EN ME­MO­RIA DE RA­MÓN XI­RAU (1924–2017)

Milenio - Laberinto - - PORTADA - BI­CHOS Y PA­RIEN­TES JU­LIO HUBARD

JU­LIO HUBARD, JUAN MA­NUEL GÓ­MEZ, GA­BRIEL ZAID, AR­MAN­DO GON­ZÁ­LEZ TO­RRES

Se fue Ra­món Xi­rau. 93 años. Vi­mos sus fuer­zas apa­gar­se po­co a po­co en torno de la más ge­ne­ro­sa son­ri­sa: una que re­ga­la­ba esa cer­te­za de hu­ma­ni­dad, de ima­gen y se­me­jan­za an­te­rio­res a to­do ac­ci­den­te, con la con­fian­za re­cí­pro­ca de las crea­tu­ras fa­li­bles, pe­ro tam­bién con la historia. Hay que ima­gi­nar, en la de Xi­rau, la son­ri­sa de los gran­des ra­mo­nes de su len­gua ma­ter­na: el in­men­so Lu­lio, el mo­des­to Sa­bun­de y el hu­ma­nis­mo ca­ta­lán que arro­ja esa luz de las crea­tu­ras: es el ser —y sa­ber­lo: no el sus­tan­ti­vo sino el ver­bo.

No era la sa­bi­du­ría del hu­ma­nis­ta fi­ló­lo­go y tra­duc­tor sino la con­fian­za de no ser ba­su­ra de los tiem­pos. Su poe­sía com­par­tía las van­guar­dias, las for­mas nue­vas, los desafíos for­ma­les de las mo­der­ni­da­des, pe­ro di­fe­ría tam­bién: nun­ca sos­pe­chó que pu­dié­ra­mos ser cas­ca­jo de los si­glos o en­tes ol­vi­da­dos, ni or­fan­dad en­ca­lle­ci­da.

Des­de esa ra­di­cal se­me­jan­za pro­du­jo una obra crí­ti­ca que no se pa­re­ce a nin­gu­na otra. No ex­po­ne; ha­bi­ta, pien­sa, des­cu­bre. Lo mis­mo es pla­tó­ni­co, que agus­ti­niano, que berg­so­niano. No es una cla­se ni una cá­te­dra sino el re­co­rri­do de ha­ber fi­lo­so­fa­do jun­ta­men­te con Kant, con Aris­tó­te­les, con Hei­deg­ger. Fue pro­fe­sor du­ran­te sie­te dé­ca­das, pe­ro su im­pron­ta no fue­ron los da­tos sino la trans­mi­sión, la tra­di­ción, la ca­pa­ci­dad de im­buir en el otro, el es­cu­cha, la fi­lo­so­fía co­mo ac­ti­vi­dad pro­pia. Se­me­jan­za y pro­xi­mi­dad.

Su obra en pro­sa es­tá to­da es­cri­ta des­de allá mis­mo, des­de la se­me­jan­za con la que le­yó to­do. Y es un lu­gar no ap­to pa­ra co­bar­des. Sus en­sa­yos, ya fi­lo­só­fi­cos, ya li­te­ra­rios, son una ce­le­bra­ción. Y so­lo un ton­to po­dría creer que el en­tu­sias­mo y los en­co­mios pue­den me­llar el fi­lo de la crí­ti­ca. Na­da más fá­cil que el des­pre­cio y el de­nues­to, pe­ro de ellos no sa­le na­da qué ha­bi­tar, qué cons­truir. Pue­den te­ner el va­lor de fre­nar y di­sua­dir, pe­ro to­do lec­tor sa­be que no hay na­da más di­fí­cil que la ce­le­bra­ción. Xi­rau nun­ca es­cri­bió so­bre obras que des­pre­cia­ra o ca­re­cie­ran de va­lor. Su crí­ti­ca nun­ca fue la­xa: era se­ve­ro, in­qui­si­ti­vo, ana­lí­ti­co, pe­ro su mo­tor fue siem­pre el en­tu­sias­mo, el ha­llaz­go del mun­do y la luz; de las crea­tu­ras y su ru­mor mu­si­cal; del pen­sa­mien­to, sus ám­bi­tos, su des­cu­bri­mien­to. La inteligencia real, no las po­ses de los lis­tos. La sa­bi­du­ría no fa­bri­ca rui­nas, ni ido­la­tría, ni re­sen­ti­mien­to. “To­do es ejer­ci­cio de be­lle­za”, di­ce en Gra­das, uno de los poe­mas ma­yo­res del si­glo XX. Ya que­da­rá tiem­po pa­ra dar­se cuen­ta del gran poe­ta que fue, que se­gui­rá sien­do. Hoy re­cor­de­mos esa son­ri­sa en que aso­ma­ban hom­bre e historia.

FO­TO: MÍRIAM SÁN­CHEZ/ AR­CHI­VO

PAS­CUAL BORZELLI IGLE­SIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.