¡Vi­va Fou­rier!

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AR­MAN­DO GON­ZÁ­LEZ TO­RRES @So­bre­per­do­nar

Eran años re­vo­lu­cio­na­rios y hor­mo­na­les. Des­pués de leer unas cuan­tas pá­gi­nas, en co­pias cha­ma­go­sas, de sus es­cri­tos so­bre un nue­vo mun­do amo­ro­so los miem­bros del círcu­lo de es­tu­dios pre­pa­ra­to­riano de­ci­di­mos for­mar una cé­lu­la fou­rie­ris­ta que pug­na­ra por el so­cia­lis­mo li­ber­ta­rio y pa­tro­ci­na­ra una co­mu­na se­xual. So­lo nos res­ta­ban dos co­sas: con­ven­cer a al­gu­nas mu­cha­chas de for­mar par­te de la co­mu­na y co­men­zar a leer en se­rio a nues­tro re­pen­tino pro­fe­ta: Char­les Fou­rier. Del elen­co de lo­cos glo­rio­sos (Hen­ri de Saint-Si­mon o Ro­bert Owen, por ejem­plo) que du­ran­te el si­glo XIX bus­ca­ban con­ver­tir los al­bo­res des­pia­da­dos de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial en un por­ve­nir ven­tu­ro­so, Fou­rier (1772-1837) es quien más ha re­sis­ti­do el pa­so del tiem­po. Úni­co hi­jo va­rón de un co­mer­cian­te, que mue­re cuan­do el ni­ño tie­ne 9 años y lo de­ja en el gi­ne­ceo que for­man su ma­dre y cua­tro her­ma­nas ma­yo­res, Fou­rier se ve obli­ga­do a tra­ba­jar to­da su vi­da co­mo mo­des­to de­pen­dien­te y, en sus ra­tos li­bres, desa­rro­lla su de­li­ran­te sis­te­ma de pen­sa­mien­to. Sus es­cri­tos es­tán he­chos al mar­gen de to­do, son tra­ta­dos pe­dan­te­men­te au­to­di­dac­tas, sur­ca­dos de in­tui­cio­nes des­lum­bran­tes o ne­ce­da­des, don­de con­vi­ven la cos­mo­lo­gía, la so­cio­lo­gía, la eco­no­mía, la ar­qui­tec­tu­ra, la ad­mi­nis­tra­ción y has­ta la gas­tro­no­mía.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, pa­ra Fou­rier (que se so­me­tió a la vo­lun­tad pós­tu­ma del pa­dre de que se de­di­ca­ra al co­mer­cio, a los ca­pri­chos de la ma­dre y has­ta se enamo­ró cas­ta­men­te de al­gu­na so­bri­na) el nú­cleo so­cial, que es la fa­mi­lia, cons­ti­tu­ye una uni­dad in­efi­cien­te en lo eco­nó­mi­co y lo emo­cio­nal, pues su di­men­sión le im­pi­de ser efi­caz, mien­tras que la mo­no­ga­mia ge­ne­ra te­dio y con­for­mis­mo. Por eso, es pre­ci­so no te­ner mie­do de los ape­ti­tos y las pa­sio­nes exu­be­ran­tes, sino, al con­tra­rio, in­cor­po­rar­las ar­mó­ni­ca­men­te. De ahí la ne­ce­si­dad de crear uni­da­des so­cia­les mo­dé­li­cas, los fa­lans­te­rios, que per­mi­tan re­no­var la pro­duc­ción y edu­car pa­ra una nue­va so­cie­dad. Has­ta aquí pa­re­ce una apor­ta­ción al coope­ra­ti­vis­mo de la épo­ca. Lo que agre­ga Fou­rier es que en los fa­lans­te­rios de­be lo­grar­se una com­bi­na­ción idó­nea de per­so­na­li­da­des, me­dian­te las lla­ma­das se­ries pa­sio­na­les. Es­tas se­ries co­rres­pon­den a una ley uni­ver­sal, des­cu­bier­ta por él y análo­ga a la ley de New­ton, que ex­pli­ca el con­jun­to de la his­to­ria y el uni­ver­so. Di­cha ley per­mi­ti­rá una evo­lu­ción en la que no so­lo los hom­bres se­rán in­men­sa­men­te fe­li­ces, sino que los ani­ma­les sal­va­jes se vol­ve­rán man­sos y la tie­rra se­rá sur­ca­da por océa­nos de li­mo­na­da. Cues­ta pen­sar que es­tas elu­cu­bra­cio­nes, que os­ci­lan en­tre la re­ve­la­ción y la alu­ci­na­ción, pu­die­ran ser tan in­flu­yen­tes en la ac­ción so­cial y lo­grar tan sig­ni­fi­ca­ti­vo im­pac­to en el pen­sa­mien­to mo­derno des­de el su­rrea­lis­mo has­ta la con­tra­cul­tu­ra se­sen­te­ra lle­gan­do a sus re­ma­nen­tes glo­ba­li­fó­bi­cos e in­dig­na­dos. Qui­zá por­que Fou­rier fue un hom­bre des­di­cha­do, ig­no­ra­do y bur­la­do, al que, sin em­bar­go, nun­ca pu­do arran­cár­se­le su úni­co y ma­yor po­der: el de la ima­gi­na­ción des­bor­da­da.

L

CHAR­LES BAUGNIET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.