El ci­neas­ta an­tro­pó­lo­go

Milenio - Laberinto - - CINE -

Si exis­tes, es la prue­ba de que no es­toy en­ce­rra­do en un sue­ño. A tus pies, yo de­po­si­to mi fe.” La co­sa sue­na bien so­lo en una pe­lí­cu­la fran­ce­sa y en bo­ca del ado­les­cen­te enamo­ra­do de la chi­ca fa­tal. Ella es Es­ter y él, De­da­lus. La pe­lí­cu­la es Mis me­jo­res días, ga­na­do­ra del Pre­mio de la Crí­ti­ca en Can­nes.

Mis me­jo­res días es una pe­lí­cu­la sal­pi­ca­da de re­fe­ren­cias. El nom­bre del pro­ta­go­nis­ta, por ejem­plo, re­mi­te al Re­tra­to del ar­tis­ta ado­les­cen­te, de Ja­mes Joy­ce, cu­yo pro­ta­go­nis­ta se ape­lli­da­ba De­da­lus tam­bién. Ni las re­fe­ren­cias ni las pre­ten­sio­nes se de­tie­nen aquí. Co­mo Caín en el Gé­ne­sis, Paul se nie­ga a ser “guar­dián de su her­mano”, quien tie­ne el ca­rác­ter de un per­so­na­je de Dos­to­yevs­ki. De­da­lus es un Ores­tes que odia a su ma­dre y en otro diá­lo­go ador­na­do has­ta la cur­si­le­ría acep­ta que es “un Uli­ses que no quie­re vol­ver a Íta­ca.” Mis me­jo­res días tie­ne gran­des mo­men­tos de ci­ne, es ver­dad, pe­ro a ve­ces da la in­co­mo­di­dad de quien asis­te a al­go que es­tá so­bres­cri­to y so­bre­ac­tua­do.

De­da­lus vuel­ve a Pa­rís lue­go de va­rios años via­jan­do co­mo an­tro­pó­lo­go. En Fran­cia lo de­tie­ne la po­li­cía se­cre­ta a causa de un pe­que­ño ges­to de ge­ne­ro­si­dad ado­les­cen­te que ha ter­mi­na­do por vol­ver­se asun­to de se­gu­ri­dad pa­ra el Estado. El director uti­li­za es­te inicio bien in­tere­san­te, pe­ro no lo re­to­ma. So­lo es el pre­tex­to pa­ra pa­sear­nos por su in­fan­cia en el pue­blo de Rou­baix, al norte de Fran­cia. Ahí co­no­ce­mos a sus pri­mos, a la chi­ca de se­nos fir­mes que lo en­lo­que­ce, y a una tía les­bia­na que le en­se­ña a ha­blar ru­so.

Miem­bro de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de ci­neas­tas fran­ce­ses que hi­zo ci­ne ha­bien­do es­tu­dia­do en la Sor­bo­na, Ar­naud Des­ple­chin se au­to­rre­tra­ta co­mo an­tro­pó­lo­go por­que pa­re­ce pen­sar que un ver­da­de­ro director de ci­ne es una suer­te de cien­tí­fi­co so­cial que es­tu­dia al ser hu­mano. En fran­cés la pe­lí­cu­la se lla­ma “Tres re­cuer­dos de mi ju­ven­tud”, tres re­cuer­dos que con­flu­yen en un amor des­ga­rra­do, ero­ti­za­do y, en su­ma, muy fran­cés. Es­ter es la Pe­né­lo­pe que es­pe­ra a su Uli­ses que in­ves­ti­ga las cul­tu­ras is­lá­mi­cas en las an­ti­guas re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas. Paul De­da­lus tam­po­co ha en­con­tra­do paz en el tra­yec­to, pe­ro sus les­tri­go­nes son ce­los, miedo a la lo­cu­ra y una ra­bia ex­plo­si­va que so­lo se ma­ni­fies­tan al inicio y al fi­nal de es­ta pe­lí­cu­la que es­tá bien si uno es de esos aman­tes del ci­ne de ar­te que go­za con­tan­do una a una las re­fe­ren­cias doc­tas.

Por más que las imá­ge­nes que ofre­ce Des­ple­chin sean her­mo­sas, la pe­lí­cu­la tie­ne el sa­bor de esos poe­mas lle­nos de ri­pios y sin un fi­nal con­tun­den­te. Si va­le la pe­na ver­la es so­lo por­que es­ta cla­se de ci­ne pue­de (si uno lo permite) in­tro­du­cir­nos más en un estado de áni­mo que en una fic­ción. La ver­da­de­ra re­fe­ren­cia en es­ta pe­lí­cu­la es el Amar­cord de Fe­lli­ni. Co­mo el ita­liano, Des­ple­chin se re­tra­ta en el pue­blo de su in­fan­cia. La di­fe­ren­cia en­tre Fe­lli­ni y Des­ple­chin es­tri­ba en la ca­pa­ci­dad de ser in­tros­pec­ti­vo con me­nos so­lem­ni­dad y más sen­ti­do del hu­mor.

L

ES­PE­CIAL

Mis me­jo­res días (Trois sou­ve­nirs de ma jeu­nes­se). DI­REC­CIÓN: Ar­naud Des­ple­chin. GUIÓN: Ar­naud Des­ple­chin y Ju­lie Peyr. FO­TO­GRA­FÍA: Iri­na Lubt­chansky. ON Quen­tin Dol­mai­re, Mat­hieu Amalric y Lou Roy–Le­co­lli­net. Fran­cia, 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.