20 AÑOS SIN ISAIAH BER­LIN

Milenio - Laberinto - - PORTADA - JU­LIO HUBARD

Na­die que ig­no­re el ho­rror “de la ti­ra­nía pue­de com­pren­der ple­na­men­te la Eroi­ca, o Fi­de­lio, la pri­me­ra gran ópe­ra po­lí­ti­ca”, di­jo Isaiah Ber­lin. Al­go se que­da­ría en el tin­te­ro si se de­ja ahí la co­sa, por­que la ópe­ra de Beet­ho­ven coin­ci­de con el jui­cio co­mún acer­ca de la ti­ra­nía co­mo al­go que se ejer­ce con­tra la gen­te: eso que se lla­ma ge­né­ri­ca­men­te “pue­blo” en las pan­car­tas, en los par­ti­dos, en los dis­cur­sos. Fi­de­lio es la lu­cha con­tra la ti­ra­nía, y del amor co­mo fuer­za pa­ra rom­per ca­de­nas. Un pri­mer ac­to de la­men­tos y ca­la­bo­zos, de opre­sión y po­der, y un se­gun­do ac­to de ban­de­ras co­lo­ri­das y co­ros, ma­nos en­tre­la­za­das y acla­ma­cio­nes he­roi­cas (“O Na­men­lo­se Freu­de”). No es la pri­me­ra ópe­ra po­lí­ti­ca (po­de­mos re­mon­tar­nos a la Co­ro­na­ción de Pop­pea, de Mon­te­ver­di), pe­ro no im­por­ta la co­rrec­ción de los da­tos sino re­cu­pe­rar una in­tui­ción de Ber­lin, que vi­vió ca­si to­da su vi­da ba­jo las enor­mi­da­des his­tó­ri­cas: la Re­vo­lu­ción ru­sa, las dos gue­rras mun­dia­les y la Gue­rra Fría. Gran geo­po­lí­ti­ca, His­to­ria con ma­yús­cu­las: la su­per­vi­ven­cia de la li­ber­tad con­tra ti­ra­nías for­mi­da­bles y la li­ber­tad co­mo úni­co lu­gar hu­mano. Su­po ver co­mo po­cos el ho­rror a que con­du­cen los na­cio­na­lis­mos, la ve­ne­ra­ción del Es­ta­do y la ad­mi­ra­ción del po­der. En su re­la­cion de amor-odio con el ro­man­ti­cis­mo, vio la in­sur­gen­cia re­vo­lu­cio­na­ria co­mo opo­si­ción al po­der y la re­be­lión, el he­rois­mo, la li­ber­tad co­mo va­lo­res su­pe­rio­res in­clu­so a la vi­da. Pe­ro la po­lí­ti­ca que re­cu­rre al hé­roe es una vo­lun­tad de po­der y no hay me­jor fór­mu­la pa­ra crear ti­ra­nos que la acla­ma­ción po­pu­lar y, aun­que nun­ca lo for­mu­ló de mo­do ex­plí­ci­to, hay una sos­pe­cha no for­mu­la­da que ali­men­ta to­da su obra: po­lí­ti­ca y po­der son re­cí­pro­ca­men­te ex­clu­yen­tes. Sí, to­das la teo­rías po­lí­ti­cas se las tie­nen que ver con las dos ser­pien­tes que in­ten­tan de­vo­rar­se una a otra, y el su­je­to, en su so­cie­dad, ha de so­bre­vi­vir lu­chan­do con­tra las dos ser­pien­tes, sin ven­cer­las.

Ber­lin apun­ta al pun­to ciego, don­de el po­der sig­ni­fi­ca el bo­rra­mien­to de to­da opo­si­ción, don­de no im­por­ta nin­gu­na opi­nión; al con­tra­rio, la po­lí­ti­ca aco­ge to­das las opi­nio­nes, aun las de­tes­ta­bles. En re­su­men: el po­der anu­la a la po­lí­ti­ca, pe­ro la po­lí­ti­ca ha­ce im­po­si­ble el po­der. No son ideas com­ple­men­ta­rias sino con­tra­dic­to­rias. A los ro­mán­ti­cos, a Beet­ho­ven, les lle­ga el fi­nal de sus gran­des obras en el mo­men­to más al­to. No sa­be­mos qué se­ría de Flo­res­tán y Leo­no­ra diez años des­pués de la li­be­ra­ción. Tam­po­co sa­be­mos, a 20 años de su muer­te, si Ber­lin ha­bría vis­to nues­tros días con mie­do o con anuen­cia.

ES­PE­CIAL

El au­tor de Pen­sa­do­res ru­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.