Las fi­su­ras

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - IVÁN RÍOS GAS­CÓN @Iva­nRio­sGas­con

Ima­gi­na que es­tás le­jos. Que no te to­có ex­pe­ri­men­tar en car­ne pro­pia el te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre. Ima­gi­na que so­lo te en­te­ras de lo que pa­sa en Mé­xi­co por los web­si­tes de los pe­rió­di­cos y las re­des so­cia­les pues no tie­nes te­le­vi­sor. Sa­bes que en el país ha­bía fi­su­ras pe­ro los de­rrum­bes y las grie­tas en in­mue­bles, los cien­tos de com­pa­trio­tas ba­jo los es­com­bros, la pol­va­re­da y los des­he­chos las ha­cen más vi­si­bles. Esas frac­tu­ras no son fí­si­cas ni ma­te­ria­les sino mo­ra­les, emo­cio­na­les, psi­co­ló­gi­cas, po­lí­ti­cas, so­cia­les. ¿Có­mo se ve, có­mo se vi­ve Mé­xi­co de esa ma­ne­ra? Lees, mi­ras ga­le­rías fo­to­grá­fi­cas, re­cuer­das lo que sí pa­sas­te un mis­mo 19−S pe­ro de 1985, y la ira, el desa­so­sie­go sur­ge al me­di­tar en la co­rrup­ción que arre­ba­tó vi­das y des­hi­zo pa­tri­mo­nios. El pul­po in­mo­bi­lia­rio que se apo­de­ró de la ciu­dad en so­lo dos ges­tio­nes de go­bierno, de Ebrard y de Man­ce­ra, evi­den­cia su des­pre­cio por la vi­da en las fotos que van apa­re­cien­do de tra­bes, co­lum­nas y re­fuer­zos en­de­bles, lo­se­tas fo­rra­das de car­tón, pa­re­des de pu­ro ye­so. Esos edi­fi­cios que ge­ne­ra­ron mi­llo­nes de pe­sos de ga­nan­cias no va­lían un cén­ti­mo. Al­gu­nos se de­rrum­ba­ron, otros que­dan in­ser­vi­bles. ¿Y los res­pon­sa­bles? En Mé­xi­co la co­rrup­ción se tam­ba­lea pe­ro no se cae.

Das cuen­ta del co­ra­je ma­si­vo, el que exi­ge a los par­ti­dos po­lí­ti­cos que de­vuel­van su exor­bi­tan­te par­ti­da pre­su­pues­tal pa­ra la re­cons­truc­ción y el apo­yo a los dam­ni­fi­ca­dos. Rau­dos, los par­ti­dos pro­po­nen apor­tar has­ta el 100% de sus die­tas por­que el si­guien­te es año de elec­cio­nes y el di­ne­ro ya lo tie­nen (de los pe­que­ños ro­bos de sus miem­bros, del fi­nan­cia­mien­to sub­te­rrá­neo que les apor­ta­rán al­gu­nos so­cios o los cóm­pli­ces de sus re­la­cio­nes pe­li­gro­sas). La bon­ho­mía del po­lí­ti­co es de esen­cia clien­te­lar, hay una tram­pa en su “in­dul­gen­cia”. Por ejem­plo, las re­des se es­tre­me­cen con la apro­pia­ción de los do­na­ti­vos ciu­da­da­nos que pre­sun­ta­men­te per­pe­tró el se­ñor Gra­co Ra­mí­rez en Mo­re­los, lo mis­mo su­ce­de en Pue­bla, Oa­xa­ca, Guerrero y has­ta en la Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de uni­ver­si­ta­rios de­nun­cian un au­to­bús disfrazado de “Apo­yo Pu­ma” y otros postean fotos de trái­le­res que se des­car­gan en bo­de­gas sos­pe­cho­sas.

Son­ríes con iro­nía cuan­do lees so­bre el mon­ta­je del res­ca­te de una ni­ña apó­cri­fa lla­ma­da Fri­da So­fía, reality me­diá­ti­co en el Co­le­gio En­ri­que Réb­sa­men pa­ra res­ca­tar el ra­ting de la rui­na que ab­sor­be a las te­le­vi­so­ras en tiem­pos de in­ter­net y pla­ta­for­mas al­ter­na­ti­vas, pe­ro la ver­da­de­ra Fri­da que te emociona es la can de ra­za la­bra­dor, es­tre­lla del bi­no­mio hom­bre–pe­rro, fun­da­men­ta­les en ta­reas de sal­va­men­to.

Lees las pa­pa­rru­chas de al­gu­nos in­fluen­cers que ex­pre­san su ma­les­tar por lo que acon­te­ce en… Ve­ne­zue­la. Pa­ra ellos, Mé­xi­co es una de­mo­cra­cia chue­ca pe­ro de­mo­cra­cia (ja), tal vez por­que el te­rre­mo­to no de­be po­ner en pau­sa la opi­no­lo­gía in­ter­nau­ta y, así, el en­cono ideo­ló­gi­co cam­pea: unos con­tra AMLO, otros con­tra Pe­ña Nie­to, otros a fa­vor de los “fren­tes ciu­da­da­nos” que no son fren­tes ni son de ciu­da­da­nos. To­dos con­tra to­dos: in­sul­tos de lo­cu­to­res de ra­dio a pe­rio­dis­tas. De car­to­nis­tas a ana­lis­tas. De in­te­lec­tua­les a re­por­te­ros, la dis­cor­dia de siem­pre, pe­ro tu aten­ción se en­fo­ca más, mu­cho más en la asom­bro­sa, ad­mi­ra­ble so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na. Héc­tor, un jo­ven in­vá­li­do es­car­ban­do en Jo­jutla con so­lo una mu­le­ta. Eduar­do Zá­ra­te que, en si­lla de rue­das, lle­gó de Mi­choa­cán pa­ra ayu­dar en la Del Va­lle. Un an­ciano en Ju­chi­tán coope­ran­do con dos bol­sas de arroz. Los pu­ños en al­to. Gen­te y mas­co­tas im­por­tan por igual. Cuan­do los pe­rió­di­cos y las re­des so­cia­les son el úni­co es­la­bón que te une a Mé­xi­co, te de­pri­me re­co­no­cer que a pe­sar de la tra­ge­dia so­lo el cri­men or­ga­ni­za­do ope­ra con nor­ma­li­dad: le­van­to­nes, ba­la­ce­ras, en­co­bi­ja­dos. Im­po­si­ble no coin­ci­dir y su­mar­te a la pro­pues­ta de Al­fon­so Cua­rón en Twit­ter: “No a la re­cons­truc­ción del Mé­xi­co que te­nía­mos. Sí a crear el Mé­xi­co del si­glo XXI”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.