Ga­la, mi her­ma­na, mi ami­ga, mi aman­te: Paul Éluard

Milenio Jalisco - - Cultura - Va­nes­sa Graell/Bar­ce­lo­na Re­dac­ción/Gua­da­la­ja­ra

La ca­sa Drouot subas­ta las car­tas de Paul a Ga­la por 300 mil eu­ros

Una jo­ven ru­sa es­pe­ra el tren en la es­ta­ción de Da­vos en el in­vierno de 1912, el mis­mo año en que Tho­mas Mann em­pe­zó a es­cri­bir La mon­ta­ña má­gi­ca. Co­mo en su no­ve­la, la jo­ven va a un sa­na­to­rio de los Al­pes pa­ra cu­rar su tu­bercu­losis. En su ma­le­ta lle­va a Tols­toi y Dos­toievs­ki. En la so­le­dad de ese ho­tel de lu­jo, co­no­ce a un fran­cés al­to y ru­bio que se pa­sa el día le­yen­do y es­cri­bien­do poe­mas. Él tie­ne 17 años y se lla­ma Paul, ella 18 y to­da su fa­mi­lia la lla­ma Ga­la (o Ga­lia o Ga­li­na, aun­que su nom­bre es Ele­na Dmi­triev­na Diá­ko­no­va). Du­ran­te un año fue­ron dos ado­les­cen­tes in­se­pa­ra­bles en ese sa­na­to­rio sui­zo y él le de­di­có sus pri­me­ros ver­sos. Ver­sos que des­pués se con­ver­ti­rían en apa­sio­na­das car­tas.

El pró­xi­mo 19 de ju­nio, la ca­sa Drouot de Pa­rís subas­ta las car­tas de Paul a Ga­la por un pre­cio de sa­li­da de 300 mil eu­ros. Se tra­ta de 266 mi­si­vas y postale­ses­cri­tas des­de 1924 has­ta 1948. Em­pie­zan en un año trá­gi­co pa­ra Paul: se ca­só con Ga­la en 1917 (con ape­nas 22 años ella cru­zó una Eu­ro­pa en gue­rra pa­ra re­unir­se con él) y ya ha­bían te­ni­do a su hi­ja Cé­ci­le, pe­ro des­de 1922 vi­vían en un ex­tra­ño mé­na­ge à trois con Max Ernst -uno de los me­jo­res ami­gos de Paul y aman­te de Ga­la- así que en 1924 Paul se mar­chó a dar la vuel­ta al mun­do pa­ra ol­vi­dar a Ga­la. No pudo.

La his­to­ria de amor en­tre Ga­la y Paul sue­le apa­re­cer co­mo no­ta a pie de pá­gi­na, pe­ro la es­cri­to­ra Mo­ni­ka Zgus­to­va la re­cu­pe­ra en La in­tru­sa. Re­tra­to ín­ti­mo de Ga­la Da­lí (Ga­la­xia Gu­ten­berg),un de­li­cio­so en­sa­yo no­ve­les­co que em­pie­za con el ca­pí­tu­lo de La mon­ta­ña má­gi­ca en el sa­na­to­rio de Da­vos. «Ga­la ha si­do víc­ti­ma de un ma­chis­mo que no pue­de so­por­tar su li­ber­tad. Siem­pre se la vis­to co­mo la ma­la de la pe­lí­cu­la, so­bre to­do en Es­pa­ña. En otros paí­ses su ima­gen es di­fe­ren­te, la de una mu­jer fuer­te», la­men­ta Zgus­to­va, que ha que­ri­do cen­trar­se en la Ga­la an­tes de Da­lí pa­ra cons­truir al per­so­na­je des­de sus orí­ge­nes, con to­das sus con­tra­dic­cio­nes. El 6 de ju­lio, el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te de Ca­ta­lu­ña tam­bién re­su­ci­ta­rá a Ga­la con la ex­po­si­ción Una ha­bi­ta­ción pro­pia en Pú­bol. ¿A qué se de­be ese boom so­bre Ga­la? «Ella era un enig­ma. Y si­gue exis­tien­do un desconocimiento ab­so­lu­to ha­cia su per­so­na», apun­ta Zgus­to­va, que en su li­bro re­ve­la mu­chos mis­te­rios so­bre Ga­la.

Vol­va­mos a 1924, cuan­do Paul des­apa­re­ce con un es­cue­to telegrama: «No pue­do más, me voy de via­je». Ha­cía me­ses que com­par­tía su pa­la­ce­te a las afue­ras de Pa­rís (y a Ga­la) con Max Ernst. «Hoy esa si­tua­ción se­ría un es­cán­da­lo. En los años 20, es­ta­ban más abier­tos que aho­ra. Paul vol­vió (de he­cho, Ga­la y Max fue­ron a bus­car­le a Sai­gón) y el trío se di­sol­vió.

Pe­ro el ma­tri­mo­nio no du­ra­ría mu­cho más. En 1927, el gru­po de su­rrea­lis­tas pa­só unas va­ca­cio­nes en la Cos­ta Bra­va. Ga­la te­nía 35 años y Da­lí só­lo 25. Me­ses des­pués, ella cam­bió el confort de su vi­lla pa­ri­si­na por una ba­rra­ca de pes­ca­do­res en Portlli­gat. Da­lí se­ría la pa­sión de su vi­da, el hom­bre que aca­ba­ría re­ga­lán­do­le un cas­ti­llo.

Paul vol­vió a ca­sar­se dos ve­ces más, pe­ro con­ti­nuó en­vián­do­le apa­sio­na­das car­tas: «Ga­la, mi her­ma­na, mi ami­ga, mi aman­te (...) Vuel­ve. Ven, só­lo te amo a ti, só­lo te de­seo a ti, só­lo te com­pren­do a ti». En el pa­pel hay una «sal­pi­ca­du­ra im­por­tan­te», ha­ce no­tar Drouot. ¿Una lá­gri­ma de Paul?

EL MUN­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.