Los que ha­bi­tan en los már­ge­nes

En ca­sa en el zoo en­tre­ga dos mo­men­tos en la ca­rre­ra de Ed­ward Al­bee: el del jo­ven y el del ex­pe­ri­men­ta­do dra­ma­tur­go

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - ALE­GRÍA MAR­TÍ­NEZ ale­griamtz@gmail.com

La com­ple­ja, iró­ni­ca, re­ve­la­do­ra y cru­da dra­ma­tur­gia de Ed­ward Al­bee en­cuen­tra hoy a tres só­li­dos pro­ta­go­nis­tas de su dra­ma y su tra­ge­dia y a un di­rec­tor con el ri­gor que su obra exi­ge. En ca­sa en el zoo reúne el pri­mer tex­to dra­má­ti­co del au­tor nor­te­ame­ri­cano, La his­to­ria del zoo­ló­gi­co, es­cri­to en 1958, y su obra nú­me­ro 29, es­cri­ta en 2004, Vi­da ho­ga­re­ña. Am­bas cie­rran el círcu­lo an­da­do por su per­so­na­je prin­ci­pal, Pe­ter, cu­yo bie­nes­tar es des­ga­ja­do a ma­nos de su mu­jer y de uno de tan­tos per­so­na­jes sin ras­tro que ha­bi­tan la mar­gi­na­li­dad neo­yor­qui­na.

El mon­ta­je con­for­ma­do por las dos obras es­cri­tas en pe­rio­dos tan dis­tan­tes ini­cia con la más re­cien­te, lo que da la opor­tu­ni­dad al es­pec­ta­dor de co­no­cer a Pe­ter, edi­tor de li­bros de tex­to —in­ter­pre­ta­do por Odi­seo Bi­chir—, en la sala de su ca­sa, don­de su es­po­sa irrum­pe presa de una sar­cás­ti­ca de­ses­pe­ra­ción, de­ri­va­da de su exis­ten­cia mo­nó­to­na y apa­ci­ble.

Su ma­ri­do —al que ve­mos en la se­gun­da, la obra es­cri­ta ha­ce 58 años—, le­yen­do apa­ci­ble­men­te en una de las ca­si 9 mil ban­cas de Central Park, lle­ga has­ta su lu­gar fa­vo­ri­to des­pués de una dis­cu­sión do­més­ti­ca y de re­ve­lar­le a su mu­jer par­te de los an­te­ce­den­tes de su ac­ti­tud ecuá­ni­me.

La ac­triz Ita­ri Mar­ta se vuel­ca con pe­ri­cia en el com­ple­jo y desa­so­se­ga­do per­so­na­je de Ann, que en su an­sie­dad aco­rra­la a su asom­bra­do ma­ri­do.

En­tre las vir­tu­des de es­ta pues­ta en es­ce­na di­ri­gi­da por Víc­tor Weins­tock, au­tor tam­bién de la tra­duc­ción, es­tá que ca­da pa­la­bra, par­la­men­to y si­len­cio, po­seen la car­ga de ra­bia, do­lor, in­di­fe­ren­cia y has­tío que arras­tran los per­so­na­jes.

En es­ta oca­sión, Odi­seo y Bruno Bi­chir —quien in­ter­pre­ta a Jerry— se de­jan di­ri­gir por Weins­tock al gra­do de que el es­pec­ta­dor pue­de ob­ser­var, en el azo­ro que pau­la­ti­na­men­te ge­ne­ra Jerry en Pe­ter, el acan­ti­la­do in­terno que el ecuá­ni­me edi­tor des­co­no­ce de sí.

El en­cuen­tro en­tre el per­so­na­je que bus­ca de­ses­pe­ra­da­men­te ser ad­ver­ti­do por úni­ca vez en su vi­da y el que evi­ta a to­da cos­ta cual­quier tro­pie­zo, se vuel­ve un ex­qui­si­to diá­lo­go cu­yos si­len­cios res­pon­den a las pre­gun­tas y a la in­creí­ble na­rra­ción, pró­di­ga en de­ta­lles, que ha­ce el ca­mi­nan­te del par­que.

La sala de la ca­sa de Pe­ter, en co­lo­res neu­tros, con luz te­nue y con ca­da ob­je­to en su si­tio, es abier­ta en el vér­ti­ce de su do­ble mu­ro, has­ta al­ber­gar dos ban­cas con res­pal­dos en di­rec­ción opues­ta, al cen­tro de una ca­lle de Central Park, so­bre la que caen ho­jas se­cas y don­de hay algunos tron­cos que an­tes es­tu­vie­ron en la chi­me­nea de la ca­sa, es­pa­cio di­se­ña­do por Pa­tri­cia Gu­tié­rrez Arria­ga que ro­za la magia de un pop up con la que nos tras­la­da al lu­gar don­de se desborda la ac­ción in­te­rior de los per­so­na­jes.

Ca­be men­cio­nar el acier­to del di­rec­tor, quien pa­ra cam­biar de es­ce­na­rio pi­de la ayu­da de tra­mo­yis­tas, en vez de so­li­ci­tar a los ac­to­res que aban­do­nen a su per­so­na­je an­tes de sa­lir de es­ce­na pa­ra car­gar los mue­bles o mo­ver las pa­re­des. Es­ta im­por­tan­te de­ci­sión de Weins­tock ha­ce po­si­ble que el es­pec­ta­dor con­ser­ve a los per­so­na­jes, con lo que pro­te­ge, co­mo ha­cía Al­bee, la obra, a los ac­to­res, a los per­so­na­jes y a la au­dien­cia.

El ves­tua­rio fe­me­nino alu­de a la dé­ca­da de 1960 y al mis­mo tiem­po pa­re­ce ac­tual, mien­tras que el de los per­so­na­jes mas­cu­li­nos cru­za sin tro­pie­zo has­ta nues­tros días. El di­se­ño de Adria­na Pé­rez So­lís nos acer­ca a unos per­so­na­jes co­mu­nes, co­mo las per­so­nas que des­de su bu­ta­ca se ríen al tiem­po en que se in­quie­tan al ig­no­rar has­ta dón­de po­drá lle­gar la de­to­na­ción es­cé­ni­ca del ver­da­de­ro yo.

La dra­ma­tur­gia de Ed­ward Al­bee, de vi­gen­cia y ho­nes­ti­dad ate­rra­do­ras, con­si­gue, me­dian­te un cau­dal de pa­la­bras pre­ci­sas, re­ve­lar, co­mo si se tra­ta­ra de una au­top­sia, el mo­ti­vo del des­va­ne­ci­mien­to exis­ten­cial de sus per­so­na­jes, que mien­tras más se di­ri­gen al otro me­jor lo di­sec­cio­nan.

Ce­le­bre­mos al au­tor de Quién le te­me a Vir­gi­nia Woolf, que co­no­ce la con­tun­den­cia de la pa­la­bra y su po­de­ro­so efec­to, al di­rec­tor– tra­duc­tor que va­lo­ra, res­pe­ta y pro­fun­di­za en su obra, al elen­co y a los di­se­ña­do­res que le abrie­ron es­pa­cio a unos per­so­na­jes en cu­ya do­lo­ro­sa y ex­tre­ma ver­dad se re­di­men.

L

ES­PE­CIAL

La pues­ta en es­ce­na di­ri­gi­da por Víc­tor Weins­tock se pre­sen­ta vier­nes, sá­ba­do y do­min­go en el Fo­ro Sha­kes­pea­re

AR­CHI­VO NOVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.