De nue­vo Fe­rran­te

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - SAN­TIA­GO GAM­BOA Fa­ce­book: San­tia­go Gam­boa-círcu­lo de lec­to­res

Tras ha­ber li­te­ral­men­te de­vo­ra­do el cuar­te­to no­ve­les­co Dos ami­gas, de la ita­lia­na Ele­na Fe­rran­te, me es di­fí­cil se­pa­rar­me de esas pá­gi­nas. Ya men­cio­né en días pa­sa­dos que el meo­llo del asun­to es la amis­tad en­tre Ra­fae­la y Ele­na, dos ni­ñas de cla­se muy ba­ja, na­ci­das en un ba­rrio pe­ri­fé­ri­co de Ná­po­les, y de có­mo a lo lar­go de sus vi­das en­ma­ra­ña­das, de sus se­pa­ra­cio­nes y enojos, tra­ge­dias y mal­da­des, se na­rra la his­to­ria de un ba­rrio y sus ha­bi­tan­tes, cu­yas vi­das se van desa­rro­llan­do en pa­ra­le­lo a lo lar­go de los cua­tro li­bros, en una cronología que va más o me­nos des­de 1952 has­ta nues­tros días y que tie­ne co­mo pri­mer gran pai­sa­je de fon­do la ciu­dad de Ná­po­les, que por mo­men­tos se vuel­ve pro­ta­go­nis­ta, pe­ro tam­bién Ita­lia, la Ita­lia de los se­sen­ta, se­ten­ta y ochen­ta, so­bre to­do su vi­da po­lí­ti­ca e intelectual, sus gran­des pro­ble­mas co­mo la co­rrup­ción y la ma­fia, su com­ple­ji­dad cul­tu­ral y dia­lec­tal, el cho­que en­tre la tra­di­ción y la rup­tu­ra, en­tre el mun­do obre­ro y po­bre y apa­ren­te­men­te sin es­pe­ran­zas, y el intelectual de la cla­se me­dia y pu­dien­te.

Más que en nin­gu­na otra de su gé­ne­ro, en es­ta lar­ga his­to­ria el lec­tor es cons­cien­te de que el prin­ci­pal te­ma de la novela, de cual­quie­ra, es el pa­so del tiem­po. El tiem­po que mol­dea a los per­so­na­jes y a las so­cie­da­des, que trans­for­ma en hé­roes o en vi­lla­nos a jó­ve­nes so­ña­do­res, que des­tru­ye las es­ta­tuas de granito y las con­vier­te en se­res frá­gi­les, de car­ne y hue­so. La novela que to­do lo po­ne en du­da y lo ex­pli­ca, y que ino­cu­la en el lec­tor la me­mo­ria vi­va de to­do lo que na­rra, por­que es­te es uno de esos li­bros que se in­cor­po­ra a nues­tra bio­gra­fía, no so­lo a nues­tra bi­blio­te­ca. Y al ser un pro­yec­to tan am­bi­cio­so y com­ple­jo, esas vi­das no so­lo acon­te­cen an­te nues­tros ojos sino que re­gre­san a tra­vés de otros per­so­na­jes, se ba­ñan dos y tres ve­ces en el mis­mo río por­que la me­mo­ria de ca­da uno es di­ver­sa, con­tra­dic­to­ria, ¿qué fue lo que pa­só real­men­te esa tar­de?, ¿quién en­vió ese mis­te­rio­so ca­mión? La novela que in­ven­ta y desa­rro­lla un mun­do. Por su­pues­to que Ná­po­les ya ha­bía si­do es­cri­ta, por ejem­plo por Erri de Lu­ca, pe­ro creo que en es­te cuar­te­to la ciu­dad vuel­ve a na­cer de un mo­do de­fi­ni­ti­vo.

Al pen­sar en Dos ami­gas, me vie­nen a la men­te otros pro­yec­tos li­te­ra­rios am­bi­cio­sos, co­mo Los Bud­den­brook, de Tho­mas Mann, en don­de a tra­vés de ca­si mil pá­gi­nas ve­mos las vi­ci­si­tu­des, al­tos y ba­jos de una fa­mi­lia. O ese otro cuar­te­to, El cuar­te­to de Ale­jan­dría, don­de una ex­ten­sa ga­le­ría de per­so­na­jes nos cuen­ta sus ava­ta­res en la ciu­dad egip­cia a tra­vés del gran te­ma de la pro­pia crea­ción ar­tís­ti­ca, pe­ro tam­bién del amor y la so­le­dad, el pla­cer y la in­fi­de­li­dad, el do­lor y el arte. Li­bros cu­yo pro­pó­si­to se acer­ca a eso que en los años se­sen­ta se de­no­mi­nó la “novela to­tal”, la que tie­ne la pre­ten­sión de su­plan­tar al mun­do, un uni­ver­so de pa­la­bras que, en el ca­so de la Fe­rran­te, si­gue lla­man­do al lec­tor tiem­po des­pués con una mis­te­rio­sa y se­duc­to­ra voz.

L

ES­PE­CIAL

Ca­lle de Ná­po­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.