La ru­bia y el McGuf­fin

Milenio - Laberinto - - CINE - L FER­NAN­DO ZAMORA @fer­nan­dov­za­mo­ra

Po­cas ve­ces un do­ble (ese acró­ba­ta que re­ci­be gol­pes en lu­gar de las es­tre­llas) sal­ta del pla­tó has­ta la si­lla del director. Pe­ro así lo ha he­cho Da­vid Leitch, rea­li­za­dor de Ató­mi­ca, pe­lí­cu­la me­dio­cre que tie­ne, sin em­bar­go, un mag­ní­fi­co di­se­ño de pro­duc­ción. La his­to­ria es lo de me­nos: Char­li­ze The­ron in­ter­pre­ta a una espía bri­tá­ni­ca que, en vís­pe­ras de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, tie­ne que re­cu­pe­rar cierta lis­ta de agen­tes do­bles. He aquí to­dos los ele­men­tos del ci­ne de es­pio­na­je: chi­ca gua­pa, ru­sos y un McGuf­fin; sa­ber “al­go” que la espía tie­ne que con­se­guir en el ban­do de los ma­los y que, ya lo de­cía Hitch­cock, no tie­ne por qué in­tere­sar­nos. En to­do ca­so lo im­por­tan­te es que, pa­ra los per­so­na­jes, re­cu­pe­rar, con­se­guir o ro­bar el McGuf­fin sea asun­to de vi­da o muer­te. Y lo es. Por lo que nues­tra re­con­tra­es­pía re­ci­be to­da cla­se de gol­pes y ma­los tra­tos. Ca­si tan­tos co­mo los de Ja­mes Bond cuan­do tu­vo que en­fren­tar­se con Man­dí­bu­las en La espía que me amó. Y es que, en efec­to, la com­pa­ra­ción con Bond es inevi­ta­ble, no solo por­que am­bos es­pías son bri­tá­ni­cos, tam­bién por­que el director (quien se ha ba­sa­do en la no­ve­la grá­fi­ca The Col­dest City) es fa­ná­ti­co del per­so­na­je que co­men­zó a es­cri­bir Ian Fle­ming en 1953.

Pe­ro de­cía que lo úni­co lla­ma­ti­vo en Ató­mi­ca es la imagen. Tan­to que co­rre el ries­go de pa­sar de mo­da con la ra­pi­dez con la que ca­du­ca cual­quier otro pro­duc­to del ci­ne más co­mer­cial. Es cier­to: nues­tra he­roí­na to­ma ba­ños de ti­na en un agua ilu­mi­na­da con azul pa­ra re­sal­tar los cu­bi­tos de hie­lo que a ella le gus­ta dis­fru­tar en lu­gar de pom­pas de jabón. Y el director ha­ce su to­ma des­de el in­te­rior de la ba­ñe­ra. En­ton­ces irrum­pen los ma­los y ella, ca­si des­nu­da, tie­ne que rom­per to­bi­llos, tor­cer cue­llos y en­te­rrar cu­chi­llos an­tes de sal­tar des­de un sex­to pi­so pa­ra es­ca­par de los agen­tes ru­sos y ale­ma­nes sin que la co­sa pa­se de dos o tres mo­re­to­nes que pa­re­cen pues­tos ahí pa­ra quien se ex­ci­ta con ellos. Lo es­ti­li­za­do de la vio­len­cia re­cuer­da la imagen so­fis­ti­ca­da de Sin City, que di­ri­gió Ro­bert Ro­drí­guez en 2005. Des­pués de to­do, am­bas pe­lí­cu­las apues­tan por un pú­bli­co ado­les­cen­te y que fá­cil­men­te se com­pla­ce con un sound­track pe­ga­jo­so, una mu­jer gol­pea­da y una tra­ma que no tie­ne na­da de ori­gi­nal.

ES­PE­CIAL

Ató­mi­ca. DI­REC­CIÓN: Da­vid Leitch. GUIÓN: Kurt Johns­tad, An­tony Johns­ton, Sam Hart. CON Char­li­ze The­ron, Ja­mes McA­voy. Ale­ma­nia, Sue­cia, Es­ta­dos Uni­dos, 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.