Ra­món Xi­rau

El fi­ló­so­fo y poe­ta Ra­món Xi­rau Su­bías (20 de enero de 1924, Bar­ce­lo­na-Ciu­dad de Mé­xi­co, 27 de ju­lio) for­mó par­te de la ge­ne­ra­ción que lle­gó a Mé­xi­co hu­yen­do del fas­cis­mo que de­to­nó la Gue­rra Ci­vil. Miem­bro de El Co­le­gio Na­cio­nal, de­di­có gran par­te de su

Milenio - Laberinto - - HISTORIA - JUAN MA­NUEL GÓ­MEZ

Ra­món Xi­rau lle­gó a Mé­xi­co en sep­tiem­bre de 1939. Te­nía 15 años de edad. Ve­nía de Nue­va York, con su ma­dre, Pi­lar Su­bías, y su pa­dre, el emi­nen­te fi­ló­so­fo y pe­da­go­go es­pa­ñol de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, Joa­quim Xi­rau i Pa­lau, a quien se de­be, por cier­to, el li­bro Vi­da y obra de Ra­món Llull, que con­sig­na que la tra­di­ción li­te­ra­ria más re­mo­ta de la len­gua ca­ta­la­na pro­vie­ne del si­glo XIII, de la plu­ma del pro­lí­fi­co poe­ta y al­qui­mis­ta ma­llor­quín Ra­món Llull. El mu­cha­cho Ra­món Xi­rau es­tu­dia­ba en el puer­to fran­cés de Mar­se­lla cuan­do re­ci­bió el te­le­gra­ma de su pa­dre, que lo ur­gía a de­jar­lo to­do y re­unir­se ur­gen­te­men­te con él y su ma­dre en Pa­rís, de don­de par­ti­rían rum­bo a Nue­va York. En los es­ter­to­res de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, an­te la in­mi­nen­cia de la ocu­pa­ción de Bar­ce­lo­na por las tro­pas de Fran­co, don Joa­quim acep­tó la ofer­ta de huir de la ciu­dad, jun­to con otros aca­dé­mi­cos y es­cri­to­res, en­tre los que se en­con­tra­ba, por cier­to, An­to­nio Ma­cha­do, es­con­di­dos en una am­bu­lan­cia. Bar­ce­lo­na fue to­ma­da el 26 de enero de 1939, pe­ro los tri­pu­lan­tes de esa am­bu­lan­cia pa­ra­ron a dor­mir esa no­che, que se­ría la úl­ti­ma que pa­sa­rían en Es­pa­ña, en la ciu­dad de Vi­la­da­sens, a 20 ki­ló­me­tros del fue­go fran­quis­ta. La fa­mi­lia Xi­rau lle­gó en avión a Nue­va York, y de ahí to­mó un au­to­bús que cru­zó la fron­te­ra con Mé­xi­co y los lle­vó a Mon­te­rrey, y lue­go a la ca­pi­tal me­xi­ca­na, don­de sen­ta­ría su re­si­den­cia de­fi­ni­ti­va. Don Joa­quim se vol­vió maes­tro de tiem­po com­ple­to de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca a la que Ra­món Xi­rau dio la vi­da. Des­pués de es­tu­diar ahí la li­cen­cia­tu­ra y la maes­tría en Fi­lo­so­fía (que con­clu­yó en 1947), reali­zó es­tu­dios es­pe­cia­les en la Sor­bo­na y en Cam­brid­ge, pe­ro vol­vió a la UNAM y la hi­zo su ca­sa. Asien­ta en su cu­rrí­cu­lum, en pri­mer tér­mino y de ma­ne­ra des­ta­ca­da: “Di mi pri­mer cur­so en 1947”. “Lle­gué a Mé­xi­co —me con­tó en una en­tre­vis­ta que le hi­ce en 2004— con los ner­vios al­te­ra­dos por la ma­tan­za en­tre es­pa­ño­les que fue la Gue­rra Ci­vil. Por cier­to, en Mon­te­rrey un se­ñor le pre­gun­tó a mi pa­dre: ‘¿Us­ted vie­ne de Es­pa­ña? Pues aquí se va a po­ner mu­cho peor’. Qué sus­to tu­vi­mos, pe­ro por fortuna no pa­só na­da”. Cuan­do le pre­gun­té si se sen­tía par­te de esa ge­ne­ra­ción de in­te­lec­tua­les re­pu­bli­ca­nos exi­lia­dos por la Gue­rra Ci­vil que crea- ron y con­so­li­da­ron gran­des ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas en Mé­xi­co, me res­pon­dió que no, que él se ha­bía he­cho aquí y que to­do se lo de­bía a Mé­xi­co, y que por eso con­ta­ba aho­ra con la na­cio­na­li­dad me­xi­ca­na: “La ge­ne­ra­ción de mi pa­dre Joa­quim Xi­rau, Jo­sé Gaos y los fi­ló­so­fos e in­te­lec­tua­les que es­tu­vie­ron aquí en la uni­ver­si­dad, son los que apor­ta­ron algo a la cul­tu­ra me­xi­ca­na. Mi ge­ne­ra­ción no apor­tó na­da; si aca­so re­ci­bi­mos, pues lle­ga­mos muy cha­ma­cos. En Mé­xi­co se hi­zo mu­cha literatura ca­ta­la­na en los cua­ren­ta, cin­cuen­ta y se­sen­ta. Por el exi­lio. Jo­sep Car­ner era uno de los gran­des poe­tas. Tam­bién Agustí Bar­tra, que fue maes­tro de mi ge­ne­ra­ción y de mu­chos poe­tas me­xi­ca­nos a tra­vés del gru­po de La Espiga Amo­ti­na­da”.

