El te­ji­do de la ima­gi­na­ción

Aho­ra que los gran­des con­sor­cios do­mi­nan el mer­ca­do, e im­po­nen un gus­to ca­da vez más pa­re­jo, hay que ce­le­brar la apa­ri­ción de dos edi­to­ria­les que apues­tan por lec­to­res re­fi­na­dos y exi­gen­tes. In­vi­ta­mos a los di­rec­to­res de esos pro­yec­tos a que de­fi­nie­ran su

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - JO­SÉ AN­TO­NIO LU­GO

El pro­yec­to sur­gió a fi­na­les de 2014, cuan­do An­to­nio Mar­tí­nez Ba­rrios, edi­tor des­de ha­ce más de 30 años, jun­to con su pa­re­ja y so­cia, Pal­mi­ra Mer­ca­dal, me pro­pu­sie­ron que creá­ra­mos una nue­va edi­to­rial. De­ci­di­mos lla­mar­nos El ta­piz del unicornio. Re­cor­dan­do los ta­pi­ces de la aba­día de Cluny, creemos que ca­da li­bro es un ta­piz, un te­ji­do de pa­la­bras, mien­tras que el unicornio re­pre­sen­ta la ima­gi­na­ción. As­pi­ra­mos a que nues­tros li­bros sean el te­ji­do de la ima­gi­na­ción.

Aho­ra bien, ¿por qué crear una nue­va edi­to­rial y cuál es la si­tua­ción del mer­ca­do? Exis­te una pro­fu­sión de tí­tu­los. De ellos, po­cos lle­gan a las li­bre­rías y mu­chos so­lo es­tán unos cuan­tos días en las me­sas de no­ve­da­des. El po­si­ble com­pra­dor y fu­tu­ro lec­tor tie­ne an­te sí una ofer­ta abru­ma­do­ra. ¿Có­mo de­ci­dir? Los dis­tin­tos ni­chos de lec­to­res —los que bus­can tex­tos aca­dé­mi­cos, po­lí­ti­cos, li­te­ra­rios, cien­tí­fi­cos— sa­ben bus­car lo que les in­tere­sa; sin em­bar­go, el lec­tor co­mún no sa­be có­mo orien­tar­se an­te tal abun­dan­cia. Re­cu­rre en­ton­ces a los autores que co­no­ce y le gus­tan, o a edi­to­ria­les cu­yos ca­tá­lo­gos ga­ran­ti­zan que pue­da com­prar al­guno de sus tí­tu­los con los ojos ce­rra­dos. A ese do­ble re­co­no­ci­mien­to as­pi­ra­mos tam­bién.

Es­ta­mos cons­cien­tes, sin em­bar­go, de que es un mer­ca­do di­fí­cil don­de no so­lo es­ca­sean los lec­to­res, sino quie­nes com­pran li­bros. Y si bien to­do es­to es ob­vio pa­ra los que es­ta­mos in­mer­sos en es­te mun­do, no por ello de­ja de ser la­men­ta­ble que los li­bros se ven­dan po­co, lo que vuel­ve com­ple­ja y arries­ga­da la ta­rea del edi­tor.

Nues­tro ob­je­ti­vo es pu­bli­car li­bros bien he­chos, bue­na li­te­ra­tu­ra —por la pro­sa y por los con­te­ni­dos—, y for­ta­le­cer nues­tra red de ami­gos. ¿Qué ma­yor com­pli­ci­dad que edi­tar el ma­nus­cri­to de un ami­go? Te­ne­mos tres co­lec­cio­nes: poe­sía, na­rra­ti­va y en­sa­yo —no so­lo li­te­ra­rio—. Que­re­mos pu­bli­car tan­to a autores po­co co­no­ci­dos co­mo a quie­nes ya se han ga­na­do un nom­bre en el me­dio li­te­ra­rio. No pre­ten­de­mos es­ta­ble­cer una “es­té­ti­ca” pa­ra ca­da gé­ne­ro; es­ta­mos abier­tos a cual­quier pro­pues­ta. Ten­dre­mos ti­ra­jes va­ria­bles, de­pen­dien­do del gé­ne­ro y del au­tor, apro­ve­chan­do la tec­no­lo­gía di­gi­tal. De mo­do que el ti­ra­je ini­cial no se­rá li­mi­ta­ti­vo, sino un arran­que.

