DELIA CA­SA­NO­VA Y BLAN­CA GUE­RRA

Milenio - Laberinto - - PORTADA - BRAU­LIO PE­RAL­TA

Un ca­me­rino. Apa­re­ce Blan­ca Gue­rra ves­ti­da co­mo An­drea Pal­ma en La mu­jer del puer­to, fu­man­do. Ca­mi­na rum­bo a dos es­pe­jos. Pien­sa, ha­bla con­si­go mis­ma. Va a uno de los es­pe­jos. Se sien­ta. Apa­ga el ci­ga­rro. Se des­vis­te. Usa una ba­ta si­mi­lar a la que usó en El im­pe­rio de la for­tu­na. Re­to­ca su ca­be­llo. Su­su­rra sin que en­ten­da­mos lo que di­ce.

Se ma­qui­lla en el mo­men­to en que apa­re­ce Delia Ca­sa­no­va, en ba­ta, quien ca­mi­na ha­cia el otro es­pe­jo, fren­te a Blan­ca. La mi­ra, no sa­be­mos si con afec­to u odio. El es­pec­ta­dor du­da de sus ac­ti­tu­des. Delia mues­tra cla­ras con­tra­dic­cio­nes, la in­co­mo­di­dad de es­tar en es­ce­na. Me­di­ta­ti­va, di­ce a Blan­ca:

Delia: El tea­tro es un po­zo de en­cuen­tros con uno mis­mo. No hay ma­ne­ra de de­jar­nos ven­cer por el pre­sen­te. Te­ne­mos que re­cu­rrir a la his­to­ria que so­mos pa­ra es­tar en la es­ce­na.

Blan­ca: No, ma­ni­ta. Me nie­go a ser pa­sa­do. Tú por­que te has de­ja­do ven­cer, yo no, me pa­re­ce que…

Delia: Me pa­re­ce que pe­cas de arro­gan­cia. No eres una ni­ña y no es­ta­mos pa­ra ci­neas­tas ni di­rec­to­res que bus­can no­ve­dad, nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ad­mí­te­lo. No so­mos pro­ta­gó­ni­cas, nos usan de re­par­to.

Blan­ca: So­mos ac­tri­ces. ¡Ac­tri­ces! Na­ci­mos pa­ra eso y así va­mos a mo­rir. Que no me di­gan que no sa­be­mos ac­tuar. So­mos de una es­tir­pe que vie­ne de atrás. Na­die es na­die sin pa­sa­do, sin his­to­ria, sin pú­bli­co. ¿A po­co la gen­te no re­cuer­da a Ofe­lia Guil­main co­mo la se­ño­ro­na de las tra­ge­dias; a Ma­ría Teresa Montoya o a Ma­ría Dou­glas en Las ten­ta­cio­nes de Ma­ría Egip­cia­ca cuan­do…?

Delia: En esa épo­ca la te­le­vi­sión ca­si no exis­tía. El tea­tro era el co­ra­zón de los ac­to­res. Ellas no tu­vie­ron que li­diar con el es­pec­tácu­lo. Hoy cual­quie­ra pue­de pa­rar­se a de­cir que pue­de in­ter­pre­tar un per­so­na­je que no tie­ne ni tra­ma ni his­to­ria y lo úni­co que pi­den es una na­riz res­pin­ga­da y un cuer­po de síl­fi­de. No en­ca­ja­mos en ese tra­je.

Blan­ca: Per­dó­na­me, ma­ni­ta, pe­ro no se tra­ta de ser be­lla. La be­lle­za igual es un asun­to in­te­rior. Lu­ché por ser ac­triz y es­tu­vie­ron a pun­to de par­tir­me la ma­dre por en­ca­si­llar­me en es­tre­lli­ta al la­do de Vi­cen­te Fer­nán­dez o Va­len­tín Tru­ji­llo. Bus­qué a co­mo die­ra lu­gar a los di­rec­to­res se­rios pa­ra ac­tuar, ¡pa­ra ac­tuar!, no pa­ra po­sar en tra­je de ba­ño. Pe­ro ojo, no me arre­pien­to de ha­cer ci­ne co­mer­cial. Te­nía que vi­vir y ha­cer pú­bli­co.

Delia: Y tu­vis­te que des­nu­dar­te tam­bién, o en tra­je­ci­to de ba­ño, de bi­ki­ni. No mien­tas, Blan­ca, po­sas­te y te gus­ta­ba.

Blan­ca: Me en­can­ta­ba. Por qué no. Siem­pre fui gua­pa, lo di­go sin va­ni­dad. Qué que­rías: o tra­ba­ja­ba o me lle­va­ba la chin­ga­da. No po­día omi­tir mi ju­ven­tud, no te ha­gas. Tú tam­bién te des­nu­das­te en El apan­do, acuér­da­te, Delia. Y te veías muy cam­pan­te y muy bo­ni­ta… has­ta que en­gor­das­te. Delia: Blan­ca…Eso… Eso… Me ha cos­ta­do tra­ba­jo. Te­lón. Cam­bio de es­ce­na.

ES­PE­CIAL

Delia Ca­sa­no­va y Blan­ca Gue­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.