De la in­ter­ven­ción

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - IVÁN RÍOS GAS­CÓN @Iva­nRio­sGas­con

In­ter­ve­nir es in­ter­po­ner­se, mez­clar­se, in­mis­cuir­se, en­tro­me­ter­se, in­vo­lu­crar­se o ma­nio­brar, por su­pues­to que el ver­bo tie­ne más si­nó­ni­mos pe­ro en lo que se re­fie­re al ar­te, esas son sus acep­cio­nes más exac­tas. La in­ter­ven­ción con­sis­te en mo­di­fi­car o adi­cio­nar, cier­tos crí­ti­cos o cu­ra­do­res di­cen “en­ri­que­cer” o “me­jo­rar”, obras pre­exis­ten­tes con el fin de ar­ti­cu­lar otro dis­cur­so es­té­ti­co al que po­seía el pro­duc­to pri­mi­ge­nio, lo que im­pli­ca una apro­pia­ción a man­sal­va, una ar­bi­tra­ria in­je­ren­cia so­bre el tra­ba­jo ajeno.

Para al­gu­nos, la in­ter­ven­ción es una al­ter­na­ti­va le­gí­ti­ma e in­clu­so no­ve­do­sa; para otros una ru­ta fá­cil y ex­pe­di­ta para crear al­go sin el mí­ni­mo es­fuer­zo ima­gi­na­ti­vo. Hay otros más que con­si­de­ran la in­ter­ven­ción sim­ple­men­te co­mo un pla­gio. La pre­gun­ta ob­via es, en­ton­ces, ¿la in­ter­ven­ción es ar­te?

Hoy día to­do es in­ter­ve­ni­ble. Ya no so­lo son ob­je­tos (pie­zas, es­cul­tu­ras, lien­zos, fo­to­gra­fías o has­ta au­to­mó­vi­les), no so­lo son in­mue­bles (la in­ter­ven­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca sue­le ser de ín­do­le más que es­té­ti­ca, fun­cio­nal), tam­bién son obras li­te­ra­rias cé­le­bres, de cul­to. El af­fai­re de Pa­blo Kat­chad­jian ver­sus Ma­ría Ko­da­ma por El Aleph en­gor­da­do sus­ci­tó un de­ba­te aca­lo­ra­do en la re­pú­bli­ca de las le­tras ar­gen­ti­nas, en pro y en con­tra del li­bro en dis­cor­dia. Lo que hi­zo Kat­chad­jian fue aña­dir 5 mil 600 pa­la­bras a las 4 mil del re­la­to de Bor­ges (va­ya que el in­ter­ven­tor re­sul­tó más fér­til que el in­ter­ve­ni­do) y pu­bli­car una pro­pues­ta que, se­gún él, era un ex­pe­ri­men­to.

El li­ti­gio que du­ró al­go así co­mo cua­tro años, se re­sol­vió a fi­nes de 2016 en con­tra de Kat­chad­jian. Guillermo Carvajal, juez de pri­me­ra ins­tan­cia, di­jo: “Ten­go por acre­di­ta­do que Pa­blo Es­te­ban Kat­chad­jian de­frau­dó los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual que le re­co­no­ce la legislación vi­gen­te a Ma­ría Ko­da­ma —viu­da de Jorge Luis Bor­ges— en re­la­ción con la obra li­te­ra­ria El Aleph . […] Sur­ge en for­ma pal­ma­ria la al­te­ra­ción del tex­to de la obra de Bor­ges por par­te del eva­lua­do, de­jan­do caer por tie­rra el des­car­go in­ten­ta­do por es­te úl­ti­mo, en cuan­to pre­ten­de ex­pli­car que la pu­bli­ca­ción de El Aleph en­gor­da­do obe­de­ce sim­ple­men­te a una ex­pe­ri­men­ta­ción li­te­ra­ria”.

Si bien Kat­chad­jian no ob­tu­vo be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos con ese li­bro, los fe­ro­ces abo­ga­dos de la Ko­da­ma se­ña­la­ron que con­si­guió al­go me­jor, no­to­rie­dad, por lo que su in­ter­ven­ción se ca­li­fi­có co­mo un de­li­to aun­que en esen­cia no es así, pues se­gu­ra­men­te los lec­to­res pre­fe­ri­rán la obra ori­gi­nal a la del en­gor­da­dor. Sin em­bar­go, ¿su in­ter­ven­ción fue ar­te?

Hoy se pue­den in­ter­ve­nir in­clu­so los res­tos hu­ma­nos para crear ob­je­tos or­di­na­rios co­mo la pie­dra para un ani­llo, una pie­dra que a pri­me­ra vis­ta no se di­fe­ren­cia de otras pie­dras, no po­see un co­lor ni una for­ma ni una tex­tu­ra di­fe­ren­te a la de un dia­man­te o a la de la bi­su­te­ría. El va­lor de esa pie­dra es sim­bó­li­co, y por tan­to su­pues­to, na­da ga­ran­ti­za que los re­si­duos cor­po­ra­les for­men el bri­llo de una di­mi­nu­ta y pe­dre­go­sa trans­pa­ren­cia, lo mis­mo que si un pu­ña­do de ce­ni­zas se pu­sie­ran en el are­ne­ro del ga­to para mon­tar una ins­ta­la­ción de hu­mor ne­gro y ex­po­ner­la con bom­bo y pla­ti­llo para, hi­po­té­ti­ca­men­te, pro­mo­ver un de­ba­te so­bre la es­té­ti­ca con­tem­po­rá­nea. ¿Eso es ar­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.