Más allá de las elec­cio­nes

In­sis­to: la vi­da es una bi­ci­cle­ta. Si de­jas de pe­da­lear, te caes. Flo­res­tán

Milenio Jalisco - - Al Frente - JOA­QUÍN LÓ­PEZ-DÓRIGA lo­pez­do­ri­ga@mi­le­nio.com Twit­ter: @lo­pez­do­ri­ga o Web: lo­pez­do­ri­ga.com

El país ha si­do to­ma­do por el pro­ce­so elec­to­ral, sua­ve, len­ta, inexo­ra­ble­men­te, des­de el pa­sa­do 8 de sep­tiem­bre has­ta lle­gar al ac­tual mo­men­to de cris­pa­ción y po­la­ri­za­ción que vi­vi­mos hoy a 16 días de las ma­yo­res elec­cio­nes que se han vi­vi­do en Mé­xi­co.

Pe­ro eso no quie­re de­cir que el mun­do se ha­ya de­te­ni­do, si­gue gi­ran­do en su pro­pio eje, aun­que aquí lo ha­ya­mos ig­no­ra­do.

Si ha­ce­mos un re­cuen­to de lo que no he­mos re­gis­tra­do, de­bo apun­tar en pri­me­rí­si­mo lu­gar el desas­tre de la Cum­bre del G7, don­de Do­nald Trump rom­pió con los otros seis, co­mo ha­bía si­do dis­rup­ti­vo en el G20, la OTAN y con el acuer­do cli­má­ti­co de París. En Mon­treal, cho­có con el pre­mier Jus­tin Tru­deau, al que ame­na­zó con una gue­rra co­mer­cial y lo des­ca­li­fi­có en lo per­so­nal mien­tras vo­la­ba a Singapur a abra­zar­se con el dic­ta­dor nor­co­reano Kim, mien­tras que An­ge­la Mer­kel se agru­pa­ba con los eu­ro­peos pa­ra con­tra­ata­car a Trump y for­jar un fren­te uni­do.

Es­te ca­pí­tu­lo vino a con­fir­mar que es­ta­mos en el ini­cio de la gue­rra mun­dial co­mer­cial, cuan­do es­tá en me­dio gran par­te del des­tino na­cio­nal con el apla­za­mien­to, y más que po­si­ble fi­nal del TLC, co­mo ha re­for­za­do tras su vio­len­to des­en­cuen­tro con Tru­deau, el otro so­cio.

He­mos ig­no­ra­do, tam­bién, la san­grien­ta re­pre­sión en Ni­ca­ra­gua por las am­bi­cio­nes Da­niel Or­te­ga que ha sa­ca­do a cien­tos de mi­les a pro­tes­tar a las ca­lles y han si­do re­pri­mi­dos con un sal­do que va en más de 130 muer­tos.

Tam­bién he­mos de­ja­do de la­do la cri­sis to­tal de Venezuela, la es­pa­ño­la con un pre­si­den­te de go­bierno que por pri­me­ra vez en su de­mo­cra­cia no sur­ge de unas elec­cio­nes, la ins­ta­la­ción del po­pu­lis­mo en Ita­lia y una se­rie de gra­ves acon­te­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les que des­de hoy pa­sa­rán del ac­tual se­gun­do plano a un le­jano ter­ce­ro, mien­tras ce­le­bra­mos el Mun­dial de fut­bol des­de hoy, lo que no quie­re de­cir que to­do eso no es­té ocu­rrien­do.

Por ejem­plo, el dó­lar a 21 pe­sos.

RE­TA­LES

1. GRI­TOS. La pri­me­ra ver­sión de­cía que ayer en el ae­ro­puer­to de Mé­ri­da, en el mo­men­to de abor­dar el vue­lo 2527 de In­ter­jet de las 11:05 con des­tino a Ciu­dad de Mé­xi­co, quien fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Jo­sé Ra­món Ló­pez Beltrán, ha­bía gri­ta­do cer­do a Ri­car­do Ana­ya, quien me di­jo en Ra­dio Fór­mu­la que no po­día con­fir­mar­lo, pues no lo co­no­ce;

2. FAL­SO. De in­me­dia­to me lla­mó la pre­si­den­ta de Mo­re­na, Yeidc­kol Po­levnsky pa­ra des­men­tir la ver­sión. Me di­jo que ella ve­nía con Jo­sé Ra­món y que nun­ca le gri­tó a na­die. Pe­ro en­tró Fer­nan­do Do­val, vo­ce­ro de Ana­ya, que lo acom­pa­ña­ba y afir­mó que sí le ha­bía gri­ta­do; y

3. ME­XI­CO 2026. La no­ti­cia es que Mé­xi­co fue ele­gi­do, con Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra ser se­de del Mun­dial de Fut­bol 2026, con­vir­tien­do al país en el pri­me­ro con tres se­des y al le­gen­da­rio Es­ta­dio Az­te­ca úni­co del mun­do con tres inau­gu­ra­cio­nes de esa jus­ta. Y es una no­ti­cia de esas que dan ale­gría por mu­chas co­sas, pe­ro, en lo per­so­nal, por­que era el sue­ño de Emilio Az­cá­rra­ga Jean y sé lo que lu­chó, ba­ta­lló y ope­ró pa­ra traér­se­lo a Mé­xi­co. Fe­li­ci­da­des. M Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.