“Las ex­pe­rien­cias vi­vas trans­for­man la his­to­ria”

Wer­ner Her­zog, Her­nán Cor­tés y Ber­nal Díaz del Cas­ti­llo son las vo­ces ins­pi­ra­cio­na­les de Epi­ta­fio, una épi­ca mi­ni­ma­lis­ta

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

En 1519, an­tes de lle­gar a la ca­pi­tal az­te­ca Mé­xi­co–Te­noch­titlan, tres con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les mar­chan ha­cia la ci­ma del vol­cán Po­po­ca­té­petl. El as­cen­so es com­pli­ca­do, de­ben en­fren­tar la fuer­za de la na­tu­ra­le­za y el te­mor a lo des­co­no­ci­do, pe­ro su mi­sión es de gran im­por­tan­cia pa­ra los in­tere­ses del ejér­ci­to de Her­nán Cor­tés. A par­tir de la lec­tu­ra de la His­to­ria ver­da­de­ra de la con­quis­ta de la Nue­va Es­pa­ña, Ru­bén Imaz y Yu­le­ne Olai­zo­la re­cu­pe­ran el tra­yec­to de Die­go de Or­daz, en su in­tros­pec­ti­vo fil­me Epi­ta­fio.

¿Qué los lle­va a re­mon­tar­se a la épo­ca de la Con­quis­ta?

Yu­le­ne Olai­zo­la: La idea fue de Ru­bén. Tras leer His­to­ria ver­da­de­ra de la con­quis­ta de la Nue­va Es­pa­ña, que Wer­ner Her­zog re­co­mien­da pa­ra to­do aquel que as­pi­re a ci­neas­ta, en­con­tró un par de pá­rra­fos so­bre el as­cen­so de Die­go de Or­daz al Po­po­ca­té­petl. En ese epi­so­dio vio la po­si­bi­li­dad de ha­cer una pe­lí­cu­la épi­ca pe­ro con una pro­duc­ción mi­ni­ma­lis­ta.

Epi­ta­fio plan­tea un res­pe­to pro­fun­do al len­gua­je de la épo­ca.

Ru­bén Imaz: Nos avo­ca­mos a las car­tas de la épo­ca. Es­cri­bían de una ma­ne­ra más epis­to­lar, edu­ca­da y ba­rro­ca. In­clu­so algunos de los diá­lo­gos atri­bui­dos a Die­go de Or­daz es­tán to­ma­dos de los tex­tos de Ber­nal Díaz del Cas­ti­llo, Her­nán Cor­tés y el pro­pio De Or­daz. El len­gua­je nos ayu­dó a brin­dar la sen­sa­ción de un via­je al pa­sa­do.

La pe­lí­cu­la tie­ne va­rias lecturas: la his­tó­ri­ca, el vol­cán, la so­le­dad.

RI: Los te­mas sur­gie­ron con­for­me nos in­vo­lu­cra­mos con los tex­tos. Yu­le­ne des­cu­brió que los tres es­pa­ño­les qui­zá lle­va­ban on­ce me­ses en cam­pa­ña con Her­nán Cor­tés y eso les dio otro ma­tiz por­que, al lle­gar al vol­cán, se en­fren­ta­ron a una ex­pe­di­ción so­li­ta­ria en un es­ce­na­rio in­hós­pi­to y des­co­no­ci­do. Al mis­mo tiem­po, nos hi­ci­mos al­pi­nis­tas pa­ra acer­car­nos a sus sen­sa­cio­nes. Fue así co­mo nos di­mos cuen­ta del pro­ce­so de in­tros­pec­ción. Es­to nos dio pie a ha­blar del con­quis­ta­dor y su au­to­rre­fle­xión.

El as­cen­so in­clu­so pue­de ser vis­to co­mo un via­je dan­tes­co.

YO: Co­mo rea­li­za­dor es di­fí­cil iden­ti­fi­car las re­fe­ren­cias. Des­cu­bres las ver­tien­tes de la his­to­ria has­ta que las con­fron­tas con el pú­bli­co. Ca­da es­pec­ta­dor sa­ca sus pro­pias con­clu­sio­nes. A los his­to­ria­do­res les di­vier­te ha­cer el aná­li­sis histórico, a otros les gusta la aven­tu­ra épi­ca y a unos más los ocu­pa la ex­pe­rien­cia hu­ma­na. El des­cen­so a los in­fier­nos, sin te­ner la pre­ten­sión de ha­cer una pe­lí­cu­la dan­tes­ca, lo ma­ne­ja­mos de una ma­ne­ra su­til. RI: Nos in­tere­sa la par­te hu­ma­na de la Con­quis­ta. Es un pe­rio­do que los me­xi­ca­nos so­le­mos re­vi­sar en tér­mi­nos de bue­nos y ma­los, so­lo de­li­mi­ta­da en fe­chas y nom­bres.

¿Có­mo de­fi­nie­ron el en­fo­que sim­bó­li­co del Po­po­ca­té­petl?

RI: To­do me­xi­cano sa­be del mis­ti­cis­mo que en­vuel­ve al Po­po­ca­té­petl. Su im­po­nen­cia te­nía un pa­pel teo­ló­gi­co im­por­tan­te y se le re­la­cio­na con pa­sa­jes prohi­bi­dos; es un pa­sa­je a otro mun­do. Los cam­pe­si­nos de Mil­pa Al­ta nos ayu­da­ron a ma­ne­jar los diá­lo­gos de los in­dí­ge­nas re­la­cio­na­dos al vol­cán.

¿Có­mo hi­la­ron la fe re­li­gio­sa de los con­quis­ta­do­res con la in­ter­pre­ta­ción in­dí­ge­na?

YO: La fe de los es­pa­ño­les los ha­cía creer cie­ga­men­te en la po­si­bi­li­dad de triun­fo. Una vez que en­tien­des es­to pue­des com­pren­der por qué de­ci­die­ron su­bir el vol­cán sin pro­tec­ción al­gu­na.

Al prin­ci­pio ha­bla­ron de Her­zog. ¿Al ha­cer la pe­lí­cu­la tu­vie­ron pre­sen­te Agui­rre, la ira de Dios?

YO: Her­zog es un re­fe­ren­te en la for­ma de crear la ex­pe­rien­cia fíl­mi­ca. Du­ran­te el ro­da­je el equi­po de pro­duc­ción par­ti­ci­pa de ma­ne­ra equi­ta­ti­va. En su ci­ne el equi­po vi­ve en las mis­mas con­di­cio­nes que sus per­so­na­jes. No­so­tros qui­si­mos ha­cer­lo así por­que es un pro­ce­so que em­pa­pa a la pe­lí­cu­la de rea­lis­mo. Las ex­pe­rien­cias vi­vas nu­tren y trans­for­man la his­to­ria.

L

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.