Vi­sua­li­da­des ha­bi­ta­bles

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - MI­RIAM MA­BEL MARTÍNEZ L

La ex­po­si­ción Xul So­lar. Pa­nac­ti­vis­ta es un des­tino, una ciu­dad fu­tu­ra, co­mo las que ima­gi­nó es­te ar­tis­ta ar­gen­tino, en la que el es­pec­ta­dor deam­bu­la pa­ra per­der­se en una obra la­be­rín­ti­ca que no se con­ten­ta con ex­plo­rar téc­ni­cas, sino in­da­ga ideas. Ese fu­tu­ro que adi­vi­nó hoy se ex­hi­be en el Mu­seo de Ar­te Carrillo Gil.

En el tra­ba­jo de es­te van­guar­dis­ta es­tá el si­glo XX sin di­vi­sio­nes geo­grá­fi­cas. Ós­car Ale­jan­dro Schulz So­la­ri (1887-1993) no va­ti­ci­nó el de­ve­nir: mar­có pa­tro­nes de rutas ar­tís­ti­cas in­ter­co­nec­ta­das; em­pe­zó el tra­zo de un ri­zo­ma so­bre el que ha cre­ci­do el si­glo XXI. Su tra­ba­jo es un ta­llo sub­te­rrá­neo que cre­ció ho­ri­zon­tal­men­te, de sus nu­dos han sur­gi­do raí­ces de las cua­les se ra­mi­fi­ca el ar­te ac­tual.

De una ma­ne­ra ágil y lú­di­ca, la cu­ra­do­ra Ce­ci­lia Ra­bos­si nos guía por seis lí­neas te­má­ti­cas que ex­hi­ben la mi­ra­da de Xul So­lar, un pen­sa­dor de la uni­ver­sa­li­dad, cu­ya cu­rio­si­dad lo con­du­jo a re­crear la reali­dad. Le im­por­ta­ba to­do, por ello es­tu­dia­ba lo que po­día pa­ra plan­tear ori­gi­na­les rutas de eva­cua­ción, por las que tran­si­tó con otros crea­do­res que, al igual que él, no se li­mi­ta­ban a su pre­sen­te. Ami­go de Jor­ge Luis Bor­ges, en su obra plás­ti­ca es­tá im­plí­ci­ta su in­quie­tud li­te­ra­ria, y en sus pro­yec­tos su ne­ce­si­dad de crear in­ter­co­ne­xio­nes no solo en­tre las ar­tes, los so­por­tes, la fan­ta­sía, las es­tre­llas, el azar, lo con­cre­to, sino en­tre se­res hu­ma­nos. Uno de los ejes de su ha­cer con­sis­tía en fa­ci­li­tar el apren­di­za­je y el conocimiento. En sus di­bu­jos, acua­re­las, más­ca­ras, do­cu­men­tos, tém­pe­ras, ob­je­tos y es­cri­tos gi­ran sus vi­sio­nes as­tra­les y fan­tas­mas que tras­to­can lo te­rre­nal ar­man­do “un sis­te­ma de re­for­mas uni­ver­sa­les”, co­mo de­fi­nie­ra Bor­ges la mi­ra­da de Xul So­lar, quien tra­zó su pro­pio Aleph.

En ca­da uno de los nú­cleos te­má­ti­cos el ob­ser­va­dor se con­vier­te en un pa­sean­te de ideas, quien pue­de se­guir las ins­truc­cio­nes de sa­la que pro­po­nen un re­co­rri­do en for­ma de la­be­rin­to o deam­bu­lar sin ma­pas, solo yen­do y vi­nien­do atraí­do por cua­dros co­mo Pai­sa­je me­ló­di­co o Con­tra­pun­to de pun­tas (pen­ta­gra­mas vi­sua­les pa­ra ser to­ca­dos), o pa­ra hur­gar es­pa­cios ha­bi­ta­bles de­li­nea­dos en su en­ci­clo­pe­dia de imá­ge­nes que ser­vi­ría de ba­se teó­ri­ca-vi­sua­las­tral pa­ra in­ven­tar Vuel­vi­lla, una uto­pía ur­ba­na, o pa­ra ob­ser­var las po­si­bi­li­da­des del neo­crio­llis­mo (len­gua con­ti­nen­tal mez­cla de español, por­tu­gués e in­glés) o de sus gra­fías plas­tiú­ti­les en Mwi wor­ke u Hoy for la grã pa­tria… O pa­ra sim­ple­men­te dis­fru­tar de la fuer­za de una mi­ra­da de van­guar­dia que es­bo­zó el fu­tu­ro.

ES­PE­CIAL

Una de las pie­zas ex­pues­tas en Xul So­lar. Pa­nac­ti­vis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.