LA MA­GIA UNI­VER­SAL

Milenio - Laberinto - - PORTADA - ALON­SO CUE­TO

La poe­sía y la pu­bli­ci­dad no son ac­ti­vi­da­des tan ex­clu­yen­tes co­mo uno pu­die­ra pen­sar. Un pu­bli­cis­ta res­pe­ta­ble es­con­de siem­pre a un poe­ta. Sa­be que jue­ga con la fan­ta­sía y la ilu­sión, te­mas que la poe­sía co­no­ce ha­ce mu­cho tiem­po.

En la re­cien­te pe­lí­cu­la The Founder, que cuen­ta la his­to­ria de Jay Kroc, el hom­bre que mer­ca­dea las ham­bur­gue­sas Mc­Do­nalds, hay un cla­ro ejem­plo. Cuan­do uno de los her­ma­nos McDonald le pre­gun­ta por qué no hi­zo su pro­pia em­pre­sa de ali­men­tos, Kroc con­tes­ta: “Ne­ce­si­ta­ba un nom­bre co­mo Mc­Do­nalds. Na­die co­me­ría una ham­bur­gue­sa que se lla­me Kroc”. La hos­pi­ta­li­dad cir­cu­lar que cum­plen los so­ni­dos de la “a” y de la “o” tie­ne una lar­ga his­to­ria. Las pa­la­bras con am­bas le­tras son las que se usan para los nom­bres de “ma­má” o “pa­pá” en mu­chos idio­mas, o en de­ri­va­dos co­mo la abre­via­tu­ra in­gle­sa “Mom”, para mos­trar la re­don­dez in­te­gral del ca­ri­ño. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de esa gran ma­dre de los ci­ber­nau­tas que se ha pues­to el nom­bre de “Goo­gle”. Dos gra­fías y so­ni­dos abier­tos jun­tos en me­dio de la pa­la­bra. Sin ese nom­bre, el ser­vi­dor qui­zá no se­ría el más bus­ca­do.

Las ri­mas que la poe­sía lle­vó a su per­fec­ción si­guen ejer­cien­do un efec­to co­mo lo de­mues­tra la di­fu­sión de las dos pa­la­bras más fa­mo­sas para los se­dien­tos pa­si­vos del mun­do: “Co­ca Co­la”. La ri­ma aso­nan­te cu­yas ven­tas de­rro­ta­ron a la “Pep­si Co­la” no re­ve­la que el sa­bor de am­bas be­bi­das es muy pa­re­ci­do. El nom­bre hi­zo la di­fe­ren­cia. Di­cho sea de pa­so, la Co­ca Co­la ven­dió más bo­te­llas que nun­ca el año en el que su le­ma fue “La chis­pa de la vi­da”, otra ri­ma aso­nan­te que me­jo­ró el sa­bor de la be­bi­da.

La poe­sía lo cu­bre to­do, in­clu­so la po­lí­ti­ca. Po­de­mos pen­sar que Dwight Ei­sen­ho­wer fue ele­gi­do pre­si­den­te gra­cias al dac­tí­li­co: “I like Ike”. Es po­si­ble que esa ali­te­ra­ción fue­ra más efi­cien­te que to­dos sus tí­tu­los de com­ba­tien­te. Cuan­do Ken­nedy di­jo su fra­se “No pre­gun­tes lo que tu país pue­de ha­cer por ti sino lo que tú pue­des ha­cer por tu país”, es­ta­ba usan­do una fi­gu­ra del len­gua­je: la an­tí­te­sis. Un fa­mo­so co­mer­cial de mi in­fan­cia (“Me­jor. Me­jo­ra. Me­jo­ral”) ex­plo­ta la reite­ra­ción de la mis­ma raíz, es de­cir lo que en poe­sía se lla­ma de­ri­va­ción o pa­re­que­sis. La fa­mo­sa fra­se de Ni­ke nos da un ejem­plo de la fi­gu­ra de la sen­ten­cia: “Just do it”. (Se ru­mo­rea ade­más que fue­ron las úl­ti­mas pa­la­bras del ase­sino Gary Gil­mo­re a sus ver­du­gos.)

La poe­sía es un len­gua­je esen­cial. Cuan­do sus mar­cas apa­re­cen, pue­den pro­vo­car cual­quier reac­ción, in­clu­so la de sa­lir de com­pras.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.