les por la gu­ber­na­tu­ra es­ta­tal, alen­ta­do por la po­si­bi­li­dad de ocu­par el se­gun­do lu­gar en la con­tien­da es­ta­tal, pe­se a que se ha be­ne­fi­cia­do de con­tra­tos por au­to­ri­da­des a las que aho­ra de­nues­ta.

Lo­me­lí es de mi­ra­da in­ten­sa y pa­la­bra ágil. Son­ríe y se mue­ve con naturalidad en la po­lí­ti­ca, a la que lle­gó des­de ha­ce seis años. Pe­ro, ade­más de su ca­ris­ma, Lo­me­lí tie­ne so­bre sí una his­to­ria pro­fe­sio­nal li­ga­da a es­cán­da­los en sus em­pre­sas, y en torno a su per­so­na, al gra­do que tu­vo que pur­gar una con­de­na de dos años de cár­cel (en li­ber­tad con­di­cio­nal), por in­ten­tar su­bir a un avión lle­van­do con­si­go un ar­ma de fue­go, al­go que ocu­rrió en 2002.

Due­ño de em­pre­sas co­mo Lo­me­dic, y muy cer­cano a la com­pa­ñía Abi­sa­lud, que tam­bién es pro­vee­do­ra al Sec­tor Sa­lud y que es di­ri­gi­da por José Hi­ram To­rres, uno de sus hom­bres más cer­ca­nos, Carlos Lo­me­lí abas­te­ce de me­di­ca­men­tos a go­bier­nos es­ta­ta­les des­de ha­ce años, y lo­gra con ello gran­des con­tra­tos y lu­cra­ti­vas uti­li­da­des, al gra­do que ac­tual­men­te tie­ne pro­pie­da­des a su nom­bre por un va­lor cer­cano a 200 mi­llo­nes de pe­sos.

Se­gún la de­cla­ra­to­ria 3 de 3 pre­sen­ta­da por el can­di­da­to a go­ber­na­dor, Lo­me­lí Bo­la­ños tie­ne a su nom­bre 38 pro­pie­da­des, un avión Cess­na, un bar­co, au­to­mó­vi­les de lu­jo, obras de ar­te y jo­ye­ría. En su de­cla­ra­ción apa­re­ce una lu­jo­sa re­si­den­cia de 3 mi­llo­nes de dó­la­res en The Wood­lands, en Hous­ton, Te­xas.

Lo­me­dic, em­pre­sa que fun­dó, fue se­ña­la­da en 2008 por el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos co­mo fa­cha­da para el la­va­do de di­ne­ro para el cri­men or­ga­ni­za­do. Ac­tual­men­te el nom­bre de Carlos Lo­me­lí vuel­ve a es­tar en bo­ca del De­par­ta­men­to del Te­so­ro de EU, pues el mé­di­co es­tá aso­cia­do con el fut­bo­lis­ta Rafael Márquez en dos de sus em­pre­sas: Ser­vi­cios Edu­ca­ti­vos y de Ne­go­cios, y Aca­de­mia y De­por­te. Hay que re­cor­dar que al igual que ocu­rrió con Carlos Lo­me­lí en 2008, Rafael Márquez es ca­li­fi­ca­do por EU co­mo in­te­gran­te de una red de la­va­do de di­ne­ro para el cri­men or­ga­ni­za­do.

Lo­me­lí jus­ti­fi­ca la gran can­ti­dad de con­tra­tos en di­fe­ren­tes es­ta­dos con el ar­gu­men­to de que ha desa­rro­lla­do un sis­te­ma de soft­wa­re que per­mi­te eva­luar en tiem­po real el abas­to de me­di­ci­nas de los ser­vi­cios de sa­lud, aun­que hay quie­nes men­cio­nan que con su sis­te­ma se pue­den ma­ni­pu­lar los in­ven­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.