Ade­más de su de­vo­ción por la UNAM, Ra­món Xi­rau, has­ta don­de la fuer­za le al­can­zó, im­par­tió cur­sos y se­mi­na­rios so­bre San Juan de la Cruz, Mi­guel de Una­muno, An­to­nio Ma­cha­do y Oc­ta­vio Paz, y fue pro­fe­sor de en­se­ñan­za me­dia en el Li­ceo Fran­co–Me­xi­cano, la Uni­ver­si­dad de las Amé­ri­cas y el Co­le­gio Bri­tá­ni­co.

En­tre los pre­mios que re­ci­bió, men­cio­ne­mos tan so­lo dos: el In­ter­na­cio­nal Al­fon­so Re­yes (1988) y el Na­cio­nal de Cien­cias y Ar­tes (1995). Se le dis­tin­guió co­mo Miem­bro de Nú­me­ro de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua en 1994, Caballero de las Ar­tes y Le­tras de Fran­cia (1985) y de la Or­den de la Le­gión de Ho­nor (1991), y Co­men­da­dor de Ita­lia (1971). Ade­más, pa­ra sus in­ves­ti­ga­cio­nes ob­tu­vo las be­cas Gug­gen­heim (1961 y 1966) y Roc­ke­fe­ller (1950, 1955 y 1956).

En­tre poe­sía y fi­lo­so­fía, Ra­món Xi­rau pu­bli­có más de 40 li­bros. Y de su es­cri­tu­ra des­ta­ca una ca­rac­te­rís­ti­ca ra­di­cal: los li­bros de fi­lo­so­fía fue­ron escritos en cas­te­llano o en in­glés, pe­ro los de poe­sía siem­pre, in­va­ria­ble­men­te, en ca­ta­lán. ¿Es eso una reivin­di­ca­ción na­cio­na­lis­ta? Exis­te una reivin­di­ca­ción, cla­ro que exis­te, pe­ro lo im­por­tan­te es que ha­ya una literatura. Por ejem­plo, pen­se­mos en es­te si­glo. Cuan­do en la épo­ca de Fran­co se prohi­bió es­cri­bir en ca­ta­lán, esa me­di­da re­sul­tó con­tra­pro­du­cen­te por­que pro­pi­ció que un ma­yor nú­me­ro de gen­te es­cri­bie­ra en ca­ta­lán.

Hay gen­te que vi­ve en Ca­ta­lu­ña y no es ca­ta­la­na; por tan­to, es­cri­be en cas­te­llano. En el ca­so, por ejem­plo, de Juan Goy­ti­so­lo y de sus her­ma­nos que es­cri­ben, ten­go la im­pre­sión de que es­cri­ben en cas­te­llano por­que su len­gua fa­mi­liar en ca­sa era el cas­te­llano, no el ca­ta­lán. No sé por qué pe­ro así era. En mi ca­so, apren­dí el ca­ta­lán oyén­do­lo en ca­sa, lue­go en la es­cue­la, ya que era obli­ga­to­rio cuan­do era chi­co. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre el dis­cur­so fi­lo­só­fi­co y la poe­sía? El dis­cur­so de la poe­sía y la fi­lo­so­fía no son con­tra­dic­to­rios. En mi ca­so, la pro­sa la es­cri­bo en es­pa­ñol, y la poe­sía en ca­ta­lán. Es­cri­bí un li­bro en in­glés, La na­tu­ra­le­za del hom­bre, en co­la­bo­ra­ción con Erich Fromm, que nun­ca se ha pu­bli­ca­do en es­pa­ñol, en par­te por cul­pa nues­tra, de Fromm y mía. No in­sis­ti­mos lo su­fi­cien­te. Cuan­do te­nía do­ce años mi pa­dre reunía gen­te de fi­lo­so­fía en la ca­sa y yo me que­da­ba de­trás de la puer­ta pa­ra ver qué de­cían. No en­ten­día na­da, pe­ro te­nía cu­rio­si­dad. He me­di­ta­do so­bre “la poe­sía co­mo co­no­ci­mien­to” y he rea­li­za­do va­rios tra­ba­jos al res­pec­to, en re­la­ción con el si­len­cio, con el sen­ti­do de la pre­sen­cia y del tiem­po vi­vi­do, la re­la­ción en­tre el mi­to y la poe­sía. La fi­lo­so­fía es más re­fle­xi­va, aun­que tam­bién tie­ne que ver con la in­tui­ción. Es muy ra­ra la ma­ne­ra en que em­pie­za la poe­sía. No se sa­be. A ve­ces un poe­ma es pro­duc­to de una ima­gen. A ve­ces de un rit­mo:

no hay na­da y ese rit­mo co­mien­za a lle­nar­lo to­do. Eso le pa­sa­ba a Paul Va­léry. Él cuen­ta có­mo to­da su es­cri­tu­ra pro­vie­ne de un rit­mo. ¿Y lue­go tra­du­ce sus poe­mas al es­pa­ñol? No tra­duz­co mis poe­mas por­que no me sa­le bien. En Mé­xi­co, Jo­sé Ma­ría Es­pi­na­sa, que es­tá en El Co­le­gio de Mé­xi­co, tie­ne unas bue­nas ver­sio­nes, pe­ro las me­jo­res las ha he­cho un poe­ta que se lla­ma An­drés Sán­chez Ro­bay­na (Las Pal­mas, 1952). El li­bro se lla­ma Poe­mas/

Poe­mes (Edi­cio­nes To­le­do, 1990). To­da mi poe­sía fue pu­bli­ca­da pri­me­ro en ca­ta­lán, en Bar­ce­lo­na. ¿En qué mo­men­to sur­ge la poe­sía ca­ta­la­na? Hay una im­por­tan­te literatura en ca­ta­lán que se pro­du­ce en las Ba­lea­res, en Va­len­cia. El más co­no­ci­do es Ray­mun­do Lu­lio (o Ra­món Llull, 1235–1315), que era ma­llor­quín, y que es­cri­bió una obra im­po­nen­te, que abar­ca poe­sía y fi­lo­so­fía. Es un gran poe­ta, so­lo que en cas­te­llano se le co­no­ce po­co, a pe­sar de que hay una bue­na tra­duc­ción. Lo que quie­ro de­cir es que a par­tir del si­glo XIII exis­te es­ta literatura, que si­guió du­ran­te los si­glos XIV y XV. Hay un gran poe­ta, en­tre otros, del si­glo XV, que se lla­ma Au­siàs March (1397–1459), que es va­len­ciano. Es cu­rio­so que de es­tos dos poe­tas uno sea va­len­ciano y otro de Ma­llor­ca, pe­ro nin­guno de Ca­ta­lu­ña.

Lue­go hay una caí­da a par­tir del si­glo XVII. Hay poe­sía po­pu­lar pe­ro na­da más. Des­de fi­na­les del si­glo XVIII hay un gran re­na­ci­mien­to que es el que du­ra has­ta aho­ra. ¿La dic­ta­du­ra fue un freno pa­ra la literatura ca­ta­la­na? Du­ran­te la dic­ta­du­ra de Fran­co es­ta­ba prohi­bi­do es­cri­bir en ca­ta­lán. Eso fue una lo­cu­ra, ab­sur­do. Un da­to cu­rio­so es que en los años cin­cuen­ta una gran can­ti­dad de li­bros en ca­ta­lán se hi­cie­ron en Mé­xi­co. Los li­bros que pu­bli­can los mon­jes de Mon­tse­rrat son ex­clu­si­va­men­te en ca­ta­lán. En cuan­to a las editoriales ca­ta­la­nas, pro­du­cen li­bros bi­lin­gües y tam­bién en cas­te­llano.

◆◆◆ En un be­llo li­bro ti­tu­la­do Ciu­da­des, que Ra­món Xi­rau es­cri­bió en 1969 so­bre las im­pre­sio­nes de su pa­so por Ita­lia, se ha­ce una va­lo­ra­ción de la ar­qui­tec­tu­ra que es tam­bién una re­fle­xión so­bre el si­len­cio ex­pre­si­vo, tan ca­rac­te­rís­ti­co de su vi­da: “De la mis­ma ma­ne­ra que los si­len­cios, las pau­sas ex­pre­san me­jor las no­tas y las pa­la­bras pa­ra su­ge­rir­nos lo que las pa­la­bras di­rec­ta­men­te no di­cen; el es­pa­cio de una igle­sia, una ca­sa, una ca­pi­lla, una ciu­dad as­pi­ra a lle­nar­nos de la mis­ma co­mu­nión cá­li­da, ín­ti­ma, ví­vi­da con que pue­de lle­nar­nos el si­len­cio ex­pre­si­vo”.

FO­TOS: ES­PE­CIAL

Ra­món Xi­rau, dé­ca­da de 1970

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.