El dia­blo a la mano

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - JU­LIO HUBARD

En el fon­do, de­ba­jo del te­dio y el abu­rri­mien­to, es­tá la pre­gun­ta por el ser: la me­ta­fí­si­ca. Hei­deg­ger de­di­ca mu­chas, muy len­tas pá­gi­nas a mos­trar que el te­dio es la vía ne­ce­sa­ria pa­ra ac­ce­der a la ver­da­de­ra fi­lo­so­fía. So­lo en el abu­rri­mien­to pue­de uno su­mer­gir­se en el tiem­po pu­ro. Vie­ji­llo amar­go­so, ese Hei­deg­ger, pe­ro coin­ci­de con Blai­se Pas­cal: na­da es tan in­so­por­ta­ble pa­ra el hom­bre co­mo es­tar en com­ple­to re­po­so, sin pa­sio­nes, sin queha­ce­res, sin di­ver­ti­mien­to, sin apli­ca­ción. Sien­te en­ton­ces su na­da, su aban­dono, su in­su­fi­cien­cia, su de­pen­den­cia, su im­po­ten­cia, su va­cío. In­me­dia­ta­men­te sur­gi­rán del fon­do de su al­ma el abu­rri­mien­to, la me­lan­co­lía, la tris­te­za, la pe­na, el des­pe­cho, la de­ses­pe­ra­ción (Pen­sa­mien­tos, 131). El abu­rri­do, sin in­te­rés ni ga­nas, pue­de ini­ciar un in­cen­dio o in­du­cir un sui­ci­dio.

Te­dio, abu­rri­mien­to, o co­mo se lla­me esa bi­sa­gra en­tre el mal y el no ser, dis­pa­ra las an­sias: el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to y de las di­ver­sio­nes ha cre­ci­do has­ta vol­ver­se una pre­sen­cia ubi­cua: no hay ya lu­gar, ni tiem­po en que no ten­ga­mos a la mano al­gún apa­ra­to que nos pue­ble las ho­ras con ta­ru­ga­da y me­dia. Pe­ro uno se acos­tum­bra a to­do. Al prin­ci­pio pue­de ser fas­ci­nan­te un nue­vo vi­deo­jue­go, o an­dar de me­ti­che en las re­des so­cia­les, o... Pe­ro la di­ver­sión y el en­tre­te­ni­mien­to in­cu­ban una for­ma nue­va del mal: ele­gi­mos esas co­sas que imi­tan el de­seo. Uno cree que se­ría fe­liz con al­go que vie­ne con el tiem­po li­bre: oír una obra mu­si­cal, leer es­te li­bro, ha­cer ejer­ci­cio, co­mer tal an­to­jo. Pe­ro no: no era eso. Al fi­nal del tiem­po li­bre, hi­ci­mos una an­to­lo­gía de co­sas desea­bles que no deseá­ba­mos.

En 1848, Marx y En­gels vie­ron con en­tu­sias­mo un fantasma que re­co­rría Eu­ro­pa. Lo lla­ma­ron co­mu­nis­mo y so­ña­ron con el al­za­mien­to de una jus­ti­cia cos­mo­po­li­ta. Cre­ye­ron que su vi­sión, el es­pec­tro in­men­so, anun­cia­ba una nue­va era. Por esas fe­chas, un poe­ta bo­rra­chín ates­ti­guó tam­bién el re­co­rri­do del gran es­pec­tro, pe­ro no equi­vo­có su na­tu­ra­le­za por­que no ce­dió al en­tu­sias­mo. Char­les Baudelaire vio al mons­truo sin sus más­ca­ras y afei­tes; su­po que era “más feo, más ruin e in­mun­do” que las fie­ras. Co­mo lector de Pas­cal, su­po su nom­bre: es el Te­dio (L’En­nui), que se pue­de co­mer al mun­do en me­dio de un bos­te­zo, sin si­quie­ra ga­nas ni pla­cer. El mons­truo ha­lló sus mo­dos y de­jó de re­co­rrer tiem­pos y geo­gra­fías, se hi­zo ubi­cuo y aho­ra vi­ve en eterno in­som­nio en las re­des so­cia­les, sos­te­ni­do vo­lun­ta­ria­men­te por nues­tras pro­pias ma­nos, mien­tras mas­ti­ca la in­ti­mi­dad de nues­tros ce­lu­la­res.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.