Que­re­mos pu­bli­car, cuan­do me­nos, tres o cua­tro li­bros al año por co­lec­ción. Ya pu­bli­ca­mos un tí­tu­lo por gé­ne­ro —de he­cho, ya se en­cuen­tran a la ven­ta.

En poe­sía, arran­ca­mos con Ven­ta­na azul, de In­dran Amirt­ha­ya­na­gam: na­ció en Sri–Lan­ka, su na­cio­na­li­dad es es­ta­du­ni­den­se y vi­vió en Mé­xi­co va­rios años. Amirt­ha­ya­na­gam es un poe­ta lau­rea­do en Es­ta­dos Uni­dos y nos da mu­cho gus­to ini­ciar con es­te tí­tu­lo.

En na­rra­ti­va, co­men­za­mos con Agos­to tie­ne la cul­pa, de Ri­car­do An­ci­ra, au­tor de la co­lum­na “So­mos lo que de­ci­mos”, en Es­te País. Uno de los cuen­tos que con­tie­nen es­te li­bro ga­nó el Pre­mio Juan Rul­fo. Su pro­sa es pre­ci­sa e iró­ni­ca. An­ci­ra tie­ne una mi­ra­da sin com­pa­sión que, sin em­bar­go, mue­ve a ri­sa, por­que tan­to en sus cuen­tos co­mo en la reali­dad, el ho­rror y el ab­sur­do con­for­man una mez­cla bi­za­rra.

El li­bro con el que abri­mos la co­lec­ción de en­sa­yo es Ma­nual pa­ra ta­lle­res li­te­ra­rios: cien con­se­jos so­bre el ofi­cio de es­cri­tor, re­sul­ta­do de años de apren­di­za­je con mis gran­des maes­tros y de mi pro­pia ex­pe­rien­cia co­mo par­ti­ci­pan­te y coor­di­na­dor de ta­lle­res de crea­ción li­te­ra­ria. Pre­ten­do que es­te ma­nual sea pun­to de re­fe­ren­cia en cual­quier ta­ller li­te­ra­rio y que sea leí­do, sub­ra­ya­do y cri­ti­ca­do, pa­ra que se con­vier­ta en el acom­pa­ñan­te de coor­di­na­do­res y ta­lle­ris­tas.

Con es­tos tres li­bros arran­ca­mos. Vie­nen des­pués, en na­rra­ti­va, una es­tu­pen­da novela de Bea­triz Me­yer; Me­ri­dia­na, un li­bro de re­la­tos de An­drés de Lu­na; y una novela de Juan Gal­ván Pau­lín. En en­sa­yo, Brau­lio Pe­ral­ta nos ha dis­tin­gui­do al dar­nos las en­tre­vis­tas con Oc­ta­vio Paz que re­cien­te­men­te se edi­ta­ron en un li­bro-ca­tá­lo­go, mien­tras que Fer­nan­do So­la­na Oli­va­res nos ha ofre­ci­do su más re­cien­te vo­lu­men de en­sa­yos: Lu­na ro­ja. En poe­sía, se­gui­re­mos con Pa­la­bras ne­ga­das, un li­bro de Su­sa­na Las­tra, poe­ta ar­gen­ti­na ra­di­ca­da en Bar­ce­lo­na, y es­ta­mos pla­ti­can­do pa­ra edi­tar poe­ma­rios de Ben­ja­mín Val­di­via e Ir­ving Ra­mí­rez. En en­sa­yo de psi­co­lo­gía te­ne­mos pro­yec­ta­do pu­bli­car Eros y An­te­ros, que Pe­dro Ál­va­rez Co­lín y yo tra­du­ji­mos del fran­cés, y un li­bro de su her­mano Luis Ál­va­rez Co­lín.

Es­ta­mos dis­pues­tos a re­ci­bir ma­nus­cri­tos, pa­ra que El ta­piz del unicornio ha­ga ho­nor a su nom­bre y sea el te­ji­do de la ima­gi­na­ción. So­mos una edi­to­rial or­gu­llo­sa­men­te me­xi­ca­na que cree en los es­cri­to­res na­cio­na­les, abier­ta a la re­fle­xión crí­ti­ca y que es­pe­ra con­ver­tir­se en pun­to de en­cuen­tro de bue­nas plu­mas y ex­ce­len­tes ami­gos.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.