La mo­ta en la lu­pa: un desas­tre re­pre­si­vo

Milenio Jalisco - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hector.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

Creo que na­die ha he­cho un es­fuer­zo aca­dé­mi­co más ri­gu­ro­so, y a con­tra­co­rrien­te, so­bre la reali­dad sa­ni­ta­ria, cri­mi­nal y pe­nal de la prohi­bi­ción de la ma­ri­gua­na que Ca­ta­li­na Pé­rez Co­rrea.

En un es­tu­dio de 2014 (http://bit. ly/1kNIDRJ) reunió da­tos im­pre­sio­nan­tes que he ci­ta­do va­rias ve­ces en es­ta co­lum­na (3 de no­viem­bre de 2015, ju­lio de 2015, 10 de ju­lio y 5 de no­viem­bre de 2018), so­bre mi­les de per­so­nas en­car­ce­la­das co­mo de­lin­cuen­tes me­no­res por el de­li­to me­nor de por­tar ma­ri­gua­na.

Pé­rez Co­rrea es­tá ha­cien­do cir­cu­lar ba­jo los aus­pi­cios del CIDE, en coau­to­ría con An­drés Ruiz, su in­for­me más re­cien­te en la ma­te­ria: “Ma­ri­gua­na en Mé­xi­co: el pe­so de la prohi­bi­ción”.

Creo que no hay un do­cu­men­to más opor­tuno. El es­tu­dio es am­plio, de­ta­lla­do y pre­ci­so en una ma­te­ria esen­cial­men­te opa­ca, pues lo pri­me­ro que im­pi­de la prohi­bi­ción es te­ner un re­tra­to cla­ro del pro­ble­ma.

Es par­ti­cu­lar­men­te se­rio en los efec­tos pu­ni­ti­vos de la prohi­bi­ción so­bre de­lin­cuen­tes me­no­res. Creo que su con­clu­sión no tie­ne des­per­di­cio. Di­ce así:

Mé­xi­co tie­ne una po­lí­ti­ca de dro­gas ba­sa­da en la re­pre­sión pa­ra pro­te­ger la sa­lud pú­bli­ca. Es­ta po­lí­ti­ca se cen­tra en po­bla­cio­nes es­pe­cí­fi­cas: jó­ve­nes (que son los con­su­mi­do­res o pe­que­ños ven­de­do­res y que pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te de con­tex­tos mar­gi­na­dos) y cam­pe­si­nos (quie­nes siem­bran y co­se­chan can­na­bis y ama­po­la).

En nom­bre de la sa­lud, el Es­ta­do me­xi­cano de­tie­ne, pro­ce­sa y en­car­ce­la a mi­les de per­so­nas anual­men­te; se des­tru­yen plan­tíos en co­mu­ni­da­des que vi­ven en po­bre­za; se con­ta­mi­nan ríos y lagos y se des­plie­ga al Ejér­ci­to (vio­len­tan­do abier­ta­men­te nues­tro mar­co cons­ti­tu­cio­nal). Di­ver­sos­paí­se­sen­la­re­gión­ye­no­tras­par­tes del mun­do han tran­si­ta­do a po­lí­ti­cas de dro­gas más pro­por­cio­na­les, in­clu­yen­tes y ba­sa­das en evi­den­cia. Han co­men­za­doaha­ce­res­to­mo­di­fi­can­do el ré­gi­men re­gu­la­to­rio de la can­na­bis. Es­tos cam­bios –en es­pe­cial al nor­te de la fron­te­ra–, han te­ni­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en esos paí­ses, pe­ro tam­bién han acen­tua­do los efec­tos negativos de la po­lí­ti­ca prohi­bi­cio­nis­ta en Mé­xi­co. Fren­te a ellos, se vuel­ve aún más ne­ce­sa­rio for­mu­lar una po­lí­ti­ca de dro­gas me­nos re­pre­si­va y me­nos vio­len­ta; más cen­tra­da en las per­so­nas y más efec­ti­va en pro­te­ger la sa­lud.

La prohi­bi­ción im­pi­de te­ner un re­tra­to cla­ro del pro­ble­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.