“La gen­te que se preo­cu­pa tie­ne una vi­da más lar­ga”

Aquí si­go do­cu­men­ta la ve­jez ple­na sin mo­ra­li­na ni sen­ti­men­ta­lis­mos

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

¿Cuál es el sen­ti­do de la vi­da cuan­do se re­ba­san los no­ven­ta años?

Aquí si­go, de Lo­ren­zo Ha­ger­man, pre­sen­ta los tes­ti­mo­nios de un con­jun­to de an­cia­nos de di­ver­sos paí­ses. A ra­tos di­ver­ti­do y a ra­tos me­lan­có­li­co, el do­cu­men­tal evi­ta el dis­cur­so mo­ra­lis­ta y se en­fo­ca en una emo­ti­va apro­xi­ma­ción a lo que im­pli­ca la ve­jez y el dis­fru­te de has­ta el úl­ti­mo se­gun­do del día.

¿Por qué ha­cer un do­cu­men­tal so­bre la lon­ge­vi­dad? Fue un pro­yec­to muy afor­tu­na­do por­que los pro­duc­to­res eje­cu­ti­vos me die­ron car­ta blan­ca pa­ra ha­cer un do­cu­men­tal so­bre la lon­ge­vi­dad, te­ma que me in­tere­sa por­que ha­ce pen­sar en el fi­nal de la vi­da y en las im­pli­ca­cio­nes de re­ba­sar el pro­me­dio de edad y asu­mir, co­mo de­cía mi bi­sa­bue­la, que uno vi­ve ho­ras ex­tra. ¿Des­de el prin­ci­pio tu­vo cla­ro que el pun­to de vis­ta se­ría el de los an­cia­nos?

Sí, por­que son gen­te que se en­tre­ga a la vi­da de una for­ma muy par­ti­cu­lar. No se aho­gan en pro­ble­mas. No que­ría ha­cer un do­cu­men­tal al es­ti­lo Guin­ness Re­cords so­bre los más vie­jos del mun­do, ni ha­blar con doc­to­res que ex­pli­ca­ran el de­te­rio­ro del cuer­po con el pa­so de los años. Me in­tere­sa­ba mos­trar a quie­nes lo vi­ven en car­ne y hue­so pa­ra apren­der de ellos.

La pe­lí­cu­la tie­ne una di­men­sión de crí­ti­ca so­cial da­do que vi­vi­mos en una so­cie­dad que ju­bi­la a la gen­te a eda­des ca­da vez más tem­pra­nas.

A la gen­te ma­yor no se le to­ma en cuen­ta, in­clu­so en la fa­mi­lia. Cree­mos es­tar tan ocu­pa­dos que pa­san des­aper­ci­bi­dos an­te no­so­tros. Una pe­lí­cu­la tie­ne mu­chas ca­pas dis­cur­si­vas, y una era pre­ci­sa­men­te esa. Sin em­bar­go, es sor­pren­den­te ver que si­guen al día y no so­lo eso: por la pers­pec­ti­va que les da el tiem­po ven los pro­ble­mas des­de otros án­gu­los.

No de­ja de ser pa­ra­dó­ji­co que la cien­cia bus­que am­pliar la ex­pec­ta- ti­va de vi­da, a la vez que el sis­te­ma eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co ofre­ce me­nos po­si­bi­li­da­des a los adul­tos ma­yo­res.

Sin ha­cer­lo de ma­ne­ra di­rec­ta, la pe­lí­cu­la abor­da el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de es­ta po­bla­ción. Los sis­te­mas de sa­lud y la ca­li­dad de vi­da son me­jo­res. El pro­ble­ma es que los go­bier­nos no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra sos­te­ner a una po­bla­ción que de­ja de tra­ba­jar a los 60 o 65 años y vi­ve 40 más. Sa­bía que es­to bro­ta­ría en un mo­men­to. Por eso, mien­tras es­cri­bí el pro­yec­to, me reuní con doc­to­res e in­ves­ti­ga­do­res, y to­dos coin­ci­die­ron en que es­ta es la ma­yor preo­cu­pa­ción.

Otra for­ma de leer Aquí si­go es co­mo una ce­le­bra­ción de la vi­da.

Mis per­so­na­jes es­tán en­te­ros por­que se man­tie­nen ac­ti­vos, no im­por­ta si es­tán ju­bi­la­dos. Al es­cri­bir la pe­lí­cu­la me apo­yé en una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. El pro­yec­to dio se­gui­mien­to du­ran­te 80 años a cer­ca de mil 500 ni­ños pa­ra ob­ser­var qué ele­men­tos de la per­so­na­li­dad te lle­van a la in­te­li­gen­cia. El di­rec­tor mu­rió, sus alum­nos si­guie­ron y años des­pués un equi­po es­pe­cia­lis­ta en lon­ge­vi­dad en­con­tró los re­sul­ta­dos. La in­ves­ti­ga­ción des­mi­ti­fi­ca que los es­tre­sa­dos vi­van me­nos; es al re­vés. La gen­te que se preo­cu­pa más tie­ne una vi­da más lar­ga por­que con tal de sa­lir ade­lan­te se man­tie­ne más ac­ti­va. Era im­por­tan­te des­cu­brir qué ele­men­tos de la per­so­na­li­dad se re­pi­ten en­tre la gen­te ma­yor y vi­tal, y en­con­tré ele­men­tos in­di­rec­tos co­mo el gus­to por la mú­si­ca o el bai­le.

¿A tra­vés de la pe­lí­cu­la se fil­tró una preo­cu­pa­ción per­so­nal so­bre la ve­jez o la muer­te?

No ten­go nin­gu­na preo­cu­pa­ción por la ve­jez o la muer­te. Me en­gan­cha­ba ob­ser­var có­mo su­pe­ra­mos el fi­nal de los ci­clos, por eso el tí­tu­lo: Aquí si­go.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.