Trans­pa­ren­cia an­te to­do

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS -

El bai­la­rín y co­reó­gra­fo Die­go Váz­quez ha crea­do el pro­gra­ma Más cer­ca en co­la­bo­ra­ción con La Le­get, agru­pa­ción fun­da­da y di­ri­gi­da por él, y la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za. El pro­gra­ma con­tem­pla la re­po­si­ción de al­gu­nas obras, así co­mo el es­treno de Qui­zá es­ta vez... a car­go de la pri­me­ra bai­la­ri­na Ma­yu­ko Nihei.

A tra­vés de on­ce años de trabajo crea­ti­vo, Die­go Váz­quez plas­ma no so­lo una pul­cri­tud téc­ni­ca y una sen­ti­da in­ves­ti­ga­ción del es­pa­cio y el mo­vi­mien­to pa­ra cons­truir el estilo be­llo y atlé­ti­co que ca­rac­te­ri­za sus co­reo­gra­fías; tam­bién se ha ocu­pa­do de te­mas pro­fun­da­men­te hu­ma­nos e his­tó­ri­ca­men­te vi­gen­tes: la iden­ti­dad, los afec­tos y el per­dón, as­pec­tos que han si­do ob­je­to de es­tu­dio y re­fle­xión en múl­ti­ples ra­mas del arte y el pen­sa­mien­to y que, a de­cir del co­reó­gra­fo, po­drían en­con­trar­se más cer­ca de lo que po­de­mos ima­gi­nar. Por ello es que Die­go Váz­quez pro­po­ne una se­rie de te­mas cu­ya re­fle­xión po­de­mos abor­dar a tra­vés del len­gua­je que en­ta­bla la dan­za.

Los tra­ba­jos del co­reó­gra­fo su­po­nen una res­pues­ta a la emer­gen­te ne­ce­si­dad de re­pen­sar la dan­za con­tem­po­rá­nea y re­pre­sen­tan una vía exi­to­sa pa­ra vin­cu­lar­la con la exi­gen­cia téc­ni­ca del estilo clá­si­co. En las pie­zas de Die­go Váz­quez, el es­pec­ta­dor se en­cuen­tra y re­fle­ja con di­ver­sas in­quie­tu­des uni­ver­sa­les, emo­ti­vas y fi­lo­só­fi­cas, re­pre­sen­ta­das en un dis­cur­so cla­ro y muy be­llo, y nos ob­se­quian un ca­mino gra­to pa­ra tran­si­tar por emo­cio­nes y pen­sa­mien­tos que no siem­pre re­sul­tan sen­ci­llos, pe­ro que ali­ge­ran su den­si­dad al re­ves­tir­se del go­ce de los cuer­pos y tra­zos pen­sa­dos por el crea­dor, y ge­ne­ral­men­te muy bien eje­cu­ta­dos por los in­tér­pre­tes.

He te­ni­do la for­tu­na de ver tra­ba­jar a Váz­quez y res­ca­to, co­mo úl­ti­mo ele­men­to de es­te en­sa­yo so­bre su obra, la preo­cu­pa­ción por una di­rec­ción es­cé­ni­ca de la que po­cos co­reó­gra­fos se ocu­pan. Ge­ne­ral­men­te, los crea­do­res en­fo­can su di­rec­ción en la co­rrec­ción de los tra­zos o en la pre­ci­sión del mo­vi­mien­to pe­ro po­cas ve­ces atien­den la ne­ce­si­dad de los eje­cu­tan­tes de en­ten­der lo que sub­ya­ce en la obra: la his­to­ria, el dis­cur­so. Con Váz­quez es evi­den­te la cla­ri­dad con la que los eje­cu­tan­tes in­ter­pre­tan las pie­zas, pues de­trás hay un trabajo de di­rec­ción in­te­gral.

Qui­zá en eso ra­di­ca el éxi­to que tie­ne el co­reó­gra­fo al abor­dar te­mas pro­fun­dos pe­ro que no se dis­tan­cian del pú­bli­co: no son dis­cur­sos críp­ti­cos sino trans­pa­ren­tes.

Las obras que su­man el pro­gra­ma del pró­xi­mo 16 de agos­to en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes son la re­po­si­ción de Clean Sla­te, Pen­dien­te, en co­la­bo­ra­ción con la bai­la­ri­na cu­ra­za­le­ña Fai­zah Groo­tens, cu­yo trabajo tan­to téc­ni­co co­mo in­ter­pre­ta­ti­vo va­le la pe­na ad­mi­rar, y fi­nal­men­te Ima­ge.jpg con la crea­ción so­no­ra ori­gi­nal de Ro­ge­lio So­sa.

El de Die­go Váz­quez es un trabajo digno de ver­se por el go­ce es­té­ti­co que su­po­ne, y por la ru­ta que tra­za pa­ra crear con ideas só­li­das y cla­ras. “Qui­zá es­ta vez mi es­pe­ran­za me sos­ten­drá”.

L

ES­PE­CIAL

Ma­yu­ko Nihei eje­cu­tan­do Qui­zá es­ta vez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.