Es­cri­to­res ase­si­nos

Milenio - Laberinto - - VARIA - ALON­SO CUE­TO

Un es­cri­tor es un cri­mi­nal por na­tu­ra­le­za y por elec­ción. Al ir en con­tra de la reali­dad que lo cir­cun­da, al que­rer in­ven­tar una nue­va, es un re­ne­ga­do. Un lec­tor tam­bién lo es. Los más gran­des pro­ta­go­nis­tas, des­de Aqui­les has­ta Gre­go­rio Sam­sa, rom­pen con las re­glas de la so­cie­dad. No hay un pro­ta­go­nis­ta que no vio­le los diez man­da­mien­tos.

En su no­ve­la Ire­ne (2006), Pie­rre Le­mai­tre pre­sen­ta la carta que el ase­sino en se­rie di­ri­ge al pe­que­ño, ro­mán­ti­co po­li­cía Ca­mi­lle Ver­hoe­ven. Una de las fra­ses po­dría ser la de un es­cri­tor a un crí­ti­co li­te­ra­rio: “Que­ri­do Co­man­dan­te. Me ale­gra ver que se in­tere­sa por mi tra­ba­jo”. El ase­sino se re­fie­re a sus crí­me­nes (el ase­si­na­to de pros­ti­tu­tas de di­ver­so ca­li­bre) co­mo su “obra” y en su carta se des­pi­de afir­man­do: “Es­toy se­gu­ro de que, más tar­de o más tem­prano, re­to­ma­re­mos es­te diá­lo­go, fruc­tí­fe­ro tan­to pa­ra us­ted co­mo pa­ra mí”. En es­ta no­ve­la, el ase­sino re­pro­du­ce (o re­es­cri­be) los ase­si­na­tos que apa­re­cen en al­gu­nas no­ve­las fa­mo­sas.

La re­la­ción en­tre un es­cri­tor y un ase­sino vie­ne a co­la­ción por la no­ti­cia de la cap­tu­ra de Liu Yong­biao en Chi­na, que aca­ba de apa­re­cer en The Guar­dian. Yong­biao ha­bía es­cri­to El se­cre­to cul­pa­ble y es­ta­ba re­dac­tan­do su no­ve­la La be­lla es­cri­to­ra que ase­si­na­ba. En es­ta úl­ti­ma cuen­ta la his­to­ria de una no­ve­lis­ta con un pa­sa­do cri­mi­nal que elu­de a la jus­ti­cia. La po­li­cía des­cu­brió que esa era la his­to­ria de Yong­biao que ha­ce dos décadas ase­si­nó a cua­tro per­so­nas. Cuan­do la po­li­cía fue a de­te­ner­lo, el es­cri­tor les di­jo: “Ha­ce tiem­po que los es­pe­ra­ba”.

El ca­so de Yong­biao re­cuer­da al del es­cri­tor ho­lan­dés Ri­chard Klink­ha­mer, que en 1991 ase­si­nó a su mu­jer, la en­te­rró en el jar­dín y lue­go es­cri­bió una no­ve­la so­bre el he­cho. La po­li­cía sin em­bar­go no con­si­de­ró el li­bro co­mo evi­den­cia y no fue has­ta que los nue­vos in­qui­li­nos de la ca­sa en­con­tra­ron los hue­sos de la es­po­sa que lo de­tu­vie­ron. Klink­ha­mer fue sen­ten­cia­do en 2001, sa­lió de la cár­cel por bue­na con­duc­ta dos años des­pués y mu­rió apa­ci­ble­men­te en 2016 a los 68 años.

En su gran ar­tícu­lo “Al pie de la le­tra”, Ju­lio Ra­món Ri­bey­ro cuen­ta la his­to­ria de Aki­to Ka­mu­ra, un es­tu­dian­te de la Sor­bo­na, feo y en­si­mis­ma­do. Ka­mu­ra se to­ma tan en se­rio los poe­mas de amor que es­tu­dia, que de­ci­de ase­si­nar y de­vo­rar a una jo­ven que lo atrae. Cum­ple así con la con­sig­na poé­ti­ca de la unión de Eros y Tá­na­tos. Ka­mu­ra re­pre­sen­ta la vo­ca­ción de es­cri­to­res y lec­to­res: las pa­la­bras de fic­ción son nues­tro des­tino ver­da­de­ro.

ES­PE­CIAL

Re­tra­tos del es­cri­tor Liu Yong­biao

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.