Ju­lio Ga­lán: el adic­to a sen­tir

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com

¿Te­ner sen­ti­mien­tos nos en­se­ña a sen­tir? ¿Se pue­de sen­tir de una for­ma “co­rrec­ta”? Có­mo con­tro­lar el ha­cer y el sen­tir, el do­lor y la ira, la so­le­dad y la adic­ción de sen­tir. La pin­tu­ra de Ju­lio Ga­lán es la lu­cha en­tre el mé­to­do y el des­bor­da­mien­to, su ta­len­to ob­se­sio­na­do con el de­ta­lle, con el cui­da­do fí­si­co y ama­to­rio de la pin­ce­la­da, es­tá per­se­gui­do por sus emo­cio­nes, pro­lon­ga la es­tan­cia en sus obras, en la cons­truc­ción de esa ima­gen, las car­ga de ele­men­tos, crea una abi­ga­rra­da na­rra­ción, en­tre­te­nien­do la ur­gen­cia pa­ra­noi­ca de plas­mar las es­ce­nas que lo aco­rra­lan, que lo ame­na­zan con des­apa­re­cer. Los se­cre­tos si­guen es­con­di­dos, en la ex­po­si­ción Ju­lio Ga­lán, 10 años, en el Cen­tro de las Ar­tes de Mon­te­rrey, ha­bi­ta el Ju­lio más ín­ti­mo y emo­cio­nal.

La obra es el ar­tis­ta, es su cuer­po, su vi­da, con­tie­ne al ser que la creó, el pu­dor es un obs­tácu­lo pa­ra de­cir, ma­ni­fes­tar­se y con­ver­tir­se en la obra. La ex­po­si­ción es una in­mer­sión en el au­to­rre­tra­to y en la con­duc­ta sim­bó­li­ca, en la crea­ción del ar­que­ti­po pic­tó­ri­co que en­car­na la psi­que del ar­tis­ta, y que la ma­ni­fies­ta en un có­di­go per­so­nal in­des­ci­fra­ble. La mul­ti­pli­ci­dad de la psi­que trans­fi­gu­ra­da, mal­tra­ta­da, ex­pues­ta pa­ra ser vis­ta siem­pre, co­mo un ojo sin pár­pa­do, en la vi­gi­lia eter­na. ¿Qué con­tem­pla­mos en la obra de Ju­lio? Lo que nos due­le, lo que no de­ci­mos y que no que­re­mos ol­vi­dar, pin­tar el ri­tual del sa­cri­fi­cio, el ar­tis­ta que se ofre­ce al al­tar de nues­tra ca­tar­sis.

En el au­to­rre­tra­to ti­tu­la­do Ma­ra, el pin­tor se pin­ta co­mo un ra­mo de flo­res, un va­ni­tas ins­pi­ra­do en las obras de Jan Brueg­hel del si­glo XVII, de­nun­cia que el ar­tis­ta ex­pe­ri­men­ta­ba con su muerte mien­tras lo pin­ta­ba, su cuer­po flo­ral y su vi­da se di­suel­ven. Nar­ci­sis­ta, frá­gil, efí­me­ro, la po­si­bi­li­dad de per­ma­ne­cer se es­ca­pa, los pé­ta­los caen, su cuer­po se rom­pe, se cas­tra, las es­ce­nas se con­fun­den y el sen­ti­mien­to per­ma­ne­ce, el fras­co de mor­fi­na ce­rra­do: ol­vi­dar es de­jar de sen­tir, vi­vir y mo­rir sin anes­te­sia; la bo­la de cris­tal, su si­len­cio es la in­cer­ti­dum­bre del des­tino. Ju­lio ro­dea el va­ni­tas con sím­bo­los, jue­gos, es­ce­nas fu­ga­ces, des­di­bu­ja­das, ma­los re­cuer­dos, es él en­car­ce­la­do por sus ob­se­sio­nes. Des­de el in­som­nio pin­ta cis­nes, pe­rros, osos, in­fier­nos que in­va­den al sue­ño, que es­pan­tan el des­can­so. La des­crip­ción que ha­ce de sí mis­mo nos ori­lla a apren­der su lec­ción, a lle­var nues­tras ex­pe­rien­cias al lí­mi­te pa­ra al­ma­ce­nar me­mo­rias, pa­ra te­ner qué de­cir, pa­ra ase­gu­rar­nos de que es­ta­mos vi­vos; los minutos, sue­ños, ob­je­tos, son la or­gía de la vi­da. El for­ma­to es una co­lec­ción de pe­ni­ten­cias, rom­pe el lien­zo, lo pe­ne­tra con lis­to­nes, le ad­hie­re te­las raí­das, ma­ri­po­sas, go­tas de cris­tal que caen en lá­gri­mas y se­men, por­que aquí hay llan­to y go­zo, por­que si al­go ori­lló a Ju­lio a pin­tar fue el pe­li­gro de ex­po­ner­se, vi­vir­se, ser un agent pro­vo­ca­teur, que su pin­tu­ra lo uti­li­za­ra y go­zar con ella, co­mo una víc­ti­ma ex­ta­sia­da por los azo­tes. El co­lla­ge es un pre­tex­to es­té­ti­co que pro­lon­ga la na­tu­ra­le­za tes­ti­mo­nial de su pin­tu­ra, pin­ta a la vi­da que se sa­le de con­trol y en­cuen­tra re­fu­gio en el lien­zo, su fe­ti­chis­mo le exi­ge ha­bi­tar­la con ob­je­tos. Ex­hi­bi­cio­nis­ta y mis­te­rio­so, in­ven­ta sím­bo­los y dis­fra­ces pa­ra ocul­tar sus se­cre­tos, en un alar­de de me­nos­pre­cio pa­ra quien mi­ra la obra, im­po­ne la su­pe­rio­ri­dad del crea­dor sin per­mi­tir­nos co­no­cer el de­to­nan­te, por­que tal vez no lo hay. Ju­lio co­mo un ni­ño ma­lo, jue­ga so­li­ta­rio, di­ce men­ti­ras pa­ra que lo cas­ti­gue­mos, di­ce que su­fre pa­ra que lo con­so­le­mos, y pin­ta pa­ra que lo ame­mos.

L

JU­LIO GA­LÁN

Ma­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.