Las ma­ne­ras de una voz

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - DIE­GO JO­SÉ

La in­tere­san­te ca­te­dral poé­ti­ca que cons­tru­ye Mi­ner­va Mar­ga­ri­ta Vi­lla­rreal en Las ma­ne­ras del agua (Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca), Pre­mio Be­llas Ar­tes de Poe­sía Aguas­ca­lien­tes 2016, tie­ne su for­ta­le­za en el ma­ne­jo del len­gua­je, en la pro­fu­sión lí­ri­ca y en los des­te­llos de ilu­mi­na­da ins­pi­ra­ción que al­can­za. Se tra­ta de una poe­ta en pleno do­mi­nio de su téc­ni­ca (esa ex­tra­ña con­jun­ción de re­cur­sos, es­ti­lo, ex­pre­sión y tem­ple que to­do poe­ta an­he­la). Es­te do­mi­nio le per­mi­te con­cre­tar el fun­cio­na­mien­to in­terno de sus ver­sos: re­po­sa­dos, ter­sos y ca­den­cio­sos: “An­tes del al­ba sus ma­nos traen el cie­lo has­ta el mu­ro de pie­dra/ y en le­cho de ma­de­ra abro los ojos que no abro”.

El eje so­bre el que gi­ra el li­bro es una apro­xi­ma­ción a las for­mas del éx­ta­sis mís­ti­co en­car­na­do en la fi­gu­ra de Teresa de Ávi­la. La san­ta se con­vier­te en una apa­ri­ción que ron­da por la men­te, el cuer­po y la voz de Mi­ner­va Mar­ga­ri­ta Vi­lla­rreal. Las ma­ne­ras del agua no se li­mi­ta a re­pro­du­cir un re­tra­to ni a exal­tar la ha­gio­gra­fía de San­ta Teresa. Son mu­chos los mis­te­rios que flu­yen a tra­vés de los ver­sos de­can­ta­dos y sa­ga­ces de Vi­lla­rreal: por una par­te, la apro­xi­ma­ción y el en­tre­cru­za­mien­to con Teresa de Ávi­la; pe­ro tam­bién hay un des­do­bla­mien­to que se apro­pia de la al­tu­ra, la trans­pa­ren­cia y la vi­bra­ción es­pi­ri­tual de su per­so­na­je, en­tre­gán­do­nos los mo­men­tos de ma­yor es­plen­dor del li­bro en el con­jun­to de ala­ban­zas in­ter­ca­la­das ba­jo el apro­pia­do tí­tu­lo de “Lau­de”.

El pa­so re­fe­ren­cial de la fi­gu­ra de San­ta Teresa a la voz do­mi­nan­te en el li­bro es acer­ta­do y con­vin­cen­te, co­mo lo de­mues­tra el poe­ma “La cu­ra”: “Y que tu día sea igual a mi no­che/ que ofre­ce sus pis­ti­los/ sus pé­ta­los/ su aro­ma/ al ave que hi­zo ni­do en el ale­ro/ cuan­do ce­só la rui­na/ y mi no­che acep­tó su des­tino”. De igual ma­ne­ra, emo­cio­na cuan­do la voz se atre­ve a as­cen­der en su pro­pia vi­sión, más allá de los re­fe­ren­tes te­re­sia­nos: “Es­toy to­ca­da por Dios/ la vio­len­cia de su cuer­po/ por mi san­gre flu­ye/ to­ca­da por la vio­len­cia/ es/ el cuer­po/ de la san­gre que flu­ye”. Los te­mas in­ter­mi­ten­tes no se opo­nen al de­sa­rro­llo cen­tral, más bien su­ce­de que su in­ser­ción es me­nos efec­ti­va. Por ejem­plo, el poe­ma “An­tes de caer” (es­tu­pen­do en su ela­bo­ra­ción y en su po­der ex­pre­si­vo) da la im­pre­sión de co­rres­pon­der a un de­sa­rro­llo poé­ti­co dis­tin­to. Lo mis­mo su­ce­de con al­gu­nas ex­pre­sio­nes co­mu­nes in­crus­ta­das en la su­til fi­li­gra­na de los poe­mas.

Las ma­ne­ras del agua bien va­le el Pre­mio Aguas­ca­lien­tes ob­te­ni­do por su só­li­da fac­tu­ra. La si­tua­ción es que la sol­tu­ra y la in­ten­si­dad lí­ri­ca lle­gan a ser tan efec­ti­vas que vuel­ven no­to­rias las mí­ni­mas sa­li­das de tono. Es­ta apa­ren­te di­so­cia­ción te­má­ti­ca me su­gie­re una re­fle­xión so­bre la na­tu­ra­le­za de los con­cur­sos poé­ti­cos: ¿qué tan­to la ex­ten­sión obli­ga­da por la con­vo­ca­to­ria con­di­cio­na las po­si­bi­li­da­des ex­pre­si­vas de un poe­ma­rio que con­cen­tran­do su fuer­za ex­pre­si­va au­men­ta­ría sus cua­li­da­des co­mo li­bro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.