Gloria de la in­fe­li­ci­dad

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - VÍC­TOR MA­NUEL MENDIOLA men­dio­la54@yahoo.com.mx

El nue­vo tí­tu­lo de Ga­briel Ber­nal Gra­na­dos, Ano­ta­cio­nes pa­ra una teo­ría del fra­ca­so (FCE, 2016), del mis­mo mo­do que el tex­to de Luis Vi­cen­te de Agui­na­ga, De la in­ti­mi­dad —co­men­ta­do ha­ce un mes—, nos per­mi­te con­tem­plar un poe­ma en la pro­fun­di­dad de su ca­rác­ter úni­co, pe­ro tam­bién en el den­so te­ji­do or­gá­ni­co don­de ne­ce­sa­ria­men­te ese poe­ma es el es­pe­jo y la re­ver­be­ra­ción de otras mu­chas obras.

El en­sa­yo de Ber­nal des­plie­ga la ex­tra­ña in­mo­vi­li­dad que ha con­sa­gra­do Un gol­pe de da­dos de Stép­ha­ne Ma­llar­mé y nos ha­ce ver su as­cen­den­cia y des­cen­den­cia múl­ti­ples. A tra­vés de la com­pren­sión de au­to­res del ca­non de la cul­tu­ra de Oc­ci­den­te (es­cri­to­res y pin­to­res), Ber­nal no pier­de el ca­mino. En un dis­cur­so bien pen­sa­do y na­tu­ral trans­for­ma una de las tres me­tá­fo­ras fun­da­men­ta­les del poe­ma de Ma­llar­mé, el nau­fra­gio, en el nú­cleo de una con­cien­cia tan di­vi­di­da co­mo des­gra­cia­da —las otras dos me­tá­fo­ras son, evi­den­te­men­te, el jue­go de da­dos (tro­ca­da en las tres mo­ne­das del I ching de Fa­ra­beuf) y la es­cri­tu­ra co­mo una cons­te­la­ción—. La de­mos­tra­ción ocu­rre ba­jo la co­rres­pon­den­cia plu­ral de Art­hur Gor­don Pym de Poe, La ba­la­da del vie­jo ma­ri­ne­ro de Co­le­rid­ge, Moby Dick de Mel­vi­lle, Los ju­ga­do­res de car­tas de Cé­zan­ne y, po­dría­mos aña­dir, “El al­ba­tros” de Bau­de­lai­re. Así, con es­tos sím­bo­los del desa­so­sie­go, nos ha­ce ver una par­te de las vi­sio­nes más arries­ga­das de la crea­ción de los si­glos XIX y XX y nos re­cuer­da la ru­ta de un des­tino atri­bu­la­do e inevi­ta­ble­men­te fa­lli­do. El fra­ca­so, la teo­ría del fra­ca­so, las ani­ma. Esa es la ra­zón por la que la úl­ti­ma gran pie­za de Ma­llar­mé, pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Cos­mó­po­lis en 1887, no de­jó de emer­ger, una y otra vez, co­mo el em­ble­ma de es­ta ex­pe­rien­cia en fi­gu­ras cen­tra­les o en epí­go­nos de to­da ín­do­le a lo lar­go de una cen­tu­ria. Un gol­pe de da­dos es, pues, la ima­gen pu­ra, ca­si inasi­ble, que de­be­mos for­mu­lar en los tér­mi­nos ma­ri­ne­ros de un de­rro­te­ro, de la atrac­ción de una gloria por la de­rro­ta en el abis­mo con­tem­po­rá­neo, ca­da vez más vul­gar y so­ca­rrón que trá­gi­co e iró­ni­co.

El li­bro de Ber­nal, por otro la­do, no de­ja de re­co­no­cer y ren­dir ho­me­na­je a va­rios es­cri­to­res me­xi­ca­nos que han con­tri­bui­do a la lec­tu­ra de es­ta for­ma pri­mor­dial en des­com­po­si­ción, des­de Al­fon­so Re­yes has­ta Jai­me Mo­reno Vi­lla­rreal y Ju­lián Zu­ga­za­goi­tia, pa­san­do des­de lue­go por Oc­ta­vio Paz y Ula­lu­me Gon­zá­lez de León. Ha­bría que aña­dir —es­toy se­gu­ro de que Ber­nal lo tie­ne en la ca­be­za— a Sal­va­dor Eli­zon­do, sin el cual se­ría im­po­si­ble en­ten­der la lec­tu­ra ri­gu­ro­sa del poe­ta fran­cés rea­li­za­da en Mé­xi­co a fi­na­les del si­glo XX.

Co­mo el li­bro de De Agui­na­ga, el en­sa­yo de Ber­nal re­pre­sen­ta una vuel­ta ha­cia los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les de la li­te­ra­tu­ra de nues­tros días. Am­bos tex­tos son un ca­reo con el pa­sa­do, pe­ro son tam­bién un exa­men —im­pli­can una com­pa­ra­ción con los tex­tos de hoy—. ¿La poesía va­que­ra y des­hi­la­cha­da o ca­pri­cho­sa y equí­vo­ca re­sis­te la com­pa­ra­ción con el hi­la­ran­te dra­ma ba­rro­co de Ra­món Ló­pez Ve­lar­de, con el nihi­lis­mo ló­gi­co de Jua­rroz o con la anéc­do­ta mul­ti­pli­ca­da de la ale­go­ría del “So­ne­to en ix”, des­ti­la­da en Un gol­pe de da­dos? ¿No se­rá ur­gen­te re­plan­tear­nos el equi­li­brio en­tre el tan tra­que­tea­do “aquí y aho­ra” de los cin­co sen­ti­dos y la ca­si ol­vi­da­da re­com­pen­sa des­pués de un pen­sa­mien­to in­vo­ca­da por Paul Va­léry?

La bús­que­da de los res­tos del fa­mo­so nau­fra­gio, dra­ma­ti­za­da en Un gol­pe de da­dos, nos pi­de en res­pues­ta, por obli­ga­ción y ho­nes­ti­dad, ini­ciar o re­ini­ciar un via­je ha­cia otras cons­te­la­cio­nes más re­mo­tas don­de la reali­dad es, bien mi­ra­da, sue­ño y ale­go­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.