La im­pa­ra­ble co­rrup­ción de las pa­la­bras

Milenio Jalisco - - Al Frente - RO­MÁN RE­VUEL­TAS RETES re­vuel­tas@mac.com

Las pa­la­bras tam­bién se co­rrom­pen. He­mos abu­sa­do de ellas con una im­pu­ni­dad ca­si ab­so­lu­ta. Las más tre­men­das, aque­llas que se re­fe­rían a su­ce­sos abo­mi­na­bles, se usan con to­tal des­cui­do y han de­ja­do así de ser tér­mi­nos que uno uti­li­za­ba re­ve­ren­cial­men­te pa­ra vol­ver­se aho­ra mo­ne­da co­rrien­te. La muer­te es al­go im­po­nen­te, siem­pre, pe­ro ma­tar no es ne­ce­sa­ria­men­te ase­si­nar. Tam­po­co to­da eje­cu­ción es una ma­sa­cre. En cuan­to al “ge­no­ci­dio”, con­sul­te­mos el dic­cio­na­rio: m. Ex­ter­mi­nio o eli­mi­na­ción sis­te­má­ti­ca de un gru­po hu­mano por mo­ti­vo de ra­za, et­nia, re­li­gión, po­lí­ti­ca o na­cio­na­li­dad.

Los deu­dos de los es­tu­dian­tes caí­dos en la pla­za de las Tres Cul­tu­ras so­bre­lle­va­ron en su mo­men­to el do­lor de una pér­di­da in­men­sa. No po­de­mos de­cir, sin em­bar­go, que el ré­gi­men de Gus­ta­vo Díaz Ordaz se ha­ya pro­pues­to em­pren­der el ex­ter­mi­nio sis­te­má­ti­co de alumnos uni­ver­si­ta­rios. No fue “ge­no­ci­dio”, pues, y sub­ra­yar es­ta di­fe­ren­cia no sig­ni­fi­ca des­co­no­cer el su­fri­mien­to de la gen­te ni ava­lar la bru­ta­li­dad del Es­ta­do me­xi­cano. Es, me­ra­men­te, lla­mar a las co­sas por su nom­bre.

La re­for­ma edu­ca­ti­va se im­ple­men­tó pa­ra me­jo­rar la en­se­ñan­za en Mé­xi­co, no pa­ra “re­pri­mir” a los maes­tros (di­go, ¿por qué que­rría el Go­bierno de En­ri­que Pe­ña arre­me­ter con­tra to­do un gre­mio?). A su vez, no hay que in­vo­car el sam­be­ni­to de la “re­pre­sion” en aque­llas oca­sio­nes, ca­da vez más ra­ras e in­fre­cuen­tes, en que las au­to­ri­da­des to­man la de­ci­sión de in­ter­ve­nir pa­ra con­tro­lar des­ór­de­nes pú­bli­cos. Los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios son los que ac­túan vio­len­ta y abu­si­va­men­te pa­ra aca­llar las vo­ces crí­ti­cas de los ciu­da­da­nos o pa­ra ame­dren­tar a los opo­si­to­res. ¿En qué mo­men­to ha si­len­cia­do la “ma­fia del po­der” a Obra­dor y cuán­do ha per­se­gui­do a los mi­li­tan­tes de Mo­re­na? ¿No ha ocu­rri­do, más bien, que el hom­bre lle­va años en­te­ros en cam­pa­ña, sol­tan­do lo que le da la ga­na en mi­les de spots ra­dio­fó­ni­cos, sin que un INE to­tal­men­te aco­bar­da­do le im­pon­ga san­ción al­gu­na? ¿De qué Es­ta­do “re­pre­sor” es­ta­ría­mos ha­blan­do en­ton­ces en Mé­xi­co?

El im­pe­rio de la pos­ver­dad ne­ce­si­ta­ba de un vo­ca­bu­la­rio dis­tor­sio­na­do. Ya lo tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.