SIM­PO­SIO SO­BRE LOS JA­GUA­RES

Ga­na­de­ría con­tra el ja­guar, el con­flic­to más per­sis­ten­te

Milenio Jalisco - - Portada - Agus­tín Del Castillo/

La ga­na­de­ría y los ja­gua­res tie­nen una vie­ja ene­mis­tad: la ex­pan­sión de la fron­te­ra ga­na­de­ra, un mo­vi­mien­to irre­fre­na­ble que no ha si­do con­te­ni­do des­de su úl­ti­ma gran olea­da, en el si­glo XX, ha pues­to en pre­di­ca­men­to la con­ser­va­ción de la úni­ca pan­te­ra ame­ri­ca­na.

La in­va­sión de es­pa­cios sil­ves­tres se ha da­do en to­do ti­po de eco­sis­te­mas: des­de las mon­ta­ñas se­mi­ári­das y los va­lles de So­no­ra has­ta las sel­vas de Mi­sio­nes, al nor­te de Ar­gen­ti­na, pa­san­do por los lla­nos ve­ne­zo­la­nos y co­lom­bia­nos, las lla­nu­ras de El Ce­rra­do bra­si­le­ño o las sel­vas se­cas de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán. Par­te de la dis­cu­sión de la se­gun­da jor­na­da del Sim­po­sio In­ter­na­cio­nal de Eco­lo­gía y Con­ser­va­ción del Ja­guar gi­ró al­re­de­dor de es­ta re­la­ción pro­ble­má­ti­ca y las so­lu­cio­nes en­sa­ya­das, ba­jo la pre­mi­sa de que es vi­tal afron­tar­lo si se quie­re ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro de la es­pe­cie.

Ivon­ne Cas­saig­ne, del gru­po Pri­me­ro Con­ser­va­tion, ha­bló de la ex­pe­rien­cia de So­no­ra, la fron­te­ra nor­te de dis­tri­bu­ción ac­tual del fe­lino. Se ha es­ta­ble­ci­do una fuer­te es­tra­te­gia de tra­ba­jo con los due­ños de los ran­chos ga­na­de­ros, con al­gu­nos de los cua­les se fir­man con­tra­tos con­di­cio­na­dos a no ma­tar ja­gua­res a cam­bio de asis­ten­cia téc­ni­ca y de re­cur­sos de apo­yo pa­ra me­jo­rar el ma­ne­jo de los ha­tos, lo que no so­lo im­pli­ca me­nos de­pre­da­ción sino me­jo­res re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos. La es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló uno de los azo­tes de la pro­tec­ción es la fal­ta de apli­ca­ción de es­ta­do de de­re­cho: los ran­che­ros con­tra­tan “ti­gre­ros” pa­ra des­ha­cer­se de ja­gua­res “da­ñe­ros” que se­ña­lan co­mo res­pon­sa­bles en la muer­te de bo­vi­nos.

“Pu­si­mos dos co­lla­res pa­ra ubi­car los mo­vi­mien­tos de un ma­cho y una hem­bra, y a los dos los ma­ta­ron; hu­bo una mo­vi­li­za­ción de la pro­cu­ra­du­ría y aun­que no se apre­só a na­die, pe­ro se in­fun­dió mie­do en los va­que­ros: ´me pi­den ma­te a los ani­ma­les pe­ro yo no quie­ro me­ter­me en pro­ble­mas’… lo que ha pa­sa­do es que si ven ani­ma­les con co­llar los res­pe­tan, y en to­do ca­so, se es­tán di­sua­dien­do de ha­cer­lo an­te el ries­go de ser des­cu­bier­tos”, agre­gó.

