Ago­nías ge­me­las

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AR­MAN­DO GON­ZÁ­LEZ TO­RRES @So­bre­per­do­nar

Es un re­la­to de gue­rra, pe­ro no es­tá des­ti­na­do pa­ra los fa­ná­ti­cos de la ac­ción o el he­roís­mo: to­do lo que ocu­rre es que un ca­ba­llo, y una ci­vi­li­za­ción, se mue­ren. Clau­de Si­mon (1913-2005), el me­tó­di­co or­fe­bre de la na­rra­ti­va fran­ce­sa, creó una obra tan exi­gen­te co­mo es­ti­mu­lan­te, mar­ca­da por la som­bra de las gue­rras mun­dia­les (su pa­dre mu­rió en la pri­me­ra y él com­ba­tió en la se­gun­da), el pe­si­mis­mo an­tro­po­ló­gi­co y la no­ción de cri­sis del sig­ni­fi­ca­do. Cier­ta­men­te, des­pués del ho­rror y el ab­sur­do de la des­truc­ción de un con­ti­nen­te, re­sul­ta­ba di­fí­cil con­for­mar­se con el ca­rác­ter re­crea­ti­vo de la li­te­ra­tu­ra más con­ven­cio­nal y, pa­ra mu­chos, era ne­ce­sa­rio hur­gar en el ins­tru­men­to mis­mo del lenguaje. No es ex­tra­ño que el nom­bre de Clau­de Si­mon se aso­cie a la lla­ma­da Nou­veau Ro­man, una co­rrien­te de afi­ni­da­des na­rra­ti­vas, que pre­ten­de li­mi­tar la im­por­tan­cia de la anéc­do­ta y cen­trar­se en el tra­ba­jo y la re­fle­xión textual. En bus­ca de es­ca­par a los lu­ga­res co­mu­nes y al efec­tis­mo de la na­rra­ti­va comercial, la es­cri­tu­ra de la Nou­veau Ro­man se cen­tra en el he­cho con­cre­to, en la des­crip­ción y en una bús­que­da ca­si ma­nia­ca de pre­ci­sión. No se tra­ta de con­tar por con­tar sino de de­mos­trar, en el cur­so del pro­pio ac­to na­rra­ti­vo, la di­fi­cul­tad de con­tar y de sig­ni­fi­car.

En el ca­so de Si­mon, en sus me­jo­res mo­men­tos, su ri­gu­ro­si­dad, su for­ma­lis­mo y mi­nu­cia des­crip­ti­va po­ten­cian el dra­ma­tis­mo y ten­sión de sus tra­mas mi­ni­ma­lis­tas. El ca­ba­llo (Can­ta­ma­res, 2017, tra­duc­ción de Me­li­na Bal­cá­zar y Pe­dro Hu­go Ale­ján­drez) es un ejem­plo de es­tas vir­tu­des. Si­tua­do en el es­ce­na­rio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el re­la­to des­cri­be el trán­si­to de un gru­po de sol­da­dos fran­ce­ses por la cam­pi­ña y su arri­bo a un mi­se­ra­ble vi­llo­rrio don­de un ca­ba­llo per­te­ne­cien­te al re­gi­mien­to en­fer­ma. Va a ser la ago­nía del ani­mal, des­cri­ta con atroz de­ta­lle, la que aglu­ti­ne los pe­que­ños he­chos (la apa­ri­ción de una mu­jer desea­ble, las dispu­tas entre los pue­ble­ri­nos, las pe­sa­das pu­yas entre los sol­da­dos) que re­co­ge el re­la­to. To­dos, por lo de­más, sa­ben el ori­gen del ma­les­tar del ca­ba­llo, los gol­pes que le pro­pi­na­ba su ji­ne­te, mo­les­to con su for­ma de tro­tar y, so­bre to­do, con la gue­rra y con­si­go mis­mo. El ca­ba­llo es una lo­gra­dí­si­ma es­tam­pa de la tris­te­za y de­s­es­pe­ran­za de las ge­ne­ra­cio­nes que pa­de­cie­ron la de­vas­ta­ción y una crítica a la ló­gi­ca del be­li­cis­mo, pe­ro es tam­bién una des­ga­rra­do­ra evo­ca­ción de la mor­ta­li­dad de los se­res vi­vos y de los tran­ces ge­me­los de la en­fer­me­dad y la ago­nía.

ES­PE­CIAL

Clau­de Si­mon

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.