TRUMP Y UNA HIS­TO­RIA DE ABU­SOS

Milenio - Laberinto - - FILOSOFÍA - Kim Díaz

Quie­ro es­cri­bir al­gu­nas po­cas pa­la­bras res­pec­to a la re­cien­te de­ci­sión que Donald Trump to­mó en con­tra del DACA (Pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia). Tam­bién quie­ro acla­rar que yo soy chi­ca­na, me­xi­cano-ame­ri­ca­na, que mi ma­má se cru­zó la fron­te­ra pa­ra que yo tu­vie­ra opor­tu­ni­da­des que ella no tu­vo; por lo tan­to, soy ciu­da­da­na es­ta­du­ni­den­se y mi ex­pe­rien­cia no es la de los jó­ve­nes afec­ta­dos por la re­cien­te de­ci­sión de Trump, que es con­sis­ten­te con la his­to­ria de abu­sos de par­te del go­bierno es­ta­du­ni­den­se en con­tra de la gen­te que no es de des­cen­den­cia eu­ro­pea. No es jus­to ni tam­po­co co­rrec­to, pe­ro sea lo que sea quie­ro re­cor­dar que el he­cho de es­tar le­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, aun­que nos qui­ta al­gu­nas preo­cu­pa­cio­nes, no es nin­gu­na ga­ran­tía de que po­da­mos rea­li­zar nues­tros sue­ños. Aun sien­do ciu­da­da­nos es­ta­du­ni­den­ses, nues­tro ape­lli­do, el co­lor de nues­tra piel y nues­tro acen­to son fac­to­res que de­ter­mi­nan nues­tras opor­tu­ni­da­des. Es­ta no se­rá la úl­ti­ma in­jus­ti­cia, pe­ro te­ne­mos que ser más gran­des y fuer­tes que nues­tras he­ri­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.