Aquel pri­mer de­ba­te…

Más pron­to cae un can­di­da­to que un cojo. Flo­res­tán

Milenio Jalisco - - Al Frente - JOA­QUÍN LÓ­PEZ-DÓRIGA

Cuan­do se ha­bla de de­ba­tes, to­dos ci­tan el de Richard Ni­xon con­tra John F. Ken­nedy, en los es­tu­dios de la CBS de Chica­go, la no­che del lu­nes 26 de sep­tiem­bre de 1960, to­dos, bueno, ca­si to­dos lo re­fie­ren co­mo si hu­bie­ran es­ta­do pre­sen­tes.

Siem­pre lo co­men­tan ol­vi­dan­do, o ig­no­ran­do, que fue el pri­mer de­ba­te en la his­to­ria de la te­le­vi­sión y de la po­lí­ti­ca y que cam­bió a la te­le­vi­sión y a la po­lí­ti­ca.

La his­to­ria re­cuer­da que Ni­xon, en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos con Ike Ei­sen­ho­wer en la pre­si­den­cia, se re­sis­tía, pe­ro sus ase­so­res, siem­pre los ase­so­res, le in­sis­tie­ron lo mis­mo que los del jo­ven, te­nía 43 años, John F. Ken­nedy.

Pe­ro am­bos ce­die­ron, los ase­so­res des­de en­ton­ces eran los úni­cos ga­na­do­res, y via­ja­ron a Chica­go en con­di­cio­nes muy di­fe­ren­tes. El apues­to he­re­de­ro de los Ken­nedy des­can­só des­de el día an­te­rior, le eli­gie­ron la ro­pa, cla­ra, era te­le­vi­sión en blan­co y ne­gro, y se aso­leó en la te­rra­za du­ran­te la ma­ña­na y dur­mió una sies­ta an­tes de la ci­ta.

Ni­xon, que ha­bía sa­li­do del hos­pi­tal en el que lo ope­ra­ron de una ro­di­lla, lle­gó con do­lo­res y fie­bre y él mis­mo eli­gió su ro­pa, co­mo cual­quier otro día, un tra­je gris. Ya en las ins­ta­la­cio­nes de la CBS, ma­qui­lla­ron a Ken­nedy y Ni­xon lo re­cha­zó, a pe­sar de que es­ta­ba de­ma­cra­do, oje­ro­so y la barba ce­rra­da, cre­ci­da.

Y así se dio el de­ba­te que an­te 70 mi­llo­nes de es­ta­du­ni­den­ses que lo vie­ron ga­nar.

To­do fue la ima­gen de aquel ju­ve­nil he­re­de­ro de la sa­ga de los Ken­nedy, bron­cea­do, ha­blan­do a la cá­ma­ra, an­te un Ni­xon su­do­ro­so, en­fer­mo, ave­jen­ta­do, dis­traí­do.

El de­ba­te no fue de­ter­mi­nan­te, el de­mó­cra­ta ha­bía lle­ga­do con un pun­to de ven­ta­ja y ga­nó dos más.

Lue­go tu­vie­ron otros tres de­ba­tes que se ig­no­ran, pe­ro to­dos atri­bu­ye­ron la vic­to­ria de Ken­nedy a aquel pri­mer en­cuen­tro. Las elec­cio­nes de no­viem­bre las ga­nó por un 3 por cien­to del vo­to po­pu­lar, 100 mil, que le die­ron la más es­tre­cha ven­ta­ja en el su­fra­gio per­so­nal, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra ga­nar 304 co­le­gios elec­to­ra­les que lo lle­va­ron a la Ca­sa Blan­ca, a Ca­me­lot, el 20 de enero de 1961. Pe­ro no fue el de­ba­te na­da más. Eso es nos­tal­gia.

RETALES 1. MO­DOS. Fe­li­pe Cal­de­rón se des­mar­có de la de­nun­cia de Er­nes­to Cordero pa­ra que la PGR reac­ti­ve la in­ves­ti­ga­ción con­tra Ri­car­do Ana­ya por la­va­do de di­ne­ro. Di­jo en­ten­der la gra­ve­dad de los agra­vios de los que ha si­do ob­je­to por par­te de Ana­ya, pe­ro que esa no es la vía;

2. HER­MANO. Una voz de la PGR me di­jo que la Seido no ha atraí­do la de­nun­cia pre­sen­ta­da por Er­nes­to Cordero con­tra Ri­car­do Ana­ya. Que la es­cu­cha­ron, la es­tu­dian y va­lo­ran si la in­te­gra a la car­pe­ta de la­va­do de di­ne­ro y so­pe­san la po­si­bi­li­dad de ci­tar a de­cla­rar al her­mano de Ma­nuel Ba­rrei­ro que apa­re­ce en el vi­deo; y

3. VES­TI­MEN­TA. Lo­ren­zo Cór­do­va sa­lió ayer a de­cir que el có­di­go de ves­ti­men­ta pa­ra el de­ba­te de ano­che ha­bía si­do de­ci­di­do por los re­pre­sen­tan­tes de los can­di­da­tos, no por el INE. E in­sis­to: ¿por qué te­nía que ha­ber un có­di­go de ves­ti­men­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.