Poe­sía y ce­le­bra­ción

Milenio - Laberinto - - DE PORTADA - AR­MAN­DO GON­ZÁ­LEZ TO­RRES

Ra­món Xi­rau fue una fi­gu­ra cul­tu­ral en la que se en­tre­cru­za­ban dis­tin­tas dis­ci­pli­nas y sen­si­bi­li­da­des: el fi­ló­so­fo, el poe­ta, el crí­ti­co li­te­ra­rio, el edi­tor y ani­ma­dor del diá­lo­go cul­tu­ral o el maes­tro for­ma­dor de nu­me­ro­sas ge­ne­ra­cio­nes. En par­ti­cu­lar, Xi­rau lo­gró con­ci­liar dos for­mas que hoy se con­si­de­ran ca­si an­ta­gó­ni­cas de es­ti­lo y co­no­ci­mien­to: la fi­lo­so­fía y la poe­sía. Xi­rau fue un poe­ta par­co, de­pu­ra­do y pa­cien­te, que es­can­cia­ba su obra en edi­cio­nes se­lec­tas y di­fí­ci­les de con­se­guir, y que adop­tó co­mo su len­gua li­te­ra­ria un idio­ma, el ca­ta­lán, lar­ga­men­te re­le­ga­do por cues­tio­nes po­lí­ti­cas e in­jus­ti­fi­ca­da­men­te con­si­de­ra­do pe­ri­fé­ri­co.

Es­cue­ta de re­fe­ren­cias per­so­na­les, pe­ro ple­na de ex­pe­rien­cias, la poe­sía de Xi­rau cul­ti­va una in­tui­ción orien­ta­da a la vi­da bu­llen­te que ani­ma el pai­sa­je y que pre­fi­gu­ra una pre­sen­cia tras­cen­den­te. Xi­rau no con­ci­be un con­flic­to en­tre los sen­ti­dos y el es­pí­ri­tu, sino que pre­ci­sa­men­te a tra­vés de una ex­plo­ra­ción o, me­jor di­cho, dis­po­si­ción sen­so­rial, as­pi­ra a re­unir la per­cep­ción y el es­pí­ri­tu en un áni­mo de fes­te­jo de lo vi­vo, de bús­que­da del or­den que alien­ta las co­sas. Si bien Xi­rau es un poe­ta de los sen­ti­dos, pri­va an­tes que na­da su ca­pa­ci­dad vi­sual, pues adies­tra una inocen­cia y pe­ne­tra­ción de la mi­ra­da que pa­re­cie­ra no co­no­cer la historia y ha­cer de ca­da ins­tan­te una ce­le­bra­ción inau­gu­ral. Por su­pues­to, la “sim­pli­ci­dad de la mi­ra­da” de Xi­rau re­quie­re de un pro­ce­so ar­duo de pre­pa­ra­ción as­cé­ti­ca, de re­nun­cia al or­na­men­to, de con­cen­tra­ción, re­co­gi­mien­to y bús­que­da de lim­pi­dez. Y es que, mien­tras más des­po­ja su mi­ra­da el poe­ta, más abier­ta es­tá pa­ra el mi­la­gro.

Los mo­ti­vos del pai­sa­je de Xi­rau son es­ca­sos y ele­men­ta­les: el mar, las pla­yas, la mon­ta­ña, los ár­bo­les, los ani­ma­les y la con­tem­pla­ción de cier­tos ac­tos pri­mor­dia­les (la res­pi­ra­ción, el mo­vi­mien­to, el dor­mir). Amén de es­tos pai­sa­jes, hay in­te­rio­res sen­ci­llos con sus me­sas y sus fru­te­ros lle­nos de na­ran­jas, así co­mo di­ver­sas pre­sen­cias hu­mil­des de bes­te­zue­las y yer­ba­jos que son evo­ca­dos con ca­li­dez fran­cis­ca­na. La pre­ci­sión des­crip­ti­va es, a ve­ces, ade­re­za­da con la re­pe­ti­ción de pa­la­bras o in­clu­so con la crea­ción de neo­lo­gis­mos, en un mo­vi­mien­to gra­má­ti­co y dra­má­ti­co que de­no­ta la cre­cien­te in­ten­si­dad del poe­ma. Por­que Xi­rau cul­ti­va una des­nu­da elo­cuen­cia, una so­bria sin­ta­xis que, de re­pen­te, se de­ja ha­bi­tar por la emo­ción y co­mien­za a yux­ta­po­ner o in­ven­tar pa­la­bras en un in­ten­to de su­plir, o qui­zá sim­ple­men­te ha­cer no­tar, las li­mi­ta­cio­nes del len­gua­je an­te el pro­di­gio. Por ejem­plo, en “Gra­das”, su gran poe­ma, Xi­rau co­mien­za con una des­crip­ción apa­ci­ble del pai­sa­je y va so­me­tien­do a ten­sión al idio­ma has­ta con­ver­tir­lo en una len­gua res­plan­de­cien­te, en una glo­so­la­lia re­ve­la­do­ra, en un pro­ce­so pas­mo­so de co­mu­nión y con­fu­sión con el mun­do: “Las fru­tas y los cor­tos mi­ra­jes de la no­che/ son ca­cho­rros blan­cos. Cie­lo en­cen­di­da­men­te ar­co/ Mar­tín del Ar­co —¿Y dón­de, dón­de Dios?/ Bien lo sa­ben las yer­bas ver­des, ver­des…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.