Da­lí es el pa­dre

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com

Si Da­lí tu­vie­ra un hi­jo ten­dría cuer­po de lan­gos­ta, pier­nas de ca­ba­llo, ca­be­za de to­ro, un bra­zo lar­go con un ar­co de vio­lín y en el otro una ga­rra de águi­la. Lo des­co­no­ce­ría co­mo pa­dre, lo de­nun­cia­ría por ser un aman­te abu­si­vo, que lo man­tie­ne en­jau­la­do, obli­gán­do­lo a pin­tar, a po­sar y a can­tar. Da­lí no en­gen­dra hi­jos, los hi­jos lo en­gen­dran a él, ca­da no­che se lo sa­can de un mus­lo, de la ca­be­za, es un pa­dre mul­ti­for­me, in­to­le­ra­ble y men­ti­ro­so que sus hi­jos ase­si­nan y de­vo­ran sin pla­cer, por la ne­ce­dad de aca­bar con su es­tir­pe.

La juez, des­de la in­to­le­ran­cia le­gal, de­ci­de que es ne­ce­sa­rio ave­ri­guar si Da­lí en­gen­dra­ba hi­jos co­mo los ma­mí­fe­ros, y que el as­pec­to de sus des­cen­dien­tes es vul­gar­men­te co­mún. Las le­yes han acu­di­do a la cien­cia pa­ra in­ves­ti­gar si co­pu­ló fur­ti­va­men­te, por­que el pro­duc­to de ese mo­men­to de hu­mano abu­rri­mien­to exi­ge sa­ber quién es su pa­dre y con esa va­ga in­for­ma­ción dar­le sen­ti­do a su vi­da. Des­mi­ti­fi­car es re­gre­sar a su na­tu­ra­le­za hu­ma­na a esos que creía­mos sin sus­tan­cia ani­mal. La or­den de ex­hu­mar un cuer­po, re­ti­rar­le frag­men­tos pa­ra ana­li­zar­los en un la­bo­ra­to­rio, es un jui­cio con su ve­re­dic­to im­plí­ci­to: la bio­gra­fía que ates­ti­gua la úni­ca pa­ter­ni­dad de ob­je­tos y pin­tu­ras su­rrea­lis­tas, sin más des­cen­den­cia car­nal, no sig­ni­fi­ca an­te los de­li­rios de gran­de­za de un ser hu­mano que cree te­ner un pa­dre. El cuer­po es­tá re­ci­bien­do cas­ti­go por un de­li­to que ya la juez le dic­ta­mi­nó, los res­tos ex­hu­ma­dos son evi­den­cia de que las le­yes que ejer­cen so­bre es­ta su­rrea­lis­ta exis­ten­cia, se equi­vo­can cuan­do tra­tan de ser jus­tas e igua­li­ta­rias. Mi­llo­nes de pa­dres es­tán en­gen­dran­do hi­jos aho­ra mis­mo, ¿por qué es­co­ger uno que no de­jó más que sus pro­pias fic­cio­nes? Ele­gir a un se­men­tal frustrado uni­do a una mu­jer co­mo él, pa­re­ja de ni­ños es­té­ri­les. La cien­cia va a dic­ta­mi­nar sus reali­da­des, ex­pe­ri­men­ta­do con las ar­bi­tra­rie­da­des de la evi­den­cia te­rre­nal, exa­mi­nan­do los res­tos de una su­po­si­ción, eva­dien­do que el ca­dá­ver del pa­dre le­gal de la au­to­nom­bra­da hi­ja ya­ce en su tum­ba, que su her­mano bio­ló­gi­co vi­ve y que su ma­dre aún pue­de apor­tar algo más que sus re­cuer­dos. La juez no or­de­na que sea ex­hu­ma­do el pa­dre que re­gis­tró an­te un juez a su hi­ja, or­de­na que se sa­que de su tum­ba a un hom­bre sin hi­jos. Lo que el azar de­ci­da es irre­le­van­te, la reali­dad tor­ció los sen­de­ros pa­ra al­can­zar un des­tino; la juez, las le­yes, la cien­cia, la hi­ja que bus­ca un pa­dre, to­dos gri­tan des­de sus tri­bu­nas: el mi­to ha ter­mi­na­do.

AVELINA LÉSPER

Da­lí en el Mo­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.