En Co­lom­bia, Es­te­ban Pa­yán, di­rec­tor re­gio­nal del pro­gra­ma de Pant­he­ra, le di­ce a los ga­na­de­ros que se que­jan del gran gato: “us­te­des no tie­nen un con­flic­to te­rri­ble, en Asia y Áfri­ca los ani­ma­les con los que li­dian son hi­po­pó­ta­mos y ele­fan­tes”. Se­ña­la que hay un pa­que­te que se tra­ba­ja con los ga­na­de­ros pa­ra evi­tar que el fe­lino se co­ma a las va­cas y los be­ce­rros, es­to pa­sa por la ne­ce­si­dad de cam­biar mo­dos de pro­duc­ción pa­ra ge­ne­rar un ran­cho mo­de­lo. Es­to lle­va a la fir­ma de con­tra­tos en los cua­les, el com­pro­mi­so del ran­che­ro es a cin­co años, de pro­te­ger a la Pant­he­ra on­ca y a tra­ba­jar más pa­ra mo­di­fi­car su es­que­ma pro­duc­ti­vo.

“El ran­cho mo­de­lo se ha apli­ca­do y ofre­ce re­sul­ta­dos, po­de­mos de­cir que he­mos ge­ne­ra­do 21 mil ani­ma­les pro­te­gi­dos en 56 mil hec­tá­reas; an­tes de es­ta es­tra­te­gia se re­gis­tra­ron 309 ata­ques a ga­na­do en un año; lue­go de im­ple­men­tar­se so­la­men­te hay 14 re­gis­tros”. Son 31 ran­chos mo­de­lo, que cuen­tan con cer­cos elec­tri­fi­ca­dos que han si­do al­ta­men­te exi­to­sos pa­ra de­te­ner al fe­lino. Otro ele­men­to de se­gu­ri­dad es in­cor­po­rar un to­ro crio­llo san­mar­ti­ne­ro (sic) que es bra­vo, y en­fren­ta a los ata­can­tes mien­tras el ga­na­do ce­bú hu­ye. Una de las cer­ti­dum­bres es que en­tre la fau­na de­pre­da­do­ra sue­le pre­do­mi­nar los pe­rros fe­ra­les o asil­ves­tra­dos, una de las gran­des ame­na­zas pa­ra la fau­na na­ti­va de Amé­ri­ca La­ti­na. Tam­bién se ha cons­ti­tui­do un gru­po de de­fen­sa que se de­no­mi­na Gre­co, y que ha te­ni­do ac­ción so­bre nue­ve mi­llo­nes de ha.

Agus­tín Pa­vio­lo, de Ar­gen­ti­na, ana­li­zó la fuer­te re­gre­sión de la pan­te­ra en te­rri­to­rio ar­gen­tino, y coin­ci­dió en las es­tra­te­gias de cer­cos elec­tri­fi­ca­dos, apo­yo en pas­tu­ras pa­ra es­ta­bu­lar y no per­mi­tir que se suel­te al ga­na­do en el ce­rro. Hay otras op­cio­nes que han si­do sor­pren­den­tes: por ejem­plo, pin­tar ojos en la par­te tra­se­ra de los bo­vi­nos (ins­pi­ra­do en una me­di­da que ha­cían los co­se­cha­do­res de plan­ta­cio­nes in­dias pa­ra evi­tar ata­que de ti­gres). En Pa­ra­guay, sex­to pro­duc­tor de car­ne en el mun­do, la ex­pan­sión so­bre eco­sis­te­mas ha si­do bru­tal, se­ña­ló JJ Thom­pson, con des­mon­tes de 800 ha por día y un con­flic­to in­elu­di­ble: las pér­di­das de pie­zas a ma­nos del “tigre” equi­va­len a 31 mil dó­la­res por año.

Coin­ci­den los ex­po­si­to­res: no hay fu­tu­ro pa­ra la pan­te­ra ame­ri­ca­na si es­te con­flic­to no se re­suel­ve. La lec­ción le­ja­na es la del tigre de Ben­ga­la: a co­mien­zos del si­glo XX ha­bía 100 mil y aho­ra hay ci­fras por de­ba­jo de mil. El ja­guar es­tá en la mis­ma en­cru­ci­ja­da. Los la­ti­noa­me­ri­ca­nos se­rán los res­pon­sa­bles de lo que su­ce­da.

ES­PE­CIAL

Se ha da­do la in­va­sión a es­pa­cios sil­ves­tres en to­do ti­po de eco­sis­te­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.