Se­ñor, me has mi­ra­do a los ojos

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com

Una vez to­mé un tren de Tou­lou­se a Bia­rritz. Me lla­mó la aten­ción la ex­pre­sión de bo­ba ale­gría y bon­dad pos­ti­za de mu­chos pa­sa­je­ros. Su­pu­se que iban a la pla­ya, pe­ro de pron­to to­dos co­men­za­ron a ba­jar­se en una es­ta­ción in­ter­me­dia. En­ton­ces no­té que es­tá­ba­mos en Lour­des. Sen­tí cu­rio­si­dad por co­no­cer ese si­tio del que tan­tos pro­di­gios ha­bía es­cu­cha­do, pe­ro hu­be de con­ti­nuar a mi des­tino pues allá te­nía un com­pro­mi­so li­te­ra­rio; ade­más via­ja­ba con el ex­co­mul­ga­do Eduardo An­to­nio Pa­rra, que se­gu­ra­men­te hu­bie­se azu­fra­do la fa­mo­sa agua del lu­gar con su so­la pre­sen­cia.

Ya que ve­nía de Tou­lou­se, don­de el ma­te­má­ti­co Pie­rre de Fer­mat es un hé­roe lo­cal, me in­tere­sé más por los nú­me­ros de Lour­des que por las cuen­tas del ro­sa­rio. Me en­te­ré de que en los 155 años des­de que se apa­re­ció la vir­gen de los anal­fa­be­tas, el san­tua­rio que se man­dó cons­truir la do­ña ha si­do vi­si­ta­do por 220 mi­llo­nes de per­so­nas, de las cua­les 69 vie­ron mi­la­gro­sa­men­te res­pon­di­das sus ple­ga­rias. El IMSS tie­ne una ta­sa de cu­ra­ción más al­ta, pe­ro no tie­ne na­da de ce­les­tial que a uno lo cu­re un doc­tor.

La úl­ti­ma sa­na­ción de Lour­des la hi­zo la vir­gen o el mis­mo Dios en abril del 2002. O sea que ese due­to de mé­di­cos tie­ne quin­ce años sin cu­rar a na­die.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que en esos mis­mos quin­ce años ha si­do muy co­mún en­con­trar no­ti­cias de au­to­bu­ses con pe­re­gri­nos que se que­dan sin fre­nos o rue­dan por un acan­ti­la­do. No sé si así co­mo exis­te el da­to de los cu­ra­dos, al­guien lle­ve la cuen­ta de cuán­tos han su­fri­do per­can­ces mor­ta­les yen­do o vi­nien­do de Lour­des.

En cier­ta oca­sión via­jé por ai­re de Var­so­via a Lis­boa. El avión es­ta­ba re­ple­to de pe­re­gri­nos rum­bo a Fá­ti­ma. Las se­ño­ras re­za­ron. Lue­go can­ta­ron “Bar­ka”, que es la ver­sión po­la­ca de “Tú has ve­ni­do a la ori­lla, no has bus­ca­do ni a sa­bios ni a ri­cos…”, y que ase­gu­ran era la can­ción fa­vo­ri­ta de Juan Pa­blo II, aun­que en Mé­xi­co di­cen que es la del mi­llón de ami­gos. Pa­ra cuan­do se pu­sie­ron las se­ño­ras a en­to­nar una can­ción más cu­tre que la de “Ríos de agua vi­va”, ya no lo pu­de su­frir. Me pu­se de pie y les pe­dí que se ca­lla­ran. Pros­ze, pa­nie. Lo cu­rio­so es que se ca­lla­ron. Más cu­rio­so fue que me sen­tí mal por mi in­tem­pe­ran­cia.

Aho­ra el avión, de­bi­da­men­te car­ga­do con pe­re­gri­nos, po­día ir­se a pi­que. Y to­do por cul­pa de un pa­sa­je­ro que ha­bía pro­vo­ca­do la ira de Dios al in­te­rrum­pir una ala­ban­za mu­si­cal. Los in­ves­ti­ga­do­res in­ten­ta­rían en bal­de des­cu­brir el mo­ti­vo de la tra­ge­dia en la ca­ja ne­gra.

Es­tá­ba­mos so­bre­vo­lan­do Ale­ma­nia cuan­do co­men­zó la tur­bu­len­cia. A mí, me es­pe­ra­ba el in­fierno. A las da­mas ca­tó­li­cas, el cie­lo.

Y sin em­bar­go, al ra­to es­tu­vi­mos so­bre Fran­cia, y agu­zan­do la vista qui­zá po­dría dis­tin­guir­se Lour­des allá aba­jo; lue­go pa­sa­mos por so­bre Es­pa­ña, don­de las ae­ro­mo­zas nos die­ron bo­llos y vino que no se tran­subs­tan­cia­ron, y más tar­de ate­rri­za­mos sa­nos y sal­vos en Lis­boa. Yo me­re­cía mo­rir, eso es­tá es­cri­to. Pe­ro así co­mo Abraham in­ten­tó ne­go­ciar la su­per­vi­ven­cia de So­do­ma y Go­mo­rra, sin du­da mis sal­va­do­ras hi­cie­ron ver al Creador que no era per­ti­nen­te mal­des­ti­nar a tan­tos pa­sa­je­ros por los pe­ca­dos de uno so­lo.

Pues tam­bién es­tá es­cri­to que el jus­to por la fe vi­vi­rá. Y aun­que no es­tá es­cri­to, aho­ra sé que el in­jus­to por la fe del jus­to vi­vi­rá.

ES­PE­CIAL

San­tua­rio de Lour­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.