Ni trá­fi­co, ni ex­trac­ción de ór­ga­nos obli­ga­to­ria por re­for­mas a la ley

Milenio Jalisco - - Ciudad - Ma­ri­car­men Re­llo/Gua­da­la­ja­ra

Las re­for­mas a la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud apro­ba­das por el Se­na­do, que in­clu­yen el tér­mino de “con­sen­ti­mien­to pre­sun­to” en ma­te­ria de do­na­ción de ór­ga­nos, te­ji­dos y cé­lu­las, no abri­rán la puer­ta al trá­fi­co ni a la ex­trac­ción obli­ga­to­ria de és­tos, coin­ci­die­ron es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos res­pec­to al fon­do de la ini­cia­ti­va que hoy va a dis­cu­tir­se en la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

“La ley en nin­gún mo­men­to ha­bla de do­na­ción obli­ga­to­ria o de do­na­ción en au­to­má­ti­co, no ha­bla de que los hos­pi­ta­les van a po­der to­mar ór­ga­nos o te­ji­dos sin to­mar en cuen­ta a las fa­mi­lias. Ha­bla que en to­dos los ma­yo­res de 18 años exis­te un con­sen­ti­mien­to pre­sun­to de ser do­nan­te. Pre­sun­to quie­re de­cir pro­ba­ble, que pue­de ser; en­ton­ces se re­fie­re a que to­dos los ma­yo­res de edad pro­ba­ble­men­te so­mos do­nan­tes”, des­ta­có Ray­mun­do Her­nán­dez, se­cre­ta­rio téc­ni­co del Con­se­jo Es­ta­tal de Tras­plan­tes de Ór­ga­nos y Te­ji­dos del Es­ta­do de Ja­lis­co (CETOT).

El mé­di­co hi­zo én­fa­sis en que la re­for­ma emi­gra ha­cia un me­jor mo­de­lo, que ya fun­cio­na en mu­chos paí­ses des­de ha­ce más de quin­ce años y “don­de ya el coor­di­na­dor hos­pi­ta­la­rio no lle­ga­rá con los fa­mi­lia­res de un pa­cien­te que fa­lle­ció por muer­te ce­re­bral a pre­gun­tar si ellos desean do­nar sus ór­ga­nos, sino que aho­ra les pre­gun­ta­rá cuál fue la vo­lun­tad de la per­so­na, si en al­gún mo­men­to ex­pre­só su de­seo de sal­var la vi­da de al­guien más a tra­vés de la do­na­ción”.

Es­ta su­til, pe­ro gran di­fe­ren­cia de abor­da­je no va en­ca­mi­na­da a ha­cer obli­ga­to­rio el ac­to de do­nar, sino de con­ce­der esa úl­ti­ma vo­lun­tad a la per­so­na fa­lle­ci­da que al­gún día ex­pre­só su in­ten­ción”, aña­dió.

“El úni­co ob­je­ti­vo de es­ta re­for­ma es fo­men­tar la cul­tu­ra de la do­na­ción. No­so­tros lo ve­mos fa­vo­ra­ble que las per­so­nas ten­gan pre­sen­te el te­ma, que lo ha­blen en fa­mi­lia, así co­mo tam­bién se de­be de tra­tar en los hogares qué que­re­mos que pa­se con nues­tro cuer­po cuan­do ya no es­te­mos aquí”, apun­tó.

Des­car­tó que sea real la po­si­bi­li­dad de ex­traer los ór­ga­nos ‘a fuer­za’, co­mo se ha po­le­mi­za­do. En 2017 se rea­li­za­ron 1,178 tras­plan­tes de ór­ga­nos y te­ji­dos en Ja­lis­co

El “con­sen­ti­mien­to pre­sun­to” no sig­ni­fi­ca que se pa­sa­rá por al­to a las fa­mi­lias. Es un me­jor mo­de­lo de do­na­ción, acla­ran ex­per­tos

“Na­da de es­to es cier­to, hay que leer la ley. Es­te ti­po de le­gis­la­cio­nes exis­ten en Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos, Ar­gen­ti­na, Uru­guay y Bra­sil y en nin­guno se to­ma un ór­gano o te­ji­do sino se le pre­gun­ta a la fa­mi­lia”.

En­tre­vis­ta­da por se­pa­ra­do, la abo­ga­da Ire­ne Cór­do­va Jiménez, pre­si­den­ta del Co­mi­té de Éti­ca de In­ves­ti­ga­ción del Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de Cien­cias de la Sa­lud (CUCS) de la Universidad de Gua­da­la­ja­ra (UdeG), re­sal­tó que al cam­biar el tér­mino de do­na­ción tá­ci­ta a con­sen­ti­mien­to pre­sun­to la re­for­ma no ava­la una si­tua­ción de obli­ga­to­rie­dad.

“Hay una nue­va fi­gu­ra don­de to­das las per­so­nas que no quie­ran ser do­nan­tes bas­ta con ma­ni­fes­tar­lo, sim­ple­men­te pla­ti­can­do con la fa­mi­lia, in­clu­so de qué ór­ga­nos. En ca­so de muer­te ce­re­bral aho­ra se le va a pre­gun­tar al fa­mi­liar si co­no­ce cuál era el de­seo del fa­lle­ci­do. Lo que se bus­ca es res­pe­tar la vo­lun­tad del su­je­to”.

Cór­do­va re­cor­dó que en el ca­so de me­no­res de edad, la de­ci­sión de do­nar se­gui­rá sien­do to­tal­men­te de los res­pon­sa­bles le­ga­les (pa­dres o tu­to­res) y que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual no pue­den ser do­na­do­res. Aun­que ha ha­bi­do his­to­rias cir­cu­lan­do de bo­ca en bo­ca o a tra­vés de re­des so­cia­les, e in­clu­so la no­ti­cia des­pués des­men­ti­da de una mu­jer a la que le ro­ba­ron las cór­neas en 2017, no se ha pre- sen­ta­do en es­te se­xe­nio ni una so­la de­nun­cia ofi­cial por trá­fi­co de ór­ga­nos en Ja­lis­co, ase­gu­ró el ti­tu­lar del CETOT.

Ray­mun­do Her­nán­dez in­sis­tió en que no pa­sa­rá aho­ra. “Sa­be­mos que los pro­ce­sos se ha­cen con­for­me a las le­yes, que par­ti­ci­pan la Fis­ca­lía, Cien­cias Fo­ren­ses, los Con­se­jos Es­ta­ta­les de Tras­plan­tes, que que­dan ex­pe­dien­tes y res­pon­sa­bles en ca­da ins­ti­tu­ción, es un te­ma nor­ma­do que lo de­be­mos de ver co­mo lo que es: una te­ra­pia mé­di­ca que se rea­li­za to­dos los días en el país y que aquí en Ja­lis­co se rea­li­zan más de mil tras­plan­tes al año”.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.