La ren­di­ción de la li­te­ra­tu­ra

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - ADRIÁN CU­RIEL RI­VE­RA L

Lo pri­me­ro que pue­de de­cir­se acer­ca de la no­ve­la Ren­di­ción de Ray Lo­ri­ga, Pre­mio Al­fa­gua­ra 2017 —ob­te­ni­do por ma­yo­ría de vo­tos—: es ca­si tan ma­la co­mo El Sis­te­ma de Ri­car­do Me­nén­dez Sal­món, otra dis­to­pía ga­lar­do­na­da, és­ta con el Pre­mio Bi­blio­te­ca Bre­ve 2016. Lo­ri­ga, sin du­da, ha es­cri­to co­sas im­por­tan­tes co­mo Hé­roes (1993) o, en los úl­ti­mos años, Za Za, em­pe­ra­dor de Ibi­za (2014), pe­ro Ren­di­ción, co­mo El Sis­te­ma, se afi­lia a ese re­sur­gi­mien­to de pro­pues­tas dis­tó­pi­cas en cas­te­llano que en calidad que­dan muy le­jos de los gran­des maes­tros del si­glo XX: Za­mia­tin, Or­well, Brad­bury, Hux­ley, Dick. Y, des­de lue­go, a ki­ló­me­tros de tex­tos re­cien­tes es­cri­tos en in­glés (e in­clu­so de otros en español, po­co co­no­ci­dos). Re­sul­ta di­fí­cil en­ten­der por qué el ju­ra­do, in­te­gra­do por au­to­res ins­cri­tos en lo que po­dría de­no­mi­nar­se el ca­non Ba­be­lia, apos­tó por el nom­bre de un au­tor y no por una obra li­te­ra­ria. Da la im­pre­sión de que lo que se pre­ten­de, en tér­mi­nos mer­ca­do­ló­gi­cos, es emu­lar pro­pues­tas del uni­ver­so fic­cio­nal an­glo­ame­ri­cano (The Hun­ger Ga­mes de Suz­za­ne Co­llins, Ma­ze Run­ner de Ja­mes Dash­ner) que no solo han te­ni­do una re­cep­ción exi­to­sa sino que han si­do adap­ta­das a la pan­ta­lla ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Va­lién­do­se, ade­más, de la com­pli­ci­dad de una ma­sa de po­ten­cia­les com­pra­do­res, es de su­po­ner que vír­ge­nes de cul­tu­ra his­tó­ri­ca y li­te­ra­ria. En cual­quier ca­so, es un he­cho que dos dis­to­pías me­dio­cres han si­do re­co­no­ci­das en años con­se­cu­ti­vos con pre­mios de lo más co­di­cia­dos den­tro de la na­rra­ti­va en nues­tro idio­ma.

Ni si­quie­ra se pue­de afir­mar que Ren­di­ción es­té mal es­cri­ta. Lo que sor­pren­de es la pre­mi­sa am­né­si­ca de la que par­te, su fal­ta de ori­gi­na­li­dad, co­mo si nun­ca an­tes se hu­bie­ra plan­tea­do al­go pa­re­ci­do. Un hom­bre de ori­gen al­deano, jun­to con su mu­jer y un hi­jo que han adop­ta­do de fac­to, se ven obli­ga­dos a in­cen­diar su pro­pia ca­sa y lue­go a par­tir a una mis­te­rio­sa ciu­dad de cris­tal don­de ha­brán de es­ta­ble­cer­se no se sa­be si en calidad de re­fu­gia­dos o de pri­sio­ne­ros. Los hi­jos bio­ló­gi­cos de la pa­re­ja com­ba­ten en esa gue­rra que, co­mo la de Tro­ya, du­ra ya diez años. No se tie­ne no­ti­cia de ellos. La fa­mi­lia se li­mi­ta en­ton­ces a obe­de­cer las ins­truc­cio­nes del agen­te de la zo­na, re­pre­sen­tan­te del mis­te­rio­so Gran Her­mano que ha to­ma­do esa de­ter­mi­na­ción. En el ca­mino, una tie­rra de na­die don­de ace­cha el pe­li­gro, cae una bom­ba que des­tru­ye uno de los tres au­to­bu­ses en que via­jan, aun­que es­te per­can­ce no es su­fi­cien­te pa­ra des­per­tar al ni­ño aco­mo­da­do en el asien­to en­tre sus pa­dres pu­tati­vos. La ve­ro­si­mi­li­tud de la his­to­ria se tam­ba­lea en va­rios mo­men­tos. Más ade­lan­te el au­to­car que los tras­la­da se ave­ría y los tres tie­nen que se­guir a pie en com­pa­ñía de los ri­cos que con­tro­lan el agua en la co­mar­ca. Un cria­do de és­tos pi­sa una mi­na que lo ha­ce sal­tar en pe­da­zos, pe­ro al ga­rra­fón que con­tie­ne el lí­qui­do no le pa­sa na­da. Tras una se­rie de epi­so­dios que podrían haber si­do ex­traí­dos de The Road de Cor­mac McCarthy, lle­gan a la ciu­dad de cris­tal, en cu­ya en­tra­da, mien­tras les re­vi­san los do­cu­men­tos, en­cuen­tran a los ri­cos del agua, que ha­bían trai­cio­na­do a la fa­mi­lia aban­do­nán­do­la a su suer­te, col­ga­dos de ca­be­za, señal de que en el nue­vo ho­gar más va­le se­guir las re­glas. Los de­sin­fec­tan, les asig­nan un de­par­ta­men­to y los tra­ba­jos que ha­brán de rea­li­zar. En lo su­ce­si­vo, to­do irá bien. Los tó­pi­cos de la dis­to­pía se des­plie­gan uno tras otro: la per­fec­ta geo­me­tría de la ur­be acris­ta­la­da, los ser­vi­cios efi­cien­tes, no exis­ten la po­bre­za ni la criminalidad, la en­fer­me­dad es­tá con­tro­la­da. Sin em­bar­go, la is­la, la esen­cia me­ta­fó­ri­ca en que se con­den­sa el es­pa­cio de cual­quier dis­to­pía, es­con­de una ver­dad te­rri­ble: la fe­li­ci­dad co­lec­ti­va solo es apa­ren­te. La se­gu­ri­dad re­dun­da en un sa­cri­fi­cio del li­bre al­be­drío. La sú­per vi­gi­lan­cia y la de­la­ción sus­ti­tu­yen los de­re­chos fun­da­men­ta­les. El na­rra­dor, co­mo los Me­fi de Za­mia­tin, se da­rá pre­vi­si­ble­men­te cuen­ta de ello, a un pre­cio muy al­to.

Co­mo as­pec­tos po­si­ti­vos de una no­ve­la que de­ge­ne­ra en pas­ti­che ca­be se­ña­lar que Lo­ri­ga desa­rro­lla con efi­ca­cia el te­ma de lo que re­pre­sen­ta­ría pa­ra los hu­ma­nos, en lo emo­cio­nal, ha­bi­tar la ciu­dad trans­pa­ren­te in­ven­ta­da por Za­mia­tin y ex­plo­ta­da por los reality shows. To­dos pue­den ver al ve­cino y to­dos los ve­ci­nos pue­den ob­ser­var­lo a uno. Y tam­bién ex­plo­ra la am­bi­güe­dad de los con­cep­tos vic­to­ria-de­rro­ta, alia­do-enemi­go. El na­rra­dor y su mu­jer, que aca­ba en­ga­ñán­do­lo con otro, nun­ca sa­ben a cien­cia cierta si es­tán del la­do de los ga­na­do­res o de los per­de­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.