Adiós, Voltaire

Milenio - Laberinto - - VARIA - DAVID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com

Siem­pre me ha pa­re­ci­do un ac­to de co­bar­día intelectual col­gar en la fa­cha­da de la ca­sa un le­tre­ro que di­ga: “Es­te ho­gar es ca­tó­li­co. No acep­ta­mos pro­pa­gan­da pro­tes­tan­te ni de otras sec­tas”. Pe­ro mal que bien, hay mu­chí­si­ma gen­te que vi­ve con un le­tre­ro pa­re­ci­do en la con­cien­cia. “Soy un ani­mal, no acep­to pro­pa­gan­da cul­tu­ral o hu­ma­nis­ta” o “En es­te ho­gar se ven te­le­no­ve­las, no acep­ta­mos clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra” o, da­do que los lu­ga­res de reunión es­tán siem­pre con­fa­bu­la­dos con­tra la con­ver­sa­ción, po­drían col­gar un tal le­tre­ro: “En es­te bar se ve fut­bol y se es­cu­cha mú­si­ca a al­to vo­lu­men, no pro­mo­ve­mos dis­cu­sio­nes so­bre arte o his­to­ria”. Y es que ca­da vez con más des­par­pa­jo la gen­te de­fien­de su de­re­cho a la in­cul­tu­ra.

Geor­ge Stei­ner se la­men­ta en una entrevista de que la gen­te ya no en­tien­da las re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les. Lo ha­ce lue­go de leer un pa­sa­je de He­ming­way en el que se men­cio­na el mo­nas­te­rio de Ron­ces­va­lles. La so­la men­ción de Ron­ces­va­lles, di­ce Stei­ner, ten­dría que su­ge­rir­nos que se da­rá una trai­ción en­tre los per­so­na­jes. Co­men­ta que eso ya ca­si na­die lo en­tien­de; ni si­quie­ra sus es­tu­dian­tes de Ox­ford o de Cam­brid­ge o de Har­vard o de Gi­ne­bra. Y re­ma­ta con la pre­dic­ción de que un día ha­rán fal­ta no­tas al pie pa­ra ex­pli­car qué es El­si­nor o La Man­cha.

Pe­ro aun­que mi re­li­gión son los li­bros y la asu­mo con la dis­ci­pli­na de un tes­ti­go de Jeho­vá y to­co puer­tas y es­cri­bo ar­tícu­los y ha­go pro­pa­gan­da en su fa­vor, a ve­ces pierdo la fe. Leo, por ejem­plo, en una dis­cu­sión ar­ma­da por El País so­bre Don Qui­jo­te, una gran can­ti­dad de co­men­ta­rios pa­ra desechar la obra de Cer­van­tes co­mo al­go anacró­ni­co, inú­til y abu­rri­do. En­tre ellos, un pel­ma­zo me­mo­ra­ble­men­te es­cri­bió: ¿quién di­ce que pa­ra ser cul­to hay que leer?

Y en par­te tie­ne ra­zón. Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas es­cri­bí un artículo en el que co­men­ta­ba que to­do en­ca­ja aho­ra ba­jo el con­cep­to de “cul­tu­ra”. Se­gu­ra­men­te en un exa­men de esa cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea, el ti­po me apa­bu­lla­ría, pues sin du­da co­no­ce más nom­bres de fut­bo­lis­tas que yo de es­cri­to­res; de can­tan­tes que yo de com­po­si­to­res; de ac­tri­ces de Holly­wood que yo de dra­ma­tur­gos. ¿Y quién di­ce que un bit de in­for­ma­ción es me­jor que otro? ¿O que sa­ber­se la úl­ti­ma can­ción de mo­da es in­fe­rior a sa­ber­se un poe­ma de Vi­llau­rru­tia? A ese hom­bre no ha­bría mo­do de ex­pli­cár­se­lo. Pa­ra eso tie­ne en la ca­be­za su le­tre­ro: “Es­te es un ce­re­bro ob­tu­so. No acep­to pro­pa­gan­da que me ilu­mi­ne”. Po­dría cru­zar­me de bra­zos y de­cir “allá él”.

Pe­ro si acep­té los li­bros co­mo una re­li­gión, no fue por te­ner un es­pí­ri­tu evan­ge­li­za­dor. Es por­que en los li­bros, en la edu­ca­ción, en las hu­ma­ni­da­des, veo la so­lu­ción a me­diano pla­zo de bue­na par­te de los pro­ble­mas que qui­sié­ra­mos re­sol­ver en el cor­to pla­zo.

Sin em­bar­go, po­co a po­co, mien­tras ve­mos la te­le, mien­tras pen­sa­mos que la fi­lo­so­fía es una pér­di­da de tiem­po, mien­tras su­po­ne­mos que al­go im­por­tan­te ocu­rre en Río de Ja­nei­ro, mien­tras le ce­rra­mos la puer­ta a don Qui­jo­te, nos va­mos aco­mo­dan­do en un mun­do con me­nos li­ber­ta­des; y cuan­do des­per­te­mos re­sul­ta­rá que Trump es­tá ahí, Kaczyns­ki es­tá ahí, Er­do­gan es­tá ahí, Pe­ña Nie­to es­tá ahí, Maho­ma es­tá ahí, Or­bán es­tá ahí, el pa­pa es­tá ahí, Ma­du­ro es­tá ahí, Dios es­tá ahí, y mu­chos otros que no acep­tan pro­pa­gan­da aje­na es­tán ahí.

¿Y Voltaire? No. Cuan­do des­per­te­mos, ya Voltaire se ha­brá mar­cha­do.

L

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.