Nue­vo jui­cio al con­quis­ta­dor

Milenio - Laberinto - - CINE - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra

Ha­ce fal­ta trabajo pa­ra fil­mar una his­to­ria épi­ca con tan po­cos ele­men­tos: tres ac­to­res, un vol­cán, la his­to­ria de Die­go de Or­daz, na­da más. Or­daz fue ca­pi­tán de Cor­tés. Fue tam­bién el pri­mer eu­ro­peo que lle­gó a la ci­ma del Po­po­ca­té­petl en una mi­sión cu­yo ver­da­de­ro sen­ti­do en­ten­de­mos en los anun­cios de un fi­nal en que in­tui­mos el ver­da­de­ro pro­ble­ma de es­ta pe­lí­cu­la: un guión en el que las co­sas se di­cen y no se ven. Aun­que hay en Epi­ta­fio un gran ar­gu­men­to y aun­que hay mo­men­tos de poe­sía y oni­ris­mo, el guión es me­dio­cre. El ci­ne me­xi­cano si­gue sin po­der con­tar su pa­sa­do con so­brie­dad.

Aho­ra bien, lo la­men­ta­ble es es­to: que el guión es me­diano por fal­ta de trabajo. A es­ta his­to­ria le fal­tan pe­ri­pe­cias. La ma­yor par­te del tiem­po so­lo ve­mos a tres hom­bres ca­mi­nan­do tra­ba­jo­sa­men­te. Los diá­lo­gos no di­cen lo su­fi­cien­te de los pro­ta­go­nis­tas co­mo pa­ra emo­cio­nar­nos con ellos. He­mos vis­to obras muy lo­gra­das en que dos ti­pos ca­mi­nan por el de­sier­to (Gerry de Gus van Sant), en que un hom­bre es­tá en­te­rra­do en un ataúd (Se­pul­ta­do de Rodrigo Cor­tés) o en que el pro­ta­go­nis­ta es­tá to­do el tiem­po con una pier­na ato­ra­da en una pie­dra (127 ho­ras de Danny Boy­le). En to­das ellas lo li­mi­ta­do del es­pa­cio no obs­ta pa­ra que ha­ya sus­pen­so. Es una lás­ti­ma. El ar­gu­men­to de Epi­ta­fio es muy bueno.

La au­sen­cia de trabajo en el guión se evi­den­cia en un gra­ve error histórico que pu­do so­lu­cio­nar­se echán­do­le un ojo a In­ter­net: Or­daz se re­fie­re a Car­los co­mo “Nues­tro em­pe­ra­dor”. ¿No se les ocu­rrió a los guio­nis­tas ha­cer una in­ves­ti­ga­ción de diez minutos pa­ra en­con­trar que en 1519, cuan­do tu­vo lu­gar es­ta ex­pe­di­ción, al rey Car­los le fal­ta­ba más de un año pa­ra ser em­pe­ra­dor? ¿No di­cen al fi­nal, du­ran­te los cré­di­tos, que es­tán ba­sa­dos en las Car­tas de re­la­ción? Si las hu­bie­sen leí­do, hu­bie­sen vis­to que Cor­tés tam­bién se re­fie­re a la rei­na Jua­na.

Tres con­quis­ta­do­res ha­blan de un em­pe­ra­dor inexis­ten­te en la ci­ma de una mon­ta­ña, pe­ro la inexac­ti­tud no es el pro­ble­ma más gra­ve del guión. Lo gra­ve es que una pe­lí­cu­la ins­pi­ra­da en el Agui­rre, de Her­zog, ter­mi­ne por juz­gar a sus per­so­na­jes. En el mo­nó­lo­go fi­nal, alu­ci­na­do por el éxi­to de su ha­za­ña, Die­go de Or­daz co­mien­za a lan­zar al pú­bli­co un dis­cur­so ate­rra­dor que ha­bla de hom­bres cas­tra­dos, mu­je­res des­mem­bra­das y ni­ños ase­si­na­dos. Du­ran­te to­da la pri­me­ra par­te de la pe­lí­cu­la uno se emo­cio­na cre­yen­do que, por fin, Mé­xi­co ha pro­du­ci­do una pe­lí­cu­la que ha­bla sin apa­sio­na­mien­tos so­bre lo que su­ce­dió en la Con­quis­ta. Sin in­ven­tos que se die­ron, ade­más, mu­chos años des­pués de la In­de­pen­den­cia, cuan­do Vas­con­ce­los rein­ven­tó la his­to­ria de Mé­xi­co. Pe­ro no. La an­sie­dad que la his­to­ria de Cor­tés pro­du­ce en el me­xi­cano con­ta­mi­na in­clu­so la aven­tu­ra de tres hom­bres que, guia­dos por su de­seo de eter­ni­dad, con­quis­ta­ron el Po­po­ca­té­petl. Una lás­ti­ma. Epi­ta­fio te­nía to­dos los ele­men­tos pa­ra ser una gran pe­lí­cu­la. Le fal­tó un po­co de trabajo y na­da más. Eso y ha­cer con­cien­cia de que aque­llos con­quis­ta­do­res que subie­ron a la ci­ma del vol­cán tam­bién die­ron ori­gen a es­te país tan lleno de ci­ca­tri­ces: Mé­xi­co.

L

ES­PE­CIAL

Epi­ta­fio. DI­REC­CIÓN: Ru­bén Imaz, Yu­le­ne Olai­zo­la. GUIÓN: Ru­bén Imaz, Yu­le­ne Olai­zo­la. FO­TO­GRA­FÍA: Emi­li­ano Fer­nán­dez. CON Xa­bier Co­ro­na­do, Mar­tín Ro­mán, Car­los Tri­vi­ño. Mé­xi­co, 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.