La va­ca li­bre/ II

Milenio Jalisco - - Al Frente - hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN

Ha­ce un mes re­fe­rí en es­te es­pa­cio la his­to­ria de una va­ca que pu­do es­ca­par de los co­rra­les que la lle­va­ban al ma­ta­de­ro y hu­yó, na­dan­do, ha­cia uno de los is­lo­tes del la­go Nys­kie, en el sur de Po­lo­nia.

Na­die pu­do traer a la va­ca de re­gre­so de su li­ber­tad es­co­gi­da: ni su due­ño, un se­ñor Lu­kazs, ni los va­que­ros de és­te, a quie­nes la va­ca em­bes­tía en de­fen­sa de su elec­ción.

He leí­do el fin de es­ta his­to­ria en una ad­mi­ra­ble no­ta de The Was­hing­ton Post y su tam­bién ad­mi­ra­ble sec­ción Ani­ma­lia (https://bit.ly/2LMG5Rz). El re­la­to del Post aña­de a la his­to­ria de es­ta va­ca fu­ga­da, la de una an­te­ce­so­ra, que hu­yó tam­bién unos me­ses an­tes, en pleno in­vierno, y fue vis­ta des­pués en apa­ci­ble com­pa­ñía de una ma­na­da de bi­son­tes.

La va­ca que hu­yó a las is­las del la­go Nys­kie no en­con­tró esa com­pa­ñía ni la pas­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner­se por sí so­la en los sue­los más bien es­ca­sos de su te­rri­to­rio ele­gi­do.

A di­fe­ren­cia de su an­te­ce­so­ra, sin em­bar­go, la va­ca de las is­las se vol­vió una ce­le­bri­dad y era bus­ca­da ob­se­si­va­men­te pa­ra dar­le la vi­da en li­ber­tad, aje­na al rastro, que se ha­bía ga­na­do.

La bus­ca­ba por las is­las un equi­po de es­pe­cia­lis­tas en­car­ga­do de dor­mir­la con dar­dos y lle­var­la al ran­cho que ha­bía ofre­ci­do un po­lí­ti­co lo­cal.

Pa­ra ese mo­men­to, la va­ca fu­ga­da era llamada en la pren­sa la “va­ca he­roi­ca” y se ha­bía vuel­to un sím­bo­lo de li­ber­tad y ciu­da­da­nía.

“Hu­yó he­roi­ca­men­te”, es­cri­bió al­guien en una no­ta de Fa­ce­book que se hi­zo vi­ral: “Si to­dos los ciu­da­da­nos tu­vie­ran su de­ter­mi­na­ción, nues­tro país cam­bia­ría”.

Los es­pe­cia­lis­tas en dor­mir a la va­ca pa­ra sal­var­la la vie­ron va­rias ve­ces, sin po­der al­can­zar­la con sus dar­dos. Es­ta­ba fla­ca y tris­te, pe­ro se­guía asus­ta­da, hu­yen­do de ellos.

Fi­nal­men­te la tu­vie­ron en ran­go pa­ra dis­pa­rar­le. Es­ta­ba muy in­quie­ta. Ne­ce­si­ta­ron tres ti­ros pa­ra ren­dir su vi­gi­lia.

Ca­yó dor­mi­da, pu­die­ron re­co­ger­la, lle­var­la a la ori­lla y su­bir­la a un ca­mión, pe­ro la va­ca mu­rió en el ca­mino.

“La li­ber­tad tie­ne sus cos­tos”, con­clu­ye el au­tor del re­la­to del Post, Rafal Ko­wal­czyc. “A su ma­ne­ra tris­te, la muer­te de es­ta va­ca es una es­pe­cie de vic­to­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.