El alum­bra­mien­to de Vic­to­ria Ocam­po

En­tre 1952 y 1953, la intelectual ar­gen­ti­na es­cri­bió unas me­mo­rias que vie­ron la luz pa­ra con­ver­tir­se años más tar­de en una ra­re­za edi­to­rial. La Fun­da­ción San­tan­der, con cu­ya au­to­ri­za­ción pu­bli­ca­mos un frag­men­to, aca­ba de vol­ver a pu­bli­car­las, ba­jo el tít

Milenio - Laberinto - - LITERATURA - CAR­LOS RU­BIO ROSELL/ MA­DRID

Con­tan­do su vi­da, una vi­da cu­yos enig­mas la ator­men­ta­ron has­ta su úl­ti­mo sus­pi­ro, Vic­to­ria Ocam­po, esa suer­te de Gran Da­ma ins­pi­ra­do­ra, mu­sa, si­bi­la, intelectual, es­cri­to­ra, edi­to­ra, pro­mo­to­ra cul­tu­ral y mu­jer ade­lan­ta­da a su tiem­po, no tra­tó de ha­cer una obra de arte o una novela, sino un ejer­ci­cio que la li­be­ra­ra de los fan­tas­mas que la per­si­guie­ron a lo lar­go del tiem­po, una obra que le per­mi­tie­ra, de una for­ma más que sim­bó­li­ca, “alum­brar­la”, ha­cer­la na­cer de sí mis­ma.

Dos fue­ron los sen­ti­mien­tos que le lle­va­ron a es­cri­bir esas “me­mo­rias”: la ne­ce­si­dad de alum­bra­mien­to, de con­fe­sión ge­ne­ral, y el de­seo de to­mar la de­lan­te­ra a po­si­bles bio­gra­fías fu­tu­ras, con una au­to­bio­gra­fía ex­plí­ci­ta que hoy, 37 años des­pués de su muerte, lle­ga al lec­tor en un vo­lu­men que la Fun­da­ción San­tan­der aca­ba de pu­bli­car en su co­lec­ción Obra Fun­da­men­tal ba­jo el tí­tu­lo de Dar­se. Au­to­bio­gra­fía y tes­ti­mo­nios (Ma­drid).

El ob­je­ti­vo de es­ta edi­ción, di­ce al res­pec­to Car­los Par­do, res­pon­sa­ble de la se­lec­ción de los tex­tos, es mos­trar al lec­tor que Ocam­po no fue so­lo una mu­jer aman­te y pro­mo­to­ra de la cul­tu­ra, la cé­le­bre fun­da­do­ra y edi­to­ra de la re­vis­ta Sur, sino tam­bién, co­mo ella mis­ma, tí­mi­da­men­te, siem­pre deseó, una ver­da­de­ra es­cri­to­ra, “una es­cri­to­ra au­to­exi­gen­te y hu­mil­de al co­dear­se en pie de igual­dad con gran­des autores de su tiem­po”, de Or­te­ga y Gas­set, Jor­ge Luis Bor­ges y Ra­bin­dra­nath Ta­go­re a Pie­rre Drieu La Ro­che­lle, Her­mann Key­ser­ling, Paul Va­léry, Wal­do Frank, Ro­ger Cai­llois...

Par­do se­ña­la que es­te li­bro se pro­po­ne “des­ta­car a Vic­to­ria Ocam­po no so­lo co­mo pio­ne­ra de la van­guar­dia en una la­bor que hoy lla­ma­ría­mos ‘ges­tión cul­tu­ral’, sino co­mo crea­do­ra de un ti­po de li­te­ra­tu­ra que qui­zá úni­ca­men­te aho­ra, con un cambio en la men­ta­li­dad de los lec­to­res, en la re­cep­ción, em­pe­za­mos a leer co­mo gran li­te­ra­tu­ra”: la au­to­fic­ción, que ya bien en­tra­do el si­glo XXI y ago­ta­da la “ve­ro­si­mi­li­tud” de la novela de­ci­mo­nó­ni­ca que, co­mo in­di­ca Par­do, lle­va­ba a su má­xi­mo es­plen­dor el ar­ti­fi­cio aris­to­té­li­co, bus­ca la “ve­ra­ci­dad” en una fic­ción de la que sur­ge el pro­pio au­tor.

Hay tres lu­ga­res co­mu­nes que se han re­pe­ti­do a lo lar­go del tiem­po des­de que se es­tu­dia y ana­li­za la vi­da y obra de Vic­to­ria Ocam­po (1890–1979), y que es­ta au­to­bio­gra­fía des­mon­ta a lo lar­go de sus ca­si 500 pá­gi­nas. El prin­ci­pal es que fue una intelectual sin otra obra re­le­van­te que su pro­pio per­so­na­je y la re­vis­ta Sur —lo que que­da a to­das lu­ces des­men­ti­do con es­ta au­to­bio­gra­fía y sus “tes­ti­mo­nios”, en los que da cuen­ta de un estilo so­brio, ele­gan­te, lleno de ma­ti­ces y pro­fun­di­dad en la mi­ra­da de lo que ob­ser­va, ana­li­za y na­rra, aña­dien­do una eru­di­ción y pre­ci­sión lin­güís­ti­ca dig­nas de un es­cri­tor de “gran­des vue­los”—; que fue una es­pe­cie de grou­pie intelectual adic­ta a los autores —pe­ro al leer es­tas pá­gi­nas se com­prue­ba que su tra­to fue el de una mu­jer ade­lan­ta­da a su tiem­po, con las ideas cla­ras, que tra­tó de tú a tú a los gran­des nom­bres con los que se to­pó en su vi­da y que, co­mo fe­mi­nis­ta que fue, nun­ca tu­vo una ac­ti­tud su­mi­sa ni ser­vil con esos gran­des nom­bres—; y que era una aris­tó­cra­ta afor­tu­na­da —co­sa cier­ta, aun­que pu­so to­da su for­tu­na eco­nó­mi­ca al ser­vi­cio de sus ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les, al­gu­nas de ellas de las me­jo­res que se ha­yan da­do en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Co­mo apun­ta el edi­tor, Ocam­po se guio por una in­tui­ción des­lum­bran­te, que no era sino una ma­ne­ra ve­loz de la in­te­li­gen­cia, y en con­tra de un mun­do que no va­lo­ra­ba la es­cri­tu­ra au­to­bio­grá­fi­ca y me­nos la de una mu­jer. Es­cri­bió sin ga­ran­tía de éxi­to una de las pri­me­ras au­to­bio­gra­fías en es­pa­ñol ver­da­de­ra­men­te sin­ce­ras. “Muy po­cas mu­je­res las han es­cri­to in­tere­san­tes y ve­ra­ces”, le di­jo en una car­ta Vir­gi­nia Woolf, y Vic­to­ria Ocam­po asu­mió esa ta­rea con una fuer­za, ins­pi­ra­ción y ta­len­to po­co usual en el rue­do li­te­ra­rio, so­lo com­pa­ra­ble a obras de cor­te au­to­bio­grá­fi­co co­mo Me­mo­rias de Áfri­ca de Isak Di­ne­sen, Es­cri­bir de Mar­gue­ri­te Du­ras o Mis apren­di­za­jes de Co­let­te.

Es­cri­ta en­tre 1952 y 1953, la au­to­bio­gra­fía, in­con­clu­sa, se pu­bli­có en Bue­nos Ai­res por vez pri­me­ra en seis to­mos en­tre 1978 y 1984, aun­que esas edi­cio­nes, ba­jo el se­llo de Sur, son hoy inen­con­tra­bles, por lo que el edi­tor me­re­ce el re­co­no­ci­mien­to por una la­bor ca­si ar­queo­ló­gi­ca. Di­ce Par­do que cuan­do apa­re­ció, es­ta au­to­bio­gra­fía fue re­ci­bi­da por el me­dio li­te­ra­rio ar­gen­tino con cier­ta de­cep­ción, qui­zá por al­ber­gar unas ex­pec­ta­ti­vas de­ma­sia­do gran­des, “pe­ro al­go ha de­bi­do de cam­biar”, agre­ga, “en nues­tra ma­ne­ra de va­lo­rar los es­cri­tos en pri­me­ra per­so­na, pues, leí­da hoy, se pre­sen­ta co­mo una obra de al­ta ca­li­dad li­te­ra­ria no so­lo por su fres­cu­ra y cer­ca­nía, tam­bién por su sin­ce­ri­dad, por po­ner to­da la car­ne en el asa­dor”.

Cier­to. Co­mo des­ta­ca la pro­pia Ocam­po, lo que es­cri­bió se pa­re­ce a una con­fe­sión por­que pre­ten­de ser ve­rí­di­co e in­ten­ta ex­plo­rar y des­ci­frar el mis­te­rio­so di­bu­jo que tra­za una vi­da con la pre­ci­sión de un elec­tro­car­dio­gra­ma. “No veo por qué ha de ser más fi­de­digno uno que otro pa­ra el diag­nós­ti­co de un ser y de la épo­ca que le to­có vi­vir”, ob­ser­va. Su plan, si­guien­do su tra­za­do, no fra­ca­sa en lo más mí­ni­mo y se con­vier­te en arte por­que ade­más de ver­dad, sin­ce­ri­dad, vo­lun­tad, per­se­ve­ran­cia y ho­nes­ti­dad intelectual, aña­de el ele­men­to más im­por­tan­te que le otor­ga esa cua­li­dad: ta­len­to. Co­mo di­ce Ocam­po, “pa­ra ser sin­ce­ro por es­cri­to, el ta­len­to es in­dis­pen­sa­ble”. Y en es­ta au­to­bio­gra­fía ca­da pá­gi­na, ca­da pá­rra­fo, re­zu­man sin­ce­ri­dad a

cons­cien­te de que las cos­tum­bres de la épo­ca fa­vo­re­cían es­pe­jis­mos con con­se­cuen­cias des­di­cha­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.