EN­TRE­VIS­TA CON EN­RI­QUE AL­FA­RO

Es­tá con­ven­ci­do de que pue­de ser­vir al es­ta­do y al país

Milenio Jalisco - - Portada - *As­pi­ran­te a la gu­ber­na­tu­ra por Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano

Si no fue­ra po­lí­ti­co, di­ce, hu­bie­ra si­do ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de fut­bol, y aho­ra se­ría en­tre­na­dor. Aún prac­ti­ca es­te de­por­te. An­tes era me­dio; aho­ra es de­lan­te­ro, por la edad. Se sa­be chi­va de co­ra­zón, aun­que ad­mi­te que apo­ya a los Leo­nes Ne­gros de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra. Re­cuer­da que de chi­co era afi­cio­na­do a los me­le­nu­dos, pe­ro an­te su des­apa­ri­ción tem­po­ral se con­vir­tió en chi­vaher­mano.

Es in­ge­nie­ro ci­vil de pro­fe­sión. Le gus­ta leer no­ve­las his­tó­ri­cas. El li­bro que más le ha im­pac­ta­do es Memorias de Adriano, de Mar­gue­ri­te Your­ce­nar. Su ma­yor pla­cer es es­tar con sus tres hi­jas al sa­lir de va­ca­cio­nes, pa­sear en bi­ci­cle­ta o ir al es­ta­dio don­de se sien­te en uno de sus dos “es­pa­cios per­so­na­les” (el otro es el ran­cho de su pa­pá): la bu­ta­ca del es­ta­dio, lu­gar en el que no ha­bla y tam­po­co per­mi­te que ha­blen con él pues, afir­ma, se con­vier­te en un en­tre­na­dor vir­tual.

Se de­fi­ne co­mo “tra­gón pro­fe­sio­nal”. Sus pla­ti­llos fa­vo­ri­tos son la tor­ta aho­ga­da, el po­zo­le y los ta­cos de len­gua. Se tra­ta de En­ri­que Al­fa­ro, can­di­da­to a go­ber­na­dor de Ja­lis­co por el Par­ti­do Mo­vi­mien­to Ciudadano (MC).

La re­fun­da­ción de Ja­lis­co es la fra­se cla­ve en la cam­pa­ña de Al­fa­ro. Cuan­do al al­cal­de con li­cen­cia de Gua­da­la­ja­ra se le pre­gun­ta: ¿por qué quie­re ser go­ber­na­dor?, res­pon­de que él y sus tres hi­jas na­cie­ron y vi­ven en es­ta en­ti­dad y quie­re me­jo­rar­la; tam­bién a que no le gus­ta la si­tua­ción que vi­ve a cau­sa de lo que han pro­vo­ca­do “go­bier­nos de otros par­ti­dos”.

“Bus­co ser go­ber­na­dor de Ja­lis­co por­que me he pre­pa­ra­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po pa­ra ser un buen po­lí­ti­co, pa­ra ser un buen go­ber­nan­te. He­mos da­do mues­tras cla­ras de la ma­ne­ra en la que en­ten­de­mos las res­pon­sa­bi­li­da­des pú­bli­cas que he­mos te­ni­do. Soy una per­so­na que pue­de ex­pre­sar­se con ma­yor fa­ci­li­dad con mis re­sul­ta­dos que con re­cur­sos”, se­ña­la.

Un ban­qui­llo de ma­de­ra es el prin­ci­pal ele­men­to que acom­pa­ña­rá a En­ri­que Al­fa­ro du­ran­te los 90 días de cam­pa­ña elec­to­ral. El can­di­da­to lo lle­va a to­dos los mí­ti­nes; se sube al mue­ble y des­de ahí emi­te sus men­sa­jes a la ciu­da­da­nía que se en­cuen­tra a su al­re­de­dor. El ban­qui­to re­pre­sen­ta un men­sa­je: “No pue­des ofen­der a la gen­te gas­tan­do un di­ne­ro en co­sas ab­sur­das; el ban­qui­to no so­lo es un men­sa­je de aus­te­ri­dad, sino tam­bién de sen­si­bi­li­dad, creo, de lo que es­tá pa­san­do en el país y de que las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas no pue­den com­prar la dig­ni­dad de la gen­te con bi­lle­ta­zos”.

Al­fa­ro ase­gu­ra que se en­cuen­tra en su me­jor mo­men­to pro­fe­sio­nal, pues ha ad­qui­ri­do ma­yor ex­pe­rien­cia des­de que en 2012 par­ti­ci­pó co­mo can­di­da­to a go­ber­na­dor, tam­bién con los co­lo­res de Mo­vi­mien­to Ciudadano. Por ello afir­ma que es el mo­men­to ade­cua­do pa­ra “es­tar al fren­te de nues­tro es­ta­do”. Agre­ga que no tie­ne ob­se­sión por ser je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo, pe­ro es­tá con­ven­ci­do de que es el me­jor si­tio des­de don­de pue­de ser­vir a su es­ta­do y al país.

Ase­gu­ra que la de­ci­sión de bus­car la gu­ber­na­tu­ra no fue a par­tir de con­ten­der y ga­nar la elec­ción en la ca­pi­tal del es­ta­do. Afir­ma que la apro­ba­ción ob­te­ni­da en el ejer­ci­cio de ra­ti­fi­ca­ción de man­da­to, a fi­na­les de agos­to de 2017, fue un fac­tor pa­ra de­ci­dir ser can­di­da­to a la gu­ber­na­tu­ra de Ja­lis­co. 86 por cien­to de 76 mil per­so­nas ra­ti­fi­có al en­ton­ces pre­si­den­te mu­ni­ci­pal.

En­ri­que Al­fa­ro afir­ma que es­ta se­rá la úl­ti­ma oca­sión en la que bus­que con­ver­tir­se en je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo. “La vi­da te da nue­vas opor­tu­ni­da­des. Es­te mo­vi­mien­to, des­pués del pro­ce­so elec­to­ral de 2012, se for­ta­le­ció, en­ten­dió el men­sa­je que la gen­te nos ha­bía da­do en las ur­nas. No es sen­ci­llo; a lo me­jor des­pués de seis años se ve más fá­cil, pe­ro no fue na­da sen­ci­llo. En 11 se­ma­nas de tra­ba­jo, en una cam­pa­ña co­mo la de 2012, se lo­gró la con­fian­za de ca­si un mi­llón 200 mil ja­lis­cien­ses. Y esa con­fian­za creo que no se po­día sim­ple­men­te ol­vi­dar”, agre­ga el can­di­da­to.

Las mo­ti­va­cio­nes de En­ri­que Al­fa­ro se di­vi­den en dos: las po­lí­ti­cas y las per­so­na­les. Res­pec­to a la pri­me­ra, di­ce que no le gus­ta “que mi es­ta­do es­té go­ber­na­do por co­rrup­tos y men­ti­ro­sos. No me gus­ta que Ja­lis­co ten­ga que es­tar re­sig­na­do siem­pre a es­tar go­ber­na­do por los ma­los y los peo­res”. Res­pec­to a mo­ti­va­cio­nes per­so­na­les, agre­gó “que tie­nen que ver con ha­cer al­go tras­cen­den­te, ha­cer al­go de lo que me sien­to or­gu­llo­so”.

La cam­pa­ña de Mo­vi­mien­to Ciudadano pa­ra go­ber­na­dor, in­sis­te, se en­fo­ca en la re­fun­da­ción de Ja­lis­co. Por tan­to, es ne­ce­sa­rio “re­plan­tear el acuer­do so­cial que de­fi­ne el rum­bo de nues­tro es­ta­do. Esa es la re­fun­da­ción del es­ta­do: un gran acuer­do so­cial; no es el ac­to de un go­ber­nan­te, no es la de­ci­sión de un can­di­da­to. Tie­ne que ser el re­sul­ta­do de un ejer­ci­cio de diá­lo­go y de en­ten­di­mien­to que nos per­mi­ta en­ten­der que nues­tras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, que la vi­da pú­bli­ca en ge­ne­ral, es­tán echa­das a per­der. Y que a par­tir de esa ló­gi­ca, mien­tras no arre­gle­mos eso, lo de­más no tie­ne so­lu­ción”.

Otras de sus ra­zo­nes pa­ra com­pe­tir en es­ta elec­ción es la con­vic­ción de que en Ja­lis­co se pue­den ha­cer co­sas dis­tin­tas pa­ra que el es­ta­do in­cre­men­te su com­pe­ti­ti­vi­dad, sea más jus­to y se re­duz­ca la bre­cha en­tre “quie­nes tie­nen to­do y los que no tie­nen na­da”.

Al­fa­ro tam­bién quie­re re­cu­pe­rar los equi­li­brios en tér­mi­nos del desa­rro­llo del es­ta­do e im­pul­sar un sis­te­ma pa­ra cap­tar ma­yo­res in­ver­sio­nes fue­ra de la zo­na me­tro­po­li­ta­na, for­ta­le­cien­do el desa­rro­llo de ciu­da­des me­dia­nas de la en­ti­dad. Pa­ra el sec­tor em­pre­sa­rial y tu­rís­ti­co se en­fo­ca­rá en la cons­truc­ción de la se­gun­da pis­ta pa­ra el ae­ro­puer­to, es­to a pe­sar de ser una atri­bu­ción fe­de­ral.

Aún no se ter­mi­na de cons­truir la Lí­nea 3 y ya quie­re im­pul­sar la rea­li­za­ción de la Lí­nea 4 del tren eléc­tri­co ha­cia el sur de la ciu­dad pa­ra que ten­ga im­pac­to en los mu­ni­ci­pios de Tla­jo­mul­co y Tla­que­pa­que.

En ma­te­ria de se­gu­ri­dad, di­ce, se re­quie­re asu­mir que se han ago­ta­do al­gu­nas ru­tas de tra­ba­jo y que ya no dan más, por lo que es ne­ce­sa­rio re­plan­tear de fon­do có­mo en­fren­tar la in­se­gu­ri­dad más allá de la con­tra­ta­ción de más po­li­cías, de más ar­ma­men­to y de me­jo­res suel­dos a las cor­po­ra­cio­nes.

Y re­cuer­da que en va­rias oca­sio­nes lo han que­ri­do ma­tar. Una vez, en 2003, cuan­do ha­cía cam­pa­ña en Tla­jo­mul­co. Un hom­bre se acer­có a él, sa­có un ar­ma de fue­go y se la co­lo­có en el es­tó­ma­go; al fi­nal el hom­bre pa­re­cía más bien un per­tur­ba­do y lo­gró sa­lir ile­so del in­ci­den­te. En otra oca­sión, en La Bar­ca, Ja­lis­co, a las afue­ras de un ac­to le re­por­ta­ron que ha­bía ci­vi­les ar­ma­dos que ron­da­ban por el lu­gar.

No pue­des ofen­der a la gen­te gas­tan­do un di­ne­ro en co­sas ab­sur­das”

Di­ce ser “un tra­gón pro­fe­sio­nal” y que sus pla­ti­llos fa­vo­ri­tos son tor­ta aho­ga­da, po­zo­le y ta­cos de len­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.