SO­BRE MAR­GA­RI­TA MICHELENA

Con­me­mo­ra­mos 100 años del na­ci­mien­to de la es­cri­to­ra hi­dal­guen­se (21 de ju­lio de 1917-27 de mar­zo de 1998), cu­ya obra poé­ti­ca se mue­ve entre la de­sola­ción y el amor que se eva­po­ra

Milenio - Laberinto - - PORTADA - PER­LA SCHWARTZ

Un tono in­ti­mis­ta, con­fe­sio­nal, muy cer­cano al de los poe­mas de Syl­via Plath o An­ne Sex­ton es el que pre­si­de a la poe­sía de Mar­ga­ri­ta Michelena (1917–1998), es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta hi­dal­guen­se a la que es ne­ce­sa­rio leer y re­va­lo­rar por su li­ris­mo in­ten­so y la au­ten­ti­ci­dad que per­mea la al­qui­mia de su lenguaje. Poe­ta ex­pre­si­va y su­ma­men­te emo­ti­va, que su­po sos­la­yar la cur­si­le­ría de­bi­do a que en su es­cri­tu­ra hay un equi­li­brio entre sus sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos, da cuen­ta del amor, el desamor, el va­cío del ser, el te­dio exis­ten­cial y en mo­men­tos se in­ter­na en el ám­bi­to re­li­gio­so. En la ma­yo­ría de sus poe­mas —que no to­dos— hay un de­jo de nos­tal­gia por aque­llo que al­gu­na vez se vi­vió y que ha de­ja­do de ser, por to­do aque­llo que se pier­de en el mar de un tiem­po in­con­men­su­ra­ble, y que la me­mo­ria no es ca­paz de res­guar­dar. Sin du­da, pa­ra Mar­ga­ri­ta Michelena la poe­sía fue un ac­to de re­den­ción, un con­ti­nuo ajus­te de cuen­tas con su exis­ten­cia te­rres­tre. El 21 de ju­lio de 1996, en un ho­me­na­je que se rea­li­zó en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes, Octavio Paz ex­pre­só: “sus poe­mas son cris­ta­li­za­cio­nes trans­pa­ren­tes. Des­de su pri­mer li­bro me im­pre­sio­na­ron, por igual, la maes­tría de la he­chu­ra, la pro­fun­di­dad del con­cep­to y la au­ten­ti­ci­dad de las emo­cio­nes. […] Sus poe­mas bro­tan del sue­lo del lenguaje co­mo cho­pos, pi­nos o ála­mos, tam­bién co­mo to­rres de re­fle­jos y es­bel­tos obe­lis­cos de cla­ri­da­des”. Mar­ga­ri­ta Michelena na­ció el 21 de ju­lio de 1917 en Pa­chu­ca, y fa­lle­ció en la Ciu­dad de Mé­xi­co el 27 de mar­zo de 1998. Muy jo­ven se tras­la­dó a la ca­pi­tal pa­ra es­tu­diar en la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras de la UNAM. Se dio a co­no­cer co­mo poe­ta en 1943 en la re­vis­ta Ti­ra de co­lo­res. Dos años más tar­de pu­bli­ca su pri­mer li­bro de poe­mas, Pa­raí­so y nos­tal­gia (1945), don­de uno de sus poe­mas cen­tra­les es “At­mós­fe­ra sin tiem­po”, de cor­te fi­lo­só­fi­co y de­di­ca­do al aman­te au­sen­te, a quien se lle­va en el co­ra­zón y a quien se año­ra de so­bre­ma­ne­ra: “Es­toy con­ti­go, pa­ra siem­pre/ en me­dio de una ce­les­te so­le­dad/ y el sel­vá­ti­co río de mi san­gre/ se vuel­ve un com­ba­te y man­sa de­vo­ción/ y un rít­mi­co ho­me­na­je”. Pe­se a su so­le­dad cós­mi­ca, el re­cuer­do del Bien Amado se per­pe­túa, voz que en­can­ta a la pa­la­bra. En 1948 apa­re­ce Lau­rel de án­gel, su se­gun­do li­bro, que po­see una voz más ma­du­ra, per­mea­da por sus lec­tu­ras de poe­sía fran­ce­sa, so­bre to­do el Bau­de­lai­re “del spleen de París” y el in­qui­si­ti­vo Ma­llar­mé. El lenguaje es asu­mi­do co­mo un me­dio pa­ra una ca­tar­sis con­ti­nua.

La na­tu­ra­le­za es una pre­sen­cia pu­ra; el lau­rel, el ro­sal, el sol, las es­tre­llas, y los pá­ja­ros pue­blan su cor­pus poé­ti­co. La es­cri­to­ra can­ta con un mar­ca­do de­jo de me­lan­co­lía y de so­le­dad so­le­do­sa. Su es­cri­tu­ra es­tá in­mer­sa en una sua­ve sau­da­de que me­ce a su al­ma: “Má­ta­me de be­lle­za, ya al­can­za­do/ el gran ca­llar ha­cia don­de na­ve­ga/ la na­ve de nos­tal­gia que es mi can­to./ De­ja que en es­te pun­to mi ce­ni­za/ se cai­ga don­de mí, que me des­nu­de,/ y me de­je a tu ori­lla con­su­ma­da” (fragmento de “A las puer­tas de Sión”).

Con­tem­po­rá­nea de Em­ma Go­doy, Gri­sel­da Ál­va­rez y Gua­da­lu­pe Amor —de és­ta úl­ti­ma pro­lo­gó su poe­sía com­ple­ta—, Michelena ejer­ció una in­ten­sa la­bor pe­rio­dís­ti­ca, pa­ra­le­la a su queha­cer li­te­ra­rio. Muy jo­ven se ini­ció co­mo guio­nis­ta de ra­dio y fue di­rec­to­ra del su­ple­men­to La Cul­tu­ra en Mé­xi­co de la re­vis­ta Siem­pre!

Tam­bién hay que des­ta­car su la­bor co­mo crítica li­te­ra­ria, don­de fue agu­da en sus ob­ser­va­cio­nes de las obras de au­to­res na­cio­na­les y del ex­tran­je­ro. Tu­vo es­pe­cial interés en di­fun­dir la obra de los es­cri­to­res es­pa­ño­les exi­lia­dos en Mé­xi­co. Siem­pre des­ta­có por la cla­ri­dad de sus con­cep­tos, así co­mo por la ob­je­ti­vi­dad en sus jui­cios.

Pe­ro la ma­yor tras­cen­den­cia de Mar­ga­ri­ta Michelena es su poe­sía. Otros de sus li­bros des­ta­ca­dos son Tris­te­za te­rres­tre (1954) y Reunión de imá­ge­nes (1969), es­te úl­ti­mo pu­bli­ca­do por el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca. Entre sus pá­gi­nas nos en­con­tra­mos con el poe­ma “Mo­nó­lo­go del des­pier­to”, que exal­ta el la­do os­cu­ro de la vi­da y cuan­do los días ca­re­cen de sen­ti­do, cuan­do tan so­lo se pue­de ha­llar una vía de re­den­ción a tra­vés de la ma­te­ria in­can­des­cen­te del lenguaje: “Es­ta­mos ya arra­sa­dos, de­te­ni­dos,/ fue­ra de no­so­tros, sin ri­be­ra ni cen­tro,/ sin nom­bre ni me­mo­ria,/ per­di­da ya la cla­ve del lí­mi­te, la cifra/ de nues­tra pro­pia ima­gen y del es­pe­jo./ To­do aquí es más allá/ se ha tras­cen­di­do el círcu­lo/ se ha de­ro­ga­do el tú./ Ni dis­tan­cia. Ni mú­si­ca. Ni la­ti­do. Ni ór­bi­ta,/ la dul­zu­ra te­rri­ble sin fon­do de la na­da”.

La poe­sía de Michelena fue bien re­ci­bi­da por la crítica de su épo­ca, aun­que en la ac­tua­li­dad es una poe­ta un tan­to ol­vi­da­da, si com­pa­ra­mos, por ejem­plo, la di­fu­sión que tie­ne la poe­sía de Ro­sa­rio Cas­te­lla­nos. En es­te, el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to, se ha­ce la in­vi­ta­ción pa­ra leer­la o re­leer­la. Poe­mas su­yos se en­cuen­tran en di­ver­sas an­to­lo­gías co­mo 50 poe­tas con­tem­po­rá­neos de An­to­nio Cas­tro Leal, La poe­sía me­xi­ca­na de Max Aub, y Poe­sía en mo­vi­mien­to, cu­ya se­lec­ción co­rrió a car­go de Octavio Paz, Alí Chu­ma­ce­ro, Ho­me­ro Arid­jis y José Emi­lio Pa­che­co.

Tris­te­za y de­sola­ción son sen­ti­mien­tos que ha­bi­tan al­gu­nos de sus poe­mas, co­mo su­ce­de con “Co­mo a un muer­to de sed”: “Cuan­do me in­clino a re­co­ger mi nom­bre/ nom­bre de so­le­dad, ce­tro som­brío/ y cé­li­be co­ro­na,/ sé que arre­ba­tó su lau­rel a un muer­to/ y me ci­ño la flor que no se mi­ra,/ más que a otra le es­toy ha­blan­do con es­tas vo­ces”.

Eros y Ta­na­tos son dos pre­sen­cias cons­tan­tes en su obra poé­ti­ca. So­bre to­do en los tex­tos de Tris­te­za te­rres­tre, un li­bro de­sola­do don­de se cues­tio­na por qué el ser hu­mano nace, si la muer­te lo apu­ña­la a ca­da mo­men­to y el de­ve­nir es un sue­ño di­fu­so. Otro de sus te­mas es la otre­dad, ese es­tar es­cin­di­do de quie­nes nos ro­dean. Ella ma­ne­ja co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va el res­guar­do en el ser pri­mi­ge­nio, ese que no es­tá con­ta­mi­na­do de ex­ce­si­va tris­te­za, ese que se so­bre­vi­ve es­toi­co día con día.

Otra de las ve­tas a des­ta­car de la poe­sía de Michelena son los poe­mas de­di­ca­dos a sus ami­gos, co­mo el in memoriam a Efrén Her­nán­dez, quien fue­ra el editor de sus cuen­tos en la re­vis­ta Amé­ri­ca. Un poe­ma que lle­va el su­ge­ren­te tí­tu­lo de “Sue­ño y rescate” re­bo­sa ter­nu­ra, y des­pi­de al ami­go que­ri­do y al es­cri­tor que ad­mi­ra: “Aho­ra él ha vuel­to a su he­re­dad, al si­tio,/ en don­de fue nom­bra­do con un nom­bre de mú­si­ca/ an­tes del cuer­po frá­gil y de la voz do­li­da”.

Sin em­bar­go, el poe­ma de­di­ca­do a Eu­ni­ce Odio se im­po­ne por ser des­ga­rra­dor, de una mu­jer hi­per­sen­si­ble que no ha­lló su lu­gar de aco­mo­do en el mun­do que la ro­dea­ba, de una mu­jer que se fue de­jan­do mo­rir len­ta­men­te. “Pa­la­bras del poe­ta a la criatura hu­ma­na” es mu­si­cal al tiem­po que ele­gia­co: “To­do lo sé de ti, pues ven­go de la mú­si­ca/ de su cuer­po sin tér­mino, in­fa­li­ble. […]/ Y te doy el ves­ti­do de­li­ran­te del fue­go/ pa­ra que al con­su­mir­te seas re­co­no­ci­da”.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.