CANÍBALES Y CON­TEM­PO­RÁ­NEOS

Milenio - Laberinto - - PORTADA - JU­LIO HUBARD

Se su­po­ne que Mon­taig­ne es nues­tro con­tem­po­rá­neo por­que con él ini­cia esa co­sa lla­ma­da “re­la­ti­vis­mo cul­tu­ral” —pa­la­bras ho­rren­das que su­po­nen dis­tan­cias in­sal­va­bles: que una per­so­na so­lo es ca­paz de com­pren­der su pro­pia cul­tu­ra, y a me­dias; que las di­fe­ren­cias his­tó­ri­cas, lin­güís­ti­cas, es­pi­ri­tua­les y ma­te­ria­les son tan­tas, y tan pro­fun­das, que com­pren­der a los otros re­sul­ta im­po­si­ble—. Pe­ro no. Mon­taig­ne no es nues­tro con­tem­po­rá­neo por­que le re­sul­ten in­son­da­bles los otros y sus cul­tu­ras sino por­que se ha­lla a sí mis­mo co­mo un otro: una in­te­rro­ga­ción y no un sa­ber.

Des­cu­bre sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes in­te­lec­tua­les en ca­da en­sa­yo por­que la con­cien­cia le apa­re­ce co­mo dic­ta­da por otras vo­ces, que en­tran o sa­len del con­cur­so del pen­sa­mien­to. La su­ya y las otras men­tes le re­sul­tan tan mis­te­rio­sas co­mo ri­dí­cu­las. Y ese es­cep­ti­cis­mo es lo que mu­chos con­fun­den con re­la­ti­vis­mo.

El ca­so más no­ta­ble de per­ple­ji­dad cul­tu­ral le vino al to­par con tres in­dios tu­pi­nam­bá, sus famosos caníbales, que co­no­ció en la cor­te de Ruán, en 1562, “ig­no­ran­tes de lo que cos­ta­rá al­gún día a su tran­qui­li­dad y ven­tu­ra el co­no­cer las co­rrup­cio­nes de acá... mí­se­ros por ha­ber­se de­ja­do en­ga­ñar por el de­seo de no­ve­dad”.

To­dos los lec­to­res y tra­ta­dis­tas de Mon­taig­ne han da­do in­ter­pre­ta­cio­nes y des­cu­bier­to pis­tas del en­sa­yo “So­bre los caníbales”: de ahí sur­ge el Ca­li­bán de Sha­kes­pea­re, la an­tro­po­lo­gía mo­der­na, la crítica y au­to­crí­ti­ca de las cos­tum­bres co­mo dis­ci­pli­na mo­ral e in­te­lec­tual y, en fin, es­te es­cep­ti­cis­mo de sí, que es el ori­gen no so­lo de la in­te­li­gen­cia sino tam­bién de la ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual. Eso y más. Pe­ro me sor­pren­de que ca­si na­die ha­ya re­pa­ra­do en un asun­to enojo­so. Mien­tras los caníbales es­tu­vie­ron en la cor­te, el rey Carlos IX “ha­bló­les lar­go tiem­po” y les ex­pli­có co­sas, pe­ro no les pre­gun­tó na­da. En cam­bio, Mon­taig­ne su­pu­so que los in­dios po­drían re­ve­lar­le ver­da­des nue­vas. Les pre­gun­tó qué les ha­bía pa­re­ci­do lo que veían. Y ellos di­je­ron tres co­sas. Una, que ha­lla­ban “muy ex­tra­ño que tan­tos hom­bres gran­des y fuer­tes, bar­ba­dos y ar­ma­dos”, se so­me­tie­ran y obe­de­cie­ran a un ni­ño (el rey te­nía 12 años). La se­gun­da co­sa que los per­ple­jó fue que unas per­so­nas tu­vie­ran tan­to lu­jo, mien­tras otros, sus “mi­ta­des”, fue­ran tan mi­se­ra­bles.

Ellos di­je­ron tres co­sas, pe­ro Mon­taig­ne ol­vi­dó la ter­ce­ra. Ya sé que el en­sa­yo so­bre los caníbales es pie­dra de to­que y pa­pel tor­na­sol pa­ra jui­cios y crí­ti­cas de la cul­tu­ra. Pe­ro no le sé per­do­nar el des­cui­do de ha­ber ol­vi­da­do un ter­cio en­te­ro de la con­fron­ta­ción ca­ní­bal.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.