¿De dón­de ven­drá el di­ne­ro? Sa­brá Dios

Milenio Jalisco - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

Oyen­do a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les pro­me­ter au­men­tos del gas­to gu­ber­na­men­tal en tan­tos ru­bros, se tie­ne de pron­to la im­pre­sión de que gi­ran con­tra una ca­ja hue­ca.

No en vano una pre­gun­ta so­co­rri­da de la no­che del úl­ti­mo de­ba­te fue “¿De dón­de van a sa­car el di­ne­ro?”. Sa­brá Dios. Los can­di­da­tos no ha­blan de im­pues­tos, sal­vo pa­ra de­cir que no ha­brá, ni de am­pliar la deu­da pú­bli­ca, que es pa­la­bra prohi­bi­da. Pe­ro tam­po­co ha­blan de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la úni­ca fuente sa­na de me­jo­ría de to­do, in­clu­yen­do el gas­to gu­ber­na­men­tal.

Las res­tric­cio­nes de las fi­nan­zas pú­bli­cas me­xi­ca­nas son enor­mes y tien­den a em­peo­rar. El pe­so es dé­bil, la deu­da cre­ce con sus caí­das, la in­fla­ción ace­cha, el ba­jo cre­ci­mien­to per­sis­te. Pue­de an­ti­ci­par­se en el ho­ri­zon­te cual­quier co­sa, me­nos un go­bierno fe­de­ral con di­ne­ro pa­ra gas­tar más.

Si el go­bierno no re­cau­da más im­pues­tos, o si no au­men­ta su deu­da, o si la eco­no­mía no cre­ce, es im­po­si­ble ima­gi­nar un go­bierno que gas­te más.

La idea de co­brar más im­pues­tos es in­to­le­ra­ble pa­ra una so­cie­dad co­mo la me­xi­ca­na, que ha vis­to a sus go­ber­nan­tes dis­pen­diar y co­rrom­per­se con el di­ne­ro pú­bli­co co­mo nun­ca.

La idea de cre­cer la deu­da tie­ne cos­tos in­me­dia­tos en los mer­ca­dos y re­cuer­da épo­cas de pos­tra­ción eco­nó­mi­ca por las que na­die en su sano jui­cio quie­re vol­ver a pa­sar.

La úni­ca fuente sa­na de más gas­to pú­bli­co es un ma­yor cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. Pe­ro los can­di­da­tos no ha­blan gran co­sa de cre­ci­mien­to.

La re­fle­xión so­bre có­mo crear ri­que­za no es una es­pe­cia­li­dad me­xi­ca­na. Lo nues­tro es có­mo com­ba­tir la po­bre­za a tra­vés del gas­to pú­bli­co y los pro­gra­mas gu­ber­na­men­ta­les.

Tam­bién es muy me­xi­ca­na la pro­me­sa de crear em­pleo sin ha­blar de crear em­plea­do­res.

Yo creo que en el fon­do de esas dos in­cli­na­cio­nes hay una que­re­lla vie­ja con la in­ver­sión pri­va­da y con la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, que si­guen sien­do vis­tas con re­ce­lo si no con hos­ti­li­dad.

El he­cho es que la ten­den­cia a ha­blar po­co o na­da de in­ver­sión, in­ver­sio­nis­tas y cre­ci­mien­to ha si­do per­sis­ten­te en las cam­pa­ñas, jun­to con el ar­gu­men­to im­plí­ci­to de que quien es el ac­tor cen­tral de la eco­no­mía, en par­ti­cu­lar pa­ra com­ba­tir la po­bre­za, es el go­bierno.

Es una vie­ja equi­vo